En el post anterior, que puedes leer pinchando en este enlace, hablábamos de cómo podemos perder a lo largo de nuestra vida pedacitos de nuestra alma, en esta segunda parte os contamos cómo recomponer el alma fragmentada.

Toda experiencia traumática no sanada, es la causa universal de la pérdida de la integridad de nuestro campo vibratorio protector, con la consecuente vulnerabilidad frente a la acción de energías intrusas.

Esto puede ocurrir tanto en la infancia, en la adolescencia, como en la edad adulta, pero cuando el trauma ocurre antes del séptimo año de vida, conlleva, además, la posibilidad cierta de que el alma se salga del cuerpo para evitar el dolor.

Como una parte de la energía se ha ido, y no ha regresado al campo de protección del niño, el mismo queda debilitado, apto para la invasión de almas perdidas u otras energías intrusas. Es como dejar la casa abandonada, una invitación para que la ocupe un habitante intruso.

Imaginemos un caso extremo: la persona se ha negado a nacer; esto significa que parte de su energía no descendió en el cuerpo en el momento del nacimiento. Más tarde, a la edad de cuatro años, fue abusada sexualmente. Como consecuencia de este hecho otra parte de su alma se salió para no volver y, a los ocho años muere su abuelo, que era su verdadero soporte afectivo en la vida. Al morir el abuelo le pide a éste: “abuelito, llévame contigo”, y allí se va otra parte del alma.

Hoy, esa persona tiene cincuenta años, su campo vibratorio es un colador, por donde entran todo tipo de energías y, a pesar de los años transcurridos, no está completo. No está aquí con toda su presencia y es más que seguro que, además de llevar almas perdidas consigo, también tiene dificultades para llevar adelante sus proyectos, por la sencilla razón de que no tiene la energía necesaria para hacerlo.

También te interesa:  La claridad revela el propósito

Al hablar de traumas, no debemos ignorar, que las experiencias traumáticas no resueltas de vidas pasadas, también dejan un área de debilidad en el campo vibratorio. Y, aún cuando el alma no se haya ido, un trauma no resuelto, es como si uno tuviese una herida abierta sobre la cual se posan las moscas, con las consecuencias que son fáciles de imaginar.

Las intervenciones quirúrgicas, especialmente si se realizan con anestesia general, son también una oportunidad propicia, para que almas perdidas se adhieran e invadan el campo vibratorio de una persona.

Toda intervención quirúrgica de magnitud, provoca lo que se conoce como estrés, shock o trauma quirúrgico. El cuerpo físico responde a este trauma con mecanismos fisiológicos de adaptación y compensación. Al poner en marcha esta respuesta, el organismo consume gran cantidad de energía vital, lo que implica que la protección natural de la persona se encontrará indefectiblemente debilitada. A esto hay que agregarle que, como consecuencia de la anestesia general, el alma se exterioriza, es decir, se desprende del cuerpo, pero nunca podemos saber de antemano, cuál será la magnitud de ese desprendimiento.

Puede que sea leve y que el alma solo se quede flotando un poco por encima del cuerpo, mientras observa la operación para luego retornar a éste. Pero puede ocurrir que el desprendimiento sea mayor, y que el alma pase a una realidad no ordinaria de la cual no puede regresar, o tal vez no quiera regresar.

Al abrir los ojos, la persona recobra la conciencia, pero hay una parte de su esencia que no está. Esto agrava todavía más la debilidad del campo vibratorio, lo que favorece la entrada de energías intrusas. Quizás, mientras estaban operando a la persona en cuestión, en el quirófano de al lado se murió otro, que aprovecha la oportunidad para meterse en el campo vibratorio de alguien más joven.

También te interesa:  NUESTROS HIJOS, NUESTRO ESPEJO

En particular, las enfermedades prolongadas, crean vulnerabilidad en este sentido, ya que también provocan un debilitamiento del campo vibratorio, por consumo de energía vital. Toda condición que implique consumo de energía vital, y por consecuencia, disminución del campo vibratorio de protección, facilitará la entrada de almas perdidas.

Los hábitos de las personas son otro aspecto a considerar. En particular, la adicción al tabaco, alcohol y drogas estupefacientes, facilitan la invasión y el accionar de energías intrusas.

Este tipo de sustancias se volatilizan fácilmente, y además de impregnar nuestro campo vibratorio, terminan dañándolo y debilitándolo.

Hay muchas otras cosas que pueden presentar una puerta de entrada para seres desencarnados, pero no es mi intención hacer de este mensaje todo un tratado médico. Están involucradas, las relaciones sexuales sin amor, la vulnerabilidad emocional, el origen kármico, pactos con la oscuridad, y finalmente, jugar con el tablero ‘ouija’ o el juego de la copa.

Veamos ahora, qué posibilidades tenemos para la “RESTITUCIÓN DEL ALMA”:

Puede que el alma esté muy fragmentada, hecha pedacitos, y tenemos que llamar de regreso estos pedacitos de distintos momentos de la vida, que se perdieron debido a traumas, conflictos emocionales, dolores tremendos, momentos de la infancia.

Alguien podría haber robado tu alma, como un animal, un mago, una macumba, un chamán, tu mamá, tu papá u otra persona cercana.

Con relación al robo del alma, puede ser que en una vida pasada les hayamos quitado algo a ellos, o por ahí los matamos, los lastimamos, les quitamos algo que les pertenecía, sin saberlo, entonces hacemos un trueque con el alma de ellos, para que nos devuelvan la nuestra.

El trueque se hace en forma de promesas, de no hacer tal o cual cosa, ser más gentil, etc.

También te interesa:  7 COSAS QUE PIDE TU ALMA

Para esto, si uno lo desea encarar por propia cuenta, sin la ayuda de un profesional, recomiendo buscar un lugar tranquilo donde hacerlo, ya sea acostado, o sentado, se puede preparar el mismo prendiendo un Sahumerio, una vela, teniendo alguna flor y si se es creyente, la imagen de un Ser de Luz.

Hacemos varias inspiraciones profundas, y luego si posible en voz alta, llamamos de regreso a nuestra alma, y la forma de hacerlo es la búsqueda de una parte de ustedes que han perdido.

Hay que recordar cualquier momento de la vida que fue difícil, en el cual podrías haber perdido tu alma.

Ahora levanten las manos y llamen de vuelta a su alma, usando toda la fuerza de voluntad disponible, la llaman de regreso, en las circunstancias que hayan sido, siempre en voz alta. Luego hay que repetir y repetir:

¡¡¡QUIERO A MI ALMA DE VUELTA, QUIERO TODOS LOS PEDACITOS DE MI ALMA DE VUELTA!!!…

Luego al venir, hay que bajarlos despacito y colocarlos dentro de tu cuerpo, tienen que respirar para que penetren en vuestro cuerpo, todo hacia abajo, hasta la punta de tu corazón. Todo… ahora está perdonado y tienen que perdonarse ustedes también.

¿Están dispuestos a respirar honestidad, y abrir su boca para que su alma penetre?… Es el poder de tu voluntad, aparece una gran bola de luz, a veces baja del cielo raso como olas gigantes, a veces es de color durazno, a veces tiene todos los colores. A veces las almas de las personas vienen de los más diversos lugares.

Luego de haber finalizado este tratamiento, sugiero manifestar el agradecimiento por lo logrado, ya sea mediante una oración, o usando las propias palabras que nacen del corazón, para dar la bienvenida de regreso al alma perdida.

 
Fuente: Alexisa

17 Comentarios

  1. Al principio parecía tener sentido pero después se volvió muy bizarro! Hay muchas preguntas sin respuesta, cosas que no tienen que ver con otras, totalmente loquísimo!Cómo voy a ver yo los pedacitos? Esa bola de Luz que baja del cielo qué onda? Necesito fumarme un churro antes?

  2. Wow, Me siento super identificada con el tema, siempre fuí una persona activa, energética y próspera, con mucha voluntad para aprender y cooperar, pero de unos años para acá, siento mi campo energético debilitado y entran todo tipo de energía, se me a dicho que soy PAS o PES, pero paso a creer que se me a fragmentado el Alma, por abandono, miedos, búsqueda de aceptación y aprobación en el pasado… pero lo que se me es Increíble es que una voz me dijo en plena meditación… LLAMA A TU ALMA y en realidad eso me produjo mucho miedo. Algo que si estoy 100% segura es que siempre estoy acompañada de seres superiores y que la ayuda me a venido desde arriba sobre todo cuando recojo entidades rebeldes, solo anglo una colunna de Luz, hablo con ellos desde el amor mas elevado que hay en mi ser y los llevo a la Ascención para su próxima encarnación, sin ninguna guerra ni lucha de poder, porque Dios nos ama a todos por igual. en fin, he sabido sobre llevar, no puedo negar que no he podido concretar mis proyectos de un tiempo para acá por falta de energía, me levanto muy debilitada y hasta con entidades que traigo de otras dimensiones, sólo hago reiki, meditación y me recupero. aunque no siento ese campo de protección he sido Beneficiada en muchos aspectos, mi sensibilidad me hace sentir todo lo que pasa a mi alrededor, sé cuando alguien hasta personas que No conozco están en riesgos o peligros y sólo doy el ¡ALERTA! No sé si son sus muertos que los protegen y se comunican conmigo, aún no sé de donde baja la información pero todo es real cuando converso con ellos. Lo Cierto es que me han dado una gran información que me ha estado bajando desde el año pasado pero tengo que resolver algunos asuntos, cerrar siclos donde aún tengo miedos para poder así reencontrarme con los pedazos de mi alma sin causarle más traumas porque siento y sé que me amo y la amo sobre todas las cosas… Gracias!!! un abrazo de Luz y Amor infinito para ustedes hermosos seres de Dios, Luz y Amor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here