La Ascensión – El Despertar

El despertar

La Ascensión debe empezar por el despertar, despertar todo lo que llevas ya dentro de ti, pero todo esta codificado. (Debes llevar también la frecuencia de la luz a tus cuerpos inferiores al mismo tiempo que a los superiores).

Entonces se debe decodificar tus estructuras cristalinas que has acumulado en el transcurso de muchas encarnaciones (miedos, apegos, ansias, pasiones, fobias,..)

Para ello tienes la ayuda de los Seres Superiores de la Luz (entre ellos, Metatrón, Jesús, Kryon, Kwan Yin, los Arcángeles, Ángeles y guías,..) Para poder despertar y cumplir finalmente tu misión del alma.

Pero si sigues estancado en el miedo no podrás recibir la ayuda, ni el despertar. Solo debes dejar que pase y permitir que seas Dios en ti.

Esa es la única respuesta para todas las preguntas. Tu único trabajo será prepararte a ti mismo para poder recibir los cambios de la forma más fácil y suave que puedas.

La entrega es el camino. La resistencia tan solo aumentará tu molestar y aumentará los síntomas del despertar.

También te interesa:  PRESENCIAR AL OBSERVADOR

La Ascensión de tu cuerpo de luz (o despertar, o Ascensión) se consigue a través de la comprensión de la información espiritual y sobre todo del desarrollo activo incorporando en tu ADN las nuevas energías y con tus experiencias, día a día. Vas a experimentar esas decodificaciones.

 

Las recibirás de tus hebras de ADN, despertando completamente en tu corazón. Tienes que aceptar las resistencias con las que te encuentres, puede aumentar tu malestar para la transformación pero debes también aceptarla antes de poder transmutar con Amor. Entonces, lo primero que conviene hacer en el camino del despertar es conocerte a ti mismo y transformarte.

Tienes que pensar que en tu subconsciente, en tus estructuras mentales y emocionales existe mucha cristalización memorizada que has traído de vidas pasadas y que también has adquirido en esta. Pueden ser miedos, una disfunción, sentimientos como rabia o agresión.

Para transformarte debes transformar tus emociones, todo lo que te vuelve pesado, triste, agobiodo. Es lo que activa la conciencia de victima y demás emociones. Muchos podemos sentir mucho miedo a trabajar las emociones.

También te interesa:  La Ascension (1)

Pero ha llegado el tiempo de la transformación. Permítete aligerarte.

Es un gran viaje, una gran aventura y después te sentirás muy ligero, porque tu alma te ha llevado a ello, tu alma quiere recordar.

Todo eso es lo que debes transformar.

Hasta que en tu corazón y en tu estructura solo exista el amor.

Entonces empieza la transmutación de tu cuerpo, la remodelación de tus células, el crecimiento de tu glándula pineal y todo lo que requieres en el nuevo tiempo.

Y durante la noche, los Ángeles te operaran energéticamente mientras duermes.

El planeta es en realidad, un gran campo energético. Así que cada paso que des hacia la Ascensión personal no solo hace que sea más fácil para ti, sino para todos los demás. Tú eres, por lo tanto, un líder por medio del ejemplo.

La Ascensión planetaria es un hecho no negociable, y ya está establecido un marco de tiempo, uno tan breve que no nos deja mucho tiempo para debates.

También te interesa:  DIPA MA: PENSAMIENTOS DE SABIDURIA

Los signos precursores de grandes cataclismos que acompaña la ascensión de nuestro planeta serán sin duda muy pronto suficientemente fuertes como para convencer a las personas de participar conscientemente en el proceso de Ascensión.

En tu calidad de trabajador de la luz, te has preparado para este proceso desde que comenzaste tu ciclo de encarnación en este planeta.

Y aparte de la ayuda que recibes, requieres una parte consciente tuya. Hay que comprender que la Ascensión física es la meta última de la progresión del ser humano.

Has vivido numerosas vidas. Has pasado por todos los sentimientos, incluso por los mas bajos, (venganza, odio, guerra, ganas de matar), en fin todo lo que podemos flamar oscuridad.

Y, vuelves al Amor, guardando en tu interior todas las escorias, es decir, trazas de oscuridad en tus células. El estado de ascensión no se hace de un día para otro.