NUESTROS HIJOS, NUESTRO ESPEJO

88
692
NUESTROS HIJOS, NUESTRO ESPEJO
NUESTROS HIJOS, NUESTRO ESPEJO

Las relaciones con nuestros hijos no siempre son fáciles, en especial con alguno de ellos, hoy queremos compartir con vosotros unos bellísimos extractos del libro ” Tu hijo, tu espejo” de Martha Alicia Chávez, si sufres una relación tirante con alguno de tus hijos este artículo puede cambiar tu vida al descubrir en nuestros hijos, nuestro espejo.

Los padres proyectamos en nuestros hijos nuestras expectativas de la vida, nuestras frustraciones, nuestras etapas de la infancia o adolescencia sin resolver, nuestros “hubiera” y nuestras necesidades insatisfechas, esperando inconscientemente que ellos se conviertan en una extensión de nosotros mismos y que cierren esos asuntos inconclusos.

Conocer la “parte oculta” de nuestra relación, comprender por qué ese hijo, específicamente ése, nos saca tan fácil de nuestras casillas, por qué nos desagrada, por qué nos es tan difícil amarlo, por qué estamos empeñados en cambiarlo, por qué lo presionamos con tal insistencia para que haga o deje de hacer, nos abre la puerta a la posibilidad de un cambio profundo en la relación con él.

Darnos cuenta contribuye a transformar los sentimientos de rechazo, rencor y su consecuente culpa, que pueden resultar devastadores, facilitando el paso al único sentimiento que sana, une y transforma: el amor.

¿Por qué estás empeñado en cambiarlo, por qué lo presionas con tal insistencia para que haga o deje de hacer?

Muchas veces he sido testigo del profundo cambio de percepción y sentimientos de los padres respecto a sus hijos con el solo hecho de descubrir y reconocer esa “parte oculta”.

Mientras no la reconozcamos, difícilmente podremos solucionar los problemas de forma real, profunda y permanente, ya que aun cuando llevemos a cabo cambios de comportamiento, de relación o de comunicación, la sombra de esa “parte oculta” seguirá contaminando y eclipsando cualquier intento de solución.

Vivimos en un mundo con muchos problemas y en el fondo de ellos hay una enorme carencia de amor.

Si quieres aportar algo trascendente a la sociedad y al mundo en el que vives, ofréceles hijos amados, inmensamente amados, porque estarás ofreciendo personas honestas, productivas, buenas y felices.

Te invito pues, únete a todos nosotros, padres y madres que, como tú, estamos dispuestos a descubrir esa “parte oculta” de la relación con nuestros hijos, a correr el riesgo de incomodarnos por un rato si esto nos lleva a vivir mejor y amarnos más.

Para comprender todo este asunto de la “parte oculta” de la relación padres-hijos necesitamos hablar primero de los mecanismos de defensa.

Éstos son medios que utilizamos inconscientemente para afrontar las situaciones difíciles, distorsionando, disfrazando o rechazando la realidad y así reducimos la ansiedad. Existen alrededor de trece mecanismos de defensa.

Si bien todos, en ciertos momentos, utilizamos algún mecanismo de defensa, esto sucede en mínimo grado en las personas psicológicamente sanas y maduras, ya que tienen un muy buen grado de autoconocimiento y manejo de sus propios procesos.

De tal manera que mientras más sana es una persona, menos utiliza los mecanismos de defensa y, cuando lo hace, casi siempre es consciente de ello.

El inconsciente, aunque no se experimenta directamente, ejerce efectos profundos y significativos en tu vida.

La función del inconsciente es protegernos, resguardar todo aquello que nos es difícil o doloroso enfrentar. Pero también puede ayudarnos a cerrar nuestros asuntos inconclusos echando mano de las herramientas personales de que disponemos y nos puede proporcionar todo el potencial necesario para la curación y el cambio, porque el inconsciente no sólo es el depósito del material amenazante, sino además es el cofre de tesoros no descubierto, donde se encuentran tus recursos, tus aprendizajes.

Así pues, esto que estoy llamando la “parte oculta” de la relación con nuestros hijos se produce de manera inconsciente y no como resultado de una decisión intencional y consciente por parte de los padres.

En toda familia conformada por dos o más hijos, siempre hay un hijo al que llamo “oasis” y un hijo al que llamo “maestro”. El oasis es ese hijo o hija que casi se autoforma y se autoeduca, a veces parece que ya nació formado y educado. ¡Es tan fácil ser padre de ese hijo!, es responsable, no da problemas y la relación con él o ella fluye fácilmente.

El hijo “maestro”, en cambio, nos voltea al revés, es el que nos hace madurar, aprender y crecer, el que nos hace leer libros, ir a terapia, cursos y conferencias para encontrar la forma de lidiar con él, nos hace volver los ojos al cielo en busca de ayuda y con ello nos acerca a nuestra parte espiritual. Nos acerca a un Ser Superior, el cual cada quien nombra o concibe a su manera.

Es difícil ser padre de estos hijos “maestros”, a veces pensamos que están mal, que hay algo equivocado en ellos, pero créeme, no es así.

Yo creo profundamente que nuestras almas —las de los padres y las de los hijos— se atrajeron mutuamente para crecer juntos; dicho de otro modo, nosotros elegimos a nuestros hijos y ellos nos eligieron a nosotros.

Con los hijos difíciles tenemos la mejor oportunidad de aprender, entre muchas otras cosas, el amor incondicional

Vuestros hijos no son vuestros. Son los hijos y las hijas del anhelo de la Vida por perpetuarse. Llegan a través de vosotros, mas no son realmente vuestros. Y aunque están con vosotros, no os pertenecen.

Podréis darles vuestro amor, pero no vuestros pensamientos, porque tienen sus propios pensamientos.

Podréis albergar sus cuerpos, pero no sus almas, porque sus almas moran en la casa del mañana, que no podéis visitar, ni siquiera en sueños.

Podréis, si mucho, pareceros a ellos, mas no tratéis de hacerlos semejantes a vosotros. Porque la vida no retrocede, ni se estanca en el ayer.

Sois los arcos para que vuestros hijos, flechas vivientes, se lancen al espacio. El arquero ve la marca en lo infinito y Él es quien os doblega, con su poder, para que sus flechas partan veloces a la lejanía.

Que el doblegamiento en manos del arquero sea vuestra alegría, porque aquel que ama a la flecha que vuela, también ama al arco que no viaja.

Compartir
Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que necesitan ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

88 Comentarios

  1. Muy bonita lectura y si siempre es así tenemos un hijo que viene criado y el otro que vale por 3 pero el amor de madre lo puede todo y a pesar de lo que pase siempre estaremos allí apoyando como mamás! Es un agrado leerte

  2. Por ellos buscamos ser mejores cada dia, mejor madre, mejor hija , mejor hermana, mejor persona,ellos nos hacen buscar mejores opciones para superarnos, soy muestra de aquello y me siento orgullosa y triste a la vez al ver la dura parte que les toca vivir.

    • Nos da conocimiento ante la vida .Es cierto nuestros hijos no son propiedad nuestra Ellos pertenesen a un .mundo dispuesto por un ser supremo.Ellos estan con sus padres hasta que llegan a su efad madura .Despuesaprenden a volar en su propio mundo.

  3. Que ocurre cuando la madre no lee ni le interesan las terapias y no quiere sanar esa relacuon.
    Puede el hijo sobrevivir a ello?

  4. Interesante tema invitando a los Padres a reflexionar al respecto… Milena Arciniegas Martha Liliana Lopez Ramirez Diana Marcela Contreras Muñoz Zulay Bio Magnetismo Bioneuroemocion Uriel Zuluaga Jonathan Zuluaga Dolores Jimenez Alba Luz Vesga Alba Inés Zapata Grisales Salo De Tanaka Lina Maria Santa Restrepo

  5. Aunque una no tenga formación profesional una madre va aprendiendo todo esto aunque no lo sepa explicar, como se explaya aquí! Muy bueno!

  6. Nunca tan cierto…..en estos momentos tastocdos e la sociedad….los hijos que tienen familias dadas a las dogay mil males mas…….es elespejo dond se miran………….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here