Personalidad anancástica: ¿Te identificas?

24
4367

La mente de una personalidad anancástica casi nunca obtiene descanso. Lo llaman el síndrome del perfeccionista, pero en realidad se incluye dentro de uno los trastornos más comunes de la personalidad, ahí donde la sensación por tener cada ámbito y detalle de nuestra vida bajo control, cae en los abismos de una obsesión nada saludable. Al contrario, la vida de una persona anancástica no es nada fácil, porque en este mundo caótico e imprevisible, raras veces podemos tener bajo nuestro control cada brizna, cada detalle, color, cada persona que dibuja nuestra cotidianidad.

Hoy te invitamos a conocer un poco más este tipo de personalidad,.

La personalidad anancástica y el temor a los errores

Los errores forman parte de nuestra vida y nos ayudan a aprender, pero las personas con un tipo de personalidad anancástica, ven los fallos, los equívocos o las imperfecciones como una auténtica frustración, como una manivela que les puede hacer caer en una depresión. Veamos por ejemplo qué caracaterísticas describen este tipo de trastorno:

Personalidad anancástica: ¿Te identificas?

1.Son extremadamente minuciosos y perfeccionistas. Pueden estar horas y horas haciendo algo para conseguir que esté lo mejor posible. Pero rara vez lo consiguen, de modo que la sensación de frustración es casi constante. Su obsesión con la perfección no radica sólo en su trabajo, o en un proyecto que puedan llevar, se extiende también a las cosas más cotidianas: su ropa, la comida y el modo de presentarla, el orden en la casa, su apariencia…

2.Son personas muy responsables, exquisitas y habitualmente corteses, tanto, que en ocasiones pueden llegar a incomodar a quienes están a su alrededor.

3.Son muy controladoras, tanto en sus propias cosas como en las de los demás. Y, cuidado, porque si son exigentes consigo mismas también lo son con el resto de personas, de ahí que sea tan complicado establecer una relación de pareja con este tipo de personalidades.

4.Suelen tener un sentido muy exagerado de la justicia.

5.Se obsesionan mucho en lo que el resto de personas puedan pensar de ellos. Les afecta considerablemente los comentarios.

6.En la vida de una personalidad anancástica, no hay términos medios. O es blanco o es negro, no hay matices, sólo extremos.

7.Suelen ser bastante negativos, anticipan siempre las cosas de un modo bastante fatalista.

8.Viven constantemente frustrados, incapaces de encajar en un mundo tan complejo, imperfecto y lleno de matices que siempre escapan a su control.

¿Quiénes suelen sufrir en mayor esta personalidad anancástica?

Suele caracterizar a más hombres que mujeres. Este tipo de trastornos obsesivos aparecen más en el género masculino, y, según nos dicen los expertos, en ocasiones el patrón educativo y el ambiente pueden tener cierto peso. Suelen aparecer ya en edades adultas, originando en la persona una gran frustración y estados de ansiedad. Cada persona lo vive de un modo, y presenta a su vez, un grado más o menos intenso de este síndrome, de ahí que puedan ser capaces de llevar más o menos una vida normal o por el contrario, necesitar de una ayuda farmacológica y psicológica.

No es nada fácil encajar en una vida tan flexible e impredecible como es nuestro hoy en día. Son muchas las personas que suelen padecer este tipo de trastorno, donde la infelicidad se agrava al percibir que también hacen infelices a quienes están a su alrededor. Pero puede tratarse, pueden reconducirse y aprender a ser un poco más flexibles, más permisivos consigo mismo y con los demás. Aunque seguramente, a la hora de comer con ellos, es posible que sigan ordenando milimétricamente los comensales.

¿Conoces a alguien con estas características?

Compartir

24 Comentarios

    • Vivir con personas así es un auténtico infierno. No reconocen las cosas, acaban siendo manipuladoras y violentas. Tienen varias personalidades, en una sola persona: persona normal y amable; persona controladora y fría; persona violenta y manipuladora. Es muy, muy, muy difícil convivir con personas así. Lo sé por experiencia.

      • Lo es, te lo aseguro. Y es de lo más frustrante y triste ver cómo alejas a la persona que más quieres, sin ser capaz de controlar toda esa frialdad o esa ira que te domina. Hasta el punto que esa persona ya no puede más y termina la relación, con motivos y razones más que suficientes, con lo que a la tristeza y la frustración inicial, se une también un sentimiento de decepción absoluta y tortura diaria, porque nunca nos perdonamos haberlo hecho tan mal, cuando nuestra intención, te aseguro, era que la relación fuese perfecta.

    • Es una verdadera pena si fueran conscientes se avergonzarían pero por desgracia lo sufren y la gente que está a su alrededor poco a poco los que se supone amigos van desapareciendo mucho cariño con esas personas.

  1. Yo estoy teniendo varios de esos sintomas. Pero quizas sea porque convivo con una persona que es totalmente lo contrario y me exaspera al punto de estallar en Ira. El Trastorno contrario que nombre tendria? O sea, el de la persona con la que convivo?

  2. … ? menos darle vuelta a las cosas y más acto amoroso. Recomiendo muy seriamente la lectura de “La función del Orgasmo” de Wilhelm Reich, escrito alrededor de 1934 !! Abrirá muchos ojos y muchas almas a la esperanza real. Solo hay que querer, el resto viene por añadidura. Quien quiera leerlo se lo paso yo por email.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here