¿Es posible morir por corazón roto?

Cuando alguien dice: tengo el corazón roto, puede significar directamente «que no tengo fuerzas para seguir viviendo». Por eso cada vez mas son los médicos que integran en sus investigaciones de bienestar, los acontecimientos negativos de la vida, que haya podido afectar a un órgano para que este enferme. Los estudios de las últimas décadas no dejan lugar a la duda: acontecimientos negativos en la vida, pérdidas, derrotas, se asocian a la mayor posibilidad de enfermar, en particular de problemas graves como el infarto de miocardio, que pueden llevar a la mas allá.

Investigadores argentinos han participado del gigantesco estudio Inter-Heart en donde esta asociación volvió a confirmarse. Utilizando una serie de preguntas para conocer el “stress psicosocial persistente”, su asociación con infarto superó incluso al tabaquismo.

NUESTRA INTEGRIDAD “CUERPO-ALMA” DEBERÍA AYUDARNOS A ENTENDER QUE, FRENTE AL “DOLOR”, HAY QUE BUSCAR ALIVIO EN LA COMPAÑÍA DE NUESTROS SERES QUERIDOS, EVITAR EL AISLAMIENTO Y PEDIR AYUDA

En forma minuciosa se ha demostrado como diferentes estados emocionales “negativos” son interpretados por el organismo como perjudicadas físicas, lo que lleva a activar complejos mecanismos biológicos que resultan perjudiciales. Enfrentar un examen o una disertación pública en los que podemos ser “destrozados” pone en juego en nuestro cuerpo mecanismos que nos preparan para una batalla “física” contra una fiera.

También te interesa:  Biodescodificación: Problemas con las uñas y su significado

El organismo no distingue entre dolor físico o psíquico. Estudio similares al de la Dra. Eisenberger mostraron resultados sorprendentes: en un experimento de causación de dolor en el antebrazo, untar la zona con un gel inactivo pero que la persona cree analgésico, no sólo disminuye el nivel de dolor referido sin que causa que este dolor no llegue al cerebro con la misma intensidad.

corazón / tristeza

En un plano más complejo, el diálogo abierto con personas que han padecido picos cardíacos recientes nos permite reconstruir momentos dramáticos de la vida que tiene relación con la disfunción.

En Japón describieron un cuadro que luego hemos podido reconocer en muchas oportunidades en la Argentina, el denominado Tako-Tsubo, una grave situación cardíaca en la que frente a una emoción negativa muy intensa (pérdida de un familiar directo, discusión violenta, incendio del hogar) aparece un dolor de pecho idéntico a un infarto, un electrocardiograma muy anormal y el corazón queda “estrangulado”: toda la extensa zona de la punta del corazón no se mueve. En inglés han propuesto la denominación de “Broken-Heart”, corazón roto para este cuadro. En pocos días en la mayor parte de los casos se recupera totalmente la función. La confirmación de que este cuadro, claramente “emocional”, es también gravemente “corporal”, nos ha ayudado a comprender mejor disfunciónes más comunes como el infarto: 40.000 casos anuales en la Argentina, en los que también se activan en vinculación con época vitales múltiples mecanismos biológicos que resultan nocivos.

También te interesa:  SEPARA CIELO Y TIERRA

Comprender nuestra integridad “cuerpo-alma” debería ayudarnos a que frente al “dolor” busquemos alivio en la compañía de nuestros seres queridos, evitemos el aislamiento, y cuando el alivio no llega nos planteemos la posibilidad de ayuda profesional.

Fuente: Dr. Carlos Daniel Tajer, Jefe de Cardiología del Sanatorio Alexander Fleming. Autor del libro “El corazón enfermo. Puentes entre las emociones y el infarto” de editorial el Zorzal.