5 FORMULAS PARA PERDONAR LA TRAICIÓN

Tu novio te dejó por tu mejor amiga; tu best friend le contó a todo el mundo un secreto que no debía decir…. Afrontémoslo: hay personas que nos hacen daño, y cuando esto sucede cómo nos dan ganas de vengarnos para que sufran más que nosotros. Si bien estos sentimientos son normales de sentir, no es bueno incubarlos durante mucho tiempo, porque sólo hacen que se nos llene el alma de rencores.

Aprender a perdonar y no aferrarse al pasado puede ser lo mejor para ti.

Aquí 5 consejos para decirle adiós al rencor:

1.- No te claves en el ayer. Por más que te hayan dañado unas personas, la vida sigue. No les des el gusto a los malos deque destruyan tu alma. Piensa que no por una mala experiencia no debes juzgar a que toda la gente es igual.

2.- Dale a cada cosa la importancia que se merece. No exageres los hechos. A menos de que haya sido una traición muy fea, la verdad es que la mayoría de las situaciones o problemas no son tan importantes, como para que guatemperas rencor por años. Déjalo ir.

También te interesa:  EJERCICIOS PARA LIMPIAR EL KARMA

3.- No limites lo que sientes; exteriorízalo. Muchas veces cuando por aparentar que eres muy cool no dices lo que sientes, el rencor te queda guardado por años, porque nunca lo dejaste ir. Expresa lo que sientes con tus cercanos; incluso pide ayuda con un profesional si no puedes sacarlo tan fácilmente, el chiste es liberarte de tus resentimientos.

4.- Ni tan tan, ni muy muy. Si quieres aprender a personar a una persona, concéntrate en el hecho de que realmente nadie es ni muy bueno, ni tan malo. Ni tan siquiera tú, que te sientes tan afectada. Piensa que todos pueden equivocarse y cometer errores, y que perdonar a los demás hará que cuando tú te equivoques lo
demás lo entiendan.

5.- Cambia de perspectiva. No veas la traición como algo terrible. Asúmelo como una lección de vida. De todo se puede aprender, hasta de las cosas que más lastiman. Si alguien te hizo daño, conviértelo en algo que, a final de cuentas te hizo ser mejor, más madura y más fuerte.

También te interesa:  Reactivando la creatividad