Vive sin medida, sin limitaciones, sin contratos, sin suposiciones. Deseamos ser muchas cosas. Deseamos tener otras tantas. Deseamos enamorarnos hasta las trancas pero no nos permitimos sentir, sentirnos.

Nos da miedo perder el control, como si en algún momento lo tuviéramos. Nos da miedo que nos abandonen, como si alguien nos perteneciera. Nos da miedo estar solos, como si nunca lo estuviéramos. Y así vamos saltando, de miedo en miedo, evitando esas oportunidades que disfrazamos de obstáculos.

La Vida surge de la vida, de tu vida, no de la del que tienes al lado. Si yo nací Rosa tengo que oler como una rosa no como un capullo, porque si no corro el peligro de identificarme con él, creer que soy él y comportarme como si lo fuera.
Queremos encontrar tantas respuestas que acabamos convirtiéndonos en un interrogante. Y mientras, nuestra vida nos pasa de largo porque no hemos sido capaces de verla, de gozarla y de admirarla.

Perdemos el tiempo buscando nuestra misión, quién somos, de dónde venimos y a dónde vamos, en lugar de disfrutar de DONDE ESTAMOS, del aquí y ahora, el instante presente que el Hoy nos regala. No somos capaces de pararnos un momento a respirar todo aquello que nos rodea, a escuchar nuestros propios latidos, a acariciar nuestras tristezas, a lamer nuestras heridas, a sonreír a nuestra alegría. Detenernos nos da vértigo porque creemos que vamos a saltar a un vacío que no vamos a lograr llenar.

También te interesa:  EJERCICIOS PARA LIMPIAR EL KARMA

Corremos, corremos y corremos tras unas metas que nos imponemos para “ser alguien”, tras unos objetivos que “tenemos que” cumplir, tras un destino que no podemos conocer. Y de tanto correr nos ahogamos en nuestras frustraciones porque nunca llegamos, porque no hay ningún lugar al que llegar más que en el que ya estamos. Pero no lo sabemos, y si somos conscientes lo ignoramos, no vaya a ser que ya no pueda esforzarme y luchar por nada ni nadie más, y a ver qué hago yo después con todos esos “planes” que tan concienzudamente he planeado.

¿Qué Sentido tendría entonces nuestra vida? ¿A qué dedicaríamos nuestro día  a día entonces? ¿A vivir sólo…?

 

” ¡Qué pequeñas son mis manos en relación con todo lo que la vida ha querido darme! “

-Ramón J. Sender-

Tenemos tanto miedo de mirarnos al Espejo que levantamos fronteras, muros, rencores, barreras entre nosotros (y con nosotros) para que nadie pueda “tocarnos”, para que nadie pueda “vernos”, para que nadie pueda “traspapelarnos”, para que nadie pueda Amarnos, para así no volver a Ser Uno, para así no volver a separarnos.

También te interesa:  75 PENSAMIENTOS MAGISTRALES: LAO TSE

La vida está justo ahí donde estás sentado, y un poquito más allá, donde los pájaros vuelan en libertad, los niños juegan sin juzgar y las estrellas iluminan su oscuridad. Cierra los ojos. Escucha atentamente ese Silencio que hay tras todo el ruido de tu mente. No se va a ir. Siempre ha estado y estará en ti, deseando que le hagas caso, que le hables en su idioma: el del Corazón.

¿Pues sentir tus latidos? ¿Alguna vez has conversado con ellos? Están continuamente enviándote mensajes. ¿No los oyes? Detente, aunque solo sea un momento y sabrás por qué y para qué callas tantas cosas.

Hace pocos años me dedicaba a hacer “sonambulismo”. Trabajaba, comía y dormía. Trabajaba, comía y dormía. No me enteraba de nada. Estaba tan dormida…Pero el precio que pagaba (me había contratado yo misma) era demasiado alto así que lo dejé. Me aburría mucho, tanto que me perdí entre mis personajes inventados y tuve que retirarme de mi película para que se me cayeran todos los disfraces. De vez en cuando, aún me cuelgo alguno para recordarme que no necesito ser otra persona para ser perfecta, que no hay nada fuera que no corra por mis venas, que a quien no le guste que no mire y que si la que no se gusta soy yo que me espabile.

También te interesa:  La educación a fuego lento

La Vida, esa gran desconocida, esa belleza tan ignorada con la que cada vez más me deleito. Nada nos reclama, de nada nos culpa, a nada nos ata. Es tan libre, tan “ella”, que respeta hasta al más desconsiderado. Y nosotros, caminando por nuestro mundo onírico, sin hacerle caso, dibujando nubes en el aire que nos llueven en esas noches oscuras del alma.

¡¡¡Despierta!!! Fantasea todo lo que quieras pero haz algo Real-idad. Levántate y anda, como si hubieras recuperado la visión, como si  fuera el último día del resto de tu última vida, como si esos miedos que te llevan al pasado y al futuro no existieran de verdad…

Vive la vida. No te conformes con soñarla otra vez.

14 Comentarios

  1. Te he descubierto hace poco pero eres genial! trabajas de modo particular? me gustaría ponerme en contacto contigo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here