Las parejas tántricas son algo más que parejas que han encontrado una manera diferente de practicar su sexualidad, son parejas unidas más allá de lo físico, no sólo de sus físicos, sino de las costumbres impuestas por la sociedad sobre el funcionamiento de cada pareja. En este post queremos compartir contigo las claves para encontrar tu pareja tántrica.

Una pareja tántrica es, ante todo y sobretodo, dos personas que se unen para un propósito común: evolucionar.

No hay normas a seguir excepto la de ser cada día más consciente y vaciarse para poder ser llenado por la ambrosía del Ser.

Cuando uno evoluciona es capaz de sentir conscientemente que más allá de la simple dualidad troglodita: bien-mal, existe un vasto Universo. Es ahí donde queremos llegar.

Queremos ver la realidad tal y como es, tal y como ha sido creada, no nos conformamos con las sombras que el ego quiere ver, con sus reduccionismos, sus miedos a lo desconocido, sus juicios, prejuicios, apegos y codependencias.

1. Empieza por conocerte a ti mismo, conoce tu cuerpo, date cuenta que todo tu cuerpo es sensible, explóralo conócelo, siéntete a gusto con lo que tienes.

Si algo no te gusta cámbialo. Si necesitas dieta, yoga o ejercicio para bajar de peso o tenerlo más bonito hazlo, deja de sentirte víctima o esperar un salvador para tu vida.

También te interesa:  SOBRE EL AMOR Y DESAPEGO

Pero cuidado, quedarte sólo en lo físico es perderse el resto de Universo.

2. Para atraer un hombre o mujer de calidad a tu vida debes empezar contigo mismo.

Vacía tu mente de lo todo el spam que has recibido desde tu infancia. Deja de juzgar de una vez, busca el silencio en tu interior liberándote de todo lo aprendido, de todo lo que te han dicho en tus clases de religión y todo lo que sepas sobre moralidad.

Sé humilde, mírate al espejo. Deja de vivir en una burbuja, deja de ver y oír sólo lo que a tu ego le conviene. Las cosas nunca son como crees que son, la vida es mucho más amplia y abundante. ¿Todos deseamos amor pero has sido capaz alguna vez de darlo todo sin esperar nada a cambio, sin esperar perderlo?

3. Los celos y envidias existen, son humanas, son del ego, ese niño que todos tenemos que juzga y prejuzga en función de sus miedos.

Los celos son una inseguridad que te invita a sentir el miedo al abandono. La envidia es desear lo que otros tienen porque te sientes inseguro de tus valores y virtudes, te invita a sentir el miedo al rechazo y por eso, para ti, es tan importante sentirte deseado y aceptado.

Cuanto más pronto seas consciente de estos jueguecitos del ego, te desapegues y no te dejes chantajear, mucho mejor para tu salud y para la de los demás. Si quieres puedes.

También te interesa:  La conexión del Alma

No lo reprimas, sólo date cuenta de que el ego es como un niño que ha sido maltratado. Cuídalo, ámalo, pero no lo salves de nada. Sólo con amor se salvará de sí mismo.

Lo que es fácil de superar para uno puede ser muy difícil para el otro.

Si no eres capaz de aceptar y ayudar en los defectos que pueda tener tu compañer@ entonces terminaréis haciéndoos mucho daño por causa de la inmadurez.

Tú no eres ni mejor ni peor que nadie. Observa tu complejo de juez-verdugo, observa tu complejo de víctima-salvador, madura, evoluciona, sálvate de ti mismo y podrá existir amor entre vosotros.

4. Pareja = amor + complicidad + amistad + contacto fisico, todo a partes iguales.

Efectivamente, si una de las partes domina sobre la otra no se es pareja. En el equilibrio se encuentra la virtud.

De la misma manera que el Tantra no se reduce al contacto fisico y menos aún al control de la eyaculación, una pareja no es la unión de dos personas que practican una sexualidad consciente.

Una pareja es un vasto universo donde se comparte todo, lo bueno y lo malo.

Una pareja es tántrica cuando se unen para crecer juntos, para ayudarse mutuamente a eliminar egos, apegos e ignorancia, los tres venenos de la mente.

También te interesa:  APRENDIENDO A COMUNICARSE CON LA PAREJA

Es una pareja libre pero que concentra su energía en su búsqueda y sanación interior. No hay secretos, nada que ocultar entre ellos, las puertas siempre están libres, sin contraseñas, pero ninguno de los dos es un detective que fiscalice cada acción del otro, la confianza es imperativo.

Tu pareja no es de tu propiedad, no tienes ningún derecho a dar ni quitar libertad a nadie. No tienes derecho a cambiar a nadie ni a obligarle a ver o sentir algo en especial.

Ni provoques ni reprimas nada de nadie o, con el paso del tiempo, dejará de gustarte e, incluso, aparecerán las infidelidades. Luego lo maltratarás por haberte sido infiel cuando la culpa ha sido tuya inicialmente. Tu ego, por miedo a perder, por su inseguridad, manipuló e hizo cosas que no tenía el derecho de hacer.

5. La sexualidad es un Universo muy amplio, muy variado. Todo es y no es Tantra al mismo tiempo, depende de tu actitud.

La pedofília, efebofilia o las violaciones en general nunca pueden ser Tantra porque no hay consentimiento consciente por parte del niño u otra persona.

Sólo cuando hay consentimiento consciente por ambas partes y se entregan a un camino evolutivo que les libere de codependencias, prejuicios, soberbias, vanidades, etc. puede haber Tantra.

17 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here