Relación que hay entre el dolor de espalda y la culpa

Esta es la relación que hay entre el dolor de espalda y la culpa.

Responsabilidades asumidas en exceso

Responsabilidades asumidas por la culpa

Responsabilidades asumidas con ira

Responsabilidades asumidas por miedo

Miedo e Inseguridad

Supervivencia

Satisfacción de las necesidades básicas de Supervivencia.

La espalda y la columna están relacionadas con nuestras raíces, con los fundamentos más profundos de donde surgen nuestras creencias y nuestra escala de valores más íntimos.

Cuando nos empeñamos en cargar con las responsabilidades de los otros, cuando nos sentimos creadores de la felicidad o de las desgracias de aquellos que están a nuestro lado… ello se convierte en una carga tan grande que ansiamos que alguien nos ayude y nos apoye, pero, al no contar con él, o no pedir ayuda, nos hacemos responsables de los otros, nos enfadamos y acabamos poniendo a nuestras espaldas todo el peso, (lo mío, lo tuyo y lo de todos)

Los problemas de espalda se relacionan con el apoyo.

Plantéate preguntas como:

¿Sientes que vas cargando con todo el peso, que eres tú quien tiene que hacerlo todo? .Ha sido tu propia elección.

¿Cuál ha sido la razón, el motivo que te mueve a cargar con todo

¿Te sientes culpable por lo que le ocurre a otros?

¿Cómo está la relación con las personas más cercanas que te rodean?

Reflexiona si algunas de las palabras que más usas son:

Me toca todo a mí, llevo un peso muy grande a mis espaldas, tengo gran culpa, siento que no puedo más con ello, soy el pilar de mi familia, soy la base de …

Piensa si tu gran conflicto reside en lo que quiero hacer.

¿Quién soy?”. “¿Que voy a hacer con mi vida?”. “¿Que va a ser de mi vida?”

Explicación extensa si te apetece leerte el problema de forma completa:

Zona cervical:

La parte superior de la espalda corresponde a la región del corazón y al centro energético cardíaco Los dolores de espalda en esta zona se refieren a las primeras fases de la concepción, a las necesidades de base y a la estructura más fundamental del ser. Las 7 vértebras cervicales se refieren a la comunicación y al grado de apertura frente a la vida.

Vértebras Cervicales:

C1 : es la primera vértebra cervical que se flama el ATLAS y sirve de soporte a la cabeza. Es un pilar que mantiene la cabeza en equilibrio. El dolor puede venir dado por preocupación, miedo, desesperación frente a la vida, negatividad, dificultad en expresar emociones. Un mal estado de C1 se acompaña generalmente de dolores que afectan la cabeza, el cerebro, el sistema nervioso, etc.

C2 : la segunda vértebra cervical trabaja en estrecha colaboración con C1. Se la flama AXIS. Es el pivote que permite a C1 moverse. C2 está conectada con los principales órganos de los sentidos, es decir los ojos, la nariz, las orejas, la boca (lengua). Por esto estarán afectados éstos cuando C2 tenga un malestar.

C3 : la tercera vértebra cervical C3 es una eterna solitaria. A causa de su ubicación, no puede contar con nadie o trabajar en cooperación con otras vértebras. Si la C3 no se encuentra bien, puede haber tendencia al aislamiento y conllevar a daños en rostro (piel, huesos o nervios) así como en las orejas y los dientes.

También te interesa:  VUELA COMO UN AVE

C4, C5, C6 : las vértebras cuarta, quinta y sesta cervicales se ubican al nivel de la tiroides y están en estrecha relación con ésta. Ésta juega un papel mayor en el lenguaje, la voz, (cuerdas vocales) y cualquier desarmonía en lo que a comunicación se refiere. Frecuentemente aparecen dolencias y dolores que afectan todo el sistema de comunicación verbal: boca, lengua, cuerdas vocales, faringe, etc., y todas las partes del cuerpo que se sitúan entre el nivel de la boca y de los hombros pueden estar afectadas.

C7 : la última vértebra cervical C7 está influenciada altamente por todo el lado moral, creencias y el lado espiritual también. Si vives en armonía con las leyes de la naturaleza, si escuchas los mensajes que tu cuerpo te manda y la vida en general, C7 va a funcionar mejor. De forma contrario, C7 puede reaccionar fuertemente y puede afectar manos, codos y brazos que podrán inflamarse o tener dificultades en moverse.

Zona dorsal:

La zona dorsal es la zona central de nuestra columna vertebral, justo la zona de debajo de las paletillas. Esta zona es la que la mayoría de la gente suele inclinar hacia adelante, con la sensación de llevar un gran peso sobre la espalda. El masaje descontracturante es muy aconsejable en estos casos, y posteriormente combinarlo con unas sesiones de acupuntura, causan una gran mejoría.
La parte central de la espalda representa la gran región torácica del cuerpo comprendida entre el corazón y las vértebras lumbares. Es una región de culpabilidad emocional y afectiva.

Las 12 vértebras dorsales:

D1 : la primera vértebra dorsal D1 puede reaccionar fuertemente cuando vas hasta tus límites bien sea en el trabajo, bien sea en el deporte, en suma, en todas las situaciones en que vas hasta el final de tus fuerzas mentales, físicas o emocionales. Un mal estado de D1 puede traer dolencias en cualquier parte de tu cuerpo situada entre los codos y la punta de los dedos así como dificultades respiratorias (tos, asma, etc.) así como un rechazo a tu entorno.

D2 : la segunda vértebra dorsal D2 reaccionará fácilmente cuando tu emotividad esté afectada, por ejemplo cuando acumulas y ahogas tus emociones. Una D2 en mal estado suele estar acompañada de malestar y dolores en el corazón y los órganos que se vinculan a ellos, así como a los pulmones.

D3 : la tercera vértebra dorsal D3 está esencialmente relacionada con los pulmones y el pecho. Suele afectar a personas con tendencia a juzgar cualquier persona o situación.

D4 : la cuarta vértebra dorsal D4 se refiere a los bienestares, a los deseos, a las tentaciones frecuentemente insatisfechos. A veces nuestras esperas son desmesuradas, carecen incluso de realismo y por tanto te afectan al no verlas realizadas. Cuando D4 está afectada, también puede seguir una dificultad con la vesícula biliar.

D5 : la quinta vértebra dorsal D5 se puede afectar al encontrar en una situación en que tienes la sensación de perder el control. Se debe observar que el mal estado de D5 frecuentemente está acompañado de diversos malestares afectando mi hígado y mi circulación sanguínea.

También te interesa:  EXCESO DE PENSAMIENTOS BLOQUEAN EL BAZO

D6 : la sesta vértebra dorsal D6, va a reaccionar cuando te criticas y juzgas severamente. Puedes haber sido educado en un entorno muy estricto en el cual los valores y las líneas de conducta debían seguirse al pie de la letra. Una D6 en mal estado se suele acompañar de malestar al nivel del estómago.

D7 : la séptima vértebra dorsal D7 es una trabajadora de trabajos forzados. Reacciona cuando te empujas al límite en las cosas que debes hacer, sin escuchar a tu cuerpo cuando requiere descansar o relajarse.

D8 y D9 : las octava y novena vértebra dorsal D8 y D9 se ubican a la altura del diafragma y están estrechamente vinculadas. Por esto, se tratan juntas. Se afectan principalmente cuando vives una inseguridad debido a un miedo de perder el control en una situación o con una persona. Una D8 lastimada puede acompañarse de dolores del diafragma y el bazo (incluyendo los trastornos de la sangre) mientras que D9 en mal estado estará acompañada de alergia o de un mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales o de urticaria.

D10 : Cuando la décima vértebra dorsal D10 está afectada, esto suele reflejar una profunda inseguridad frente a la cual te sientes sin armas, sin recursos. Una D10 en mal estado se acompaña frecuentemente de dolores en los riñones, reconocidos como la sede del miedo.

D11 : las anomalías en la onceava vértebra dorsal se hallan también cuando tu sistema nervioso tiene dificultad en funcionar. Las dolencias en la D11 se acompañan frecuentemente de dolores en los riñones así como de enfermedades de piel (eczema, acné, etc.).

D12 : la doceava vértebra dorsal está afectada sobre todo cuando vives en un lugar cerrado. Una afección en el nivel de la D12 se acompaña frecuentemente de males intestinales, dolores en las articulaciones, una circulación linfática deficiente y así a veces afecciones en las trompas de Falopio.

Zona lumbar

Normalmente cuando hay fuerte dolor en la zona lumbar, hay inflamación y en estos casos el tipo de masaje local en esta zona ha de ser muy suave. Entonces lo combinamos descargando el resto de la espalda, o aconsejamos varias sesiones de acupuntura para aliviar el dolor y la inflamación. Cuando la inflamación se ha reducido entonces si que se podrá realizar masaje en toda la zona lumbar. Frecuentemente confundida con los riñones y comúnmente asociada al dolor de riñones, esta área se sitúa entre la cintura y el coxis. Dolores en esta región manifiestan la presencia de inseguridades materiales (trabajo, dinero, bienes) y afectivas. Si se trata de un pinzamiento de los discos lumbares, probablemente se deba a que pones demasiada presión sobre tí mismo en hacer cosas para que te amen.

Las 5 vértebras lumbares:

L1 : la primera vértebra lumbar L1 está afectada cuando vives un sentimiento de impotencia frente a alguien o a algo que no te conviene y que tienes la sensación de no poder cambiar. Una vértebra L1 en mal estado puede traer enfermedades relacionadas con las funciones de digestión (intestino y colón) o eliminación (estreñimiento, disentería, etc.).
L2 : El estado de la segunda vértebra lumbar L2 depende mucho de tu flexibilidad frente a tí mismo y a los demás. La soledad y la amargura generalmente causadas por una timidez pronunciada son también factores importantes que pueden afectar L2. Se debe recalcar que una vértebra L2 en malas condiciones puede conllevar enfermedades del abdomen, la apéndice o las piernas en donde podría ver aparecer varices.
L3 : la tercera vértebra lumbar L3 se ve sobre todo afectada cuando se viven situaciones familiares tensas o tormentosas. La mala condición de L3 puede conllevar dolencias en los órganos genitales, en el útero (en la mujer), en la vejiga o en las rodillas, tales como la artritis, la inflamación o dolores.
L4 : Cuando la cuarta vértebra lumbar L4 se rebela, es frecuentemente porque tienes dificultad en transigir con la realidad de todos los días. Se debe observar que una vértebra L4 en mal estado puede conllevar dolores en la región del nervio ciático y de la próstata en el hombre.
L5 : la quinta vértebra lumbar L5 está afectada por celos, disgusto, frustración. Un mal estado de L5 puede ocasionar dolores en las piernas, desde las rodillas hasta los dedos de los pies.

También te interesa:  La espiritualidad de los animales

Zona Sacro y coxis:

Es quizás la parte que más dolores causa en la mayoría de personas.

Vértebras del Sacro o Sagradas:

S1, S2, S3 : Ya que las 3 primeras vértebras sagradas pertenecientes a la zona del sacro están soldadas juntas, se tratarán juntas. Constituyen un todo. Reaccionan con la rigidez, con la estrechez mental en relación a ciertas situaciones o ciertas personas, mentes cerradas que rehusan oír lo que los demás han de decir. Se generan problemas en la comunicación tanto verbal como sesual.

S4, S5 : Todos los deseos tienen su origen en las vértebras sagradas cuarta y quinta del sacro. Si eres capaz de administrarlas bien, si tomas el tiempo de descansar y hacer las cosas que te gustan, S4 y S5 funcionarán bien. Un desequilibrio de este centro energético puede aparecer en las dolencias físicas siguientes: referente a los órganos genitales, puede haber infertilidad, frigidez o herpes; en cuanto a los riñones: cistitis, cálculos; en lo referente a la digestión y la eliminación: incontinencia, diarrea, estreñimiento, colitis, etc.

En cuanto al coxis, está vinculado al primer chakra, o centro de energía, sede de la supervivencia. Representa el fundamento de la sesualidad, la realización adecuada de las necesidades básicas (sesualidad, alimento, protección, techo, amor, etc.).

El coxis está formado de cinco vértebras coxigianas que están soldadas juntas. Representa la dependencia frente a la vida o a alguien más. Al estar vinculado el coxis con el primer chakra, un desequilibrio al nivel de este centro de energía puede conllevar desordenes físicos, los más corrientes tocando el ano o el recto (hemorroides, irritaciones), la vejiga (trastornos urinarios, incontinencia), la próstata.

También se puede encontrar dolores en la base de la columna vertebral, una toma o pérdida de peso considerable (obesidad, anorexia) y una mala circulación sanguínea al nivel de las piernas (flebitis), manos y pies.