EL MIEDO SEGÚN LA MEDICINA CHINA

21
20057

Para la Medicina Tradicional China no existen emociones negativas de por sí, cada una tiene su función para garantizar y favorecer la vida; son las emociones excesivas o crónicamente retenidas las que generan las patologías.

El miedo sea quizás la emoción más antigua, junto con la alegría de estar vivos: Miedo de lo que no se conoce (del lado oscuro de la conciencia), miedo del peligro; es una emoción que nos acerca a todo el mundo animal y, según algunos filosofos, a toda la naturaleza.

El miedo como empuje hacia la auto conservación (reacción ataque-fuga), miedo como sentimiento de “impermanencia”, como dicen los budistas, miedo como inseguridad de uno mismo o de las propias acciones, miedo generado y reforzado por la ignorancia.

Para la Medicina Tradicional China, la emoción del miedo está relacionada con los riñones, órgano que rige la vitalidad, en donde reside la energía esencial del ser humano, y también fuente originaria del agua y del fuego, que en el ámbito fisiológico se manifiestan con el metabolismo de los líquidos y la producción del calor orgánico.

Agua y fuego juntos pueden producir la vida, pero también destruirla; pueden regenerarse recíprocamente o agotarse, y el límite es a menudo muy sutil; así se comprende que los riñones sean la sede del miedo pero también de la voluntad, entendida principalmente como ganas de vivir, como la capacidad de realizar los impulsos y las elecciones dictadas por el corazón (como huésped de las instancias psíquicas más elevadas de la conciencia y la autorrealización).

Las oscilaciones de estos aspectos (agua y fuego, miedo y voluntad), crean el movimiento de la vida, y cuando se rompen las conexiones vitales entre estos dos polos, se crean las patologías ligadas al miedo.

…tienen miedo del amor y no saber amar

…tienen miedo de la sombra y miedo de la luz

…tienen miedo de pedir y miedo de callar

…miedo que da miedo del miedo que da

…tienen miedo de subir y miedo de bajar

…tienen miedo de la noche y miedo del azul

…tienen miedo de escupir y miedo de aguantar

…miedo que da miedo del miedo que da

…el miedo es una sombra que el temor no esquiva

…el miedo es una trampa que atrapó al amor

…el miedo es la palanca que apagó la vida

…el miedo es una grieta que agrandó el dolor

”El miedo es la ruptura de las comunicaciones beneficiosas entre alto y bajo, los espíritus del corazón, no disfrutando más del soporte de las esencias de los riñones, se turban, se agitan, provocando palpitaciones. Las esencias, privadas del dinamismo, no se elevan más, no se retienen y se vacían los bajos. Las esencias abajo y las exhalaciones arriba bloqueados, eh aquí el miedo agitado, la fuga desesperada, la locura permanente.” Padre Larre

La falta de adherencia al propio proyecto de vida, a la propia autenticidad y el insuficiente desarrollo de las potencialidades intrínsecas, puede generar un estado crónico de miedo que auto alimentándose, puede arrojarnos a la oscuridad. He aquí que en el cuerpo los hombros se contraen y se alzan, el corazón late fuerte, hay una sensación de parálisis, de congelamiento que a menudo se traduce en una imposibilidad de afrontar la propia vida.

Quizás desde hace tiempo hemos olvidado el objeto de muestro miedo, pero tenemos en el cuerpo, en sus tensiones y en sus alteraciones funcionales el recuerdo de aquel momento o de aquel estado. Esta situación inconsciente y latente, en particulares condiciones, puede generar una reacción con las mismas características.

¿Qué instrumentos propone la Medicina Tradicional China? Más allá de la acupuntura, la herboristería y la alimentación, los masajes y los ejercicios permiten crear una práctica enraizada en la vida cotidiana, que previene y cura los desequilibrios de las emociones. En particular, la práctica constante de los ejercicios energéticos (Qigong, Taichi…) permiten equilibrar el cuerpo y la mente de manera armónica, calmar el espíritu y concentrar el pensamiento, favoreciendo de esta manera la regulación de las emociones.

Se trata literalmente de llevar la luz en profundidad, para aclarar e iluminar lo interno, para restituir la trasparencia al agua.

… en el fondo, el miedo de la oscuridad pasa encendiendo la luz.

Compartir

21 Comentarios

  1. Buenos días,
    muchas gracias por vuestra labor y aportaciones que nos nutren a todos. Tengo un blog “El lamento no viene a cuento” donde comparto lo que a mí me nutre. He intentado compartir vuestro artículo sobre el miedo y no me lo permite. Es por alguna razón o hago yo algo mal? Quedo a vuestra espera para que me déis permiso (o no, claro). Gracias de nuevo

  2. El miedo… es lo q nos paraliza…. q sser… enfrentarse.. a la vida y los dias seguiran pasanfo si no enfrentas al miedo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here