El ser humano siempre ha buscado la felicidad. Para conseguirla, conéctate contigo misma, con su alma. Debe conectarse con su alma.

Tu objetivo en la vida no es copiar lo que otros hicieron. Tu objetivo en la vida es sacar a la luz todo el potencial de tu alma. Tu alma es única. No existe otra igual a ella. Creer en sus infinitas capacidades es el acto de valentía más grande que harás. Otro acto heroico es hacer lo que estás haciendo ahora: buscar tu felicidad. ¿Sabes cuándo eres feliz? Cuando te conectas. Las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte, aseguran que cuando estaban flotando encima de sus cuerpos, lo único que sentían era un amor inmenso que lo llenaba todo.

Ese amor es la Fuente. Ese amor es el lugar del que venimos y al que regresamos cuando dejamos aquí este cuerpo. Y ese amor es la felicidad que siempre andamos buscando. Volver a la Fuente, regresar a ese estado de amor incondicional es el Santo Grial. Es la conexión con la Fuente lo que nos hace recobrar el sentido y el propósito de la vida. Te puedes conectar a la Fuente a través de otra persona, a través de un buen libro, de un lugar maravilloso, de tu mascota y de un estado del alma, el de la plenitud, aunque sea por unos segundos.

También te interesa:  ¿ SUFRES ESTOS CAMBIOS? TE EXPLICAMOS PORQUÉ

La vida es una creación artística, así que como en cualquier obra de arte, si quieres ser feliz, si quieres ver manifestado tu deseo, hagas lo que hagas, hazlo siempre con el corazón. Sé sincero contigo mismo. Escucha a tu alma. Y lo más importante: conéctate. Sin la conexión con la Fuente no serás capaz de crear nada que te haga feliz.

Conéctate. Habla con la Fuente. Siente su presencia, su calor, su gran aura rodeando tu cuerpo. Siente todo el amor del que procedes. La Fuente es el océano y tú eres una gota de ese océano, una gota única e irrepetible, gracias a la cual la Fuente puede sentirse y crearse.

No estás pidiendo nada. No estás reclamando nada. Sólo estás ayudando a la Fuente a sentirse y a crearse a través de ti. Sin ti nada tendría sentido. La Fuente no podría dar ni recibir. Sin ti no existiría el Universo, ni la Tierra, ni el Sol, ni ninguna de las maravillas que nos rodean. La Fuente se dividió para poder dar y recibir.

También te interesa:  DOCE CONSEJOS DE PAREJA

Tú eres una parte de esa división, yo soy otra parte y todo lo que nos rodea también. ¿Ves lo importante que es que materialices todo aquello que te haga feliz? No esperes más para creer en las infinitas capacidades de tu alma. Eres parte de la Fuente, tienes todo su poder, y la Fuente está deseando que lo ejerzas. Sé realista, pide lo imposible y por el camino no olvides que lo que realmente te hace feliz, es mantener la conexión con tu casa, con tu verdadero hogar, con el océano infinito del que procedes. Sentirte conectado a la Fuente es la clave, es el fin último de todo lo que andas buscando y la única forma consciente de lograrlo.

10 Comentarios

  1. Me duele, en lo más profundo de mi ser, no haber tenido todos estos conocimientos tan sublimes, llenos de tanta sabiduría, pero sé, que todo nos llega en su momento preciso- Fuerte abrazo.

  2. Me duele, en lo más profundo de mi ser, no haber tenido todos estos conocimientos tan sublimes, llenos de tanta sabiduría. Me consuela saber que todo nos llega en el momento que debe ser- Fuerte abrazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here