escuchar los mensajes de tu cuerpo
escuchar los mensajes de tu cuerpo

ESCUCHA LOS MENSAJES DE TU CUERPO

¿ Sabías que nuestro cuerpo está emitiendo continuamente mensajes dirigidos a nosotros mismos? Aunque a priori pueda resultar difícil descifrarlos en este post te traemos la técnica del focusing para aprender a escuchar los mensajes de tu cuerpo y actuar en consecuencia.

Nuestros cerebros y cuerpos saben mucho mas de lo que normalmente está a nuestra disubicación. Somos conscientes de solo un fragmento de lo que profundamente sabemos.

Aprender a escuchar el cuerpo mediante los pasos de del proceso de enfocar, no solo se nota en el cuerpo, sino que envuelve también las estructuras cerebrales más profundas.

¿Que es Focusing?

Focusing es una manera de prestar atención gentil y sin prejuicios a la forma en que llevamos cuestiones o situaciones de la vida en nuestro cuerpo.

Cuando nos tomamos el tiempo para escuchar el cuerpo, a menudo llegamos a un entendimiento más nuevo y más profundo de nosotros mismos.

El cambio ocurre cuando podemos sentir más en nuestros cuerpos de lo que podemos solamente entender por medio del conocimiento racional.

Focusing es, por tanto, un proceso de toma de conciencia y de sanación emocional que trabaja con la experiencia corporalmente sentida.

Gendlin denomina “sensación sentida” a la conciencia corporal de sensaciones poco claras que están conectadas a alguna experiencia de la vida real o imaginaria de la persona.

Una sensación sentida no es fácil de comunicar con palabras, es un nivel desconocido, profundo, de conciencia que los psicoterapeutas y en general las personas no han encontrado.

Algunas veces, una sensación sentida simplemente se encuentra ahí; otras veces debe ser invitada a formar parte de ti o venir a tu cuerpo desde ti mismo.

Por ejemplo:

Si alguien te pregunta cómo te está yendo en el estudio, al principio no hay nada ahí, pero si esperas, con la atención en el centro de tu cuerpo, comienzas a sentir diferente, como una tensión viene a tu abdomen y sabes que se acerca la fecha del examen. Esa tensión en tu estómago es la sensación sentida.

También te interesa:  La extraña sensación de no ser de este planeta

Estos cambios dentro de ti no vienen de tus pensamientos, esa sensación sentida, viene del cuerpo; tampoco es una emoción, aunque contiene datos emocionales junto con los datos de la realidad; pero es mas grande que ninguna sola emoción, mas complejo y menos fácil de describir con palabras.

Luego, cuando encuentras palabras, o una palabra, para capturar esa sensación corporal , es que has encontrado un asidero (un símbolo que captura con precisión tu sensación sentida).

Técnica del Proceso del Enfoque

1. Despejar un Espacio

Esto lo harás en silencio, solo para ti. Toma un momento solo para relajarte…bien, ahora dentro de ti quisiera que prestaras atención hacia adentro, en tu cuerpo, tal vez en tu estómago o en tu pecho.

Este paso, te permite tomar cierta distancia de los asuntos que te presionan, crear un lugar interno en donde ya no hay asuntos pendientes y que te agobian, es muy probable que te sientas con un mínimo de stress y un creciente sentido de relajación.

Ahora observa que pasa cuando te preguntas a ti mismo: ¿Cómo va mi vida?, ¿Cuál es la principal cosa para mi ahora mismo?.

Siente como te sientes. Deja que las respuestas vengan lentamente de esta sensación. Cuando venga algo, no te adentres en ello. Mantente a distancia, di “Si, eso esta ahí. Puedo sentirlo ahí”.

También te interesa:  En Nosotros Radica El Poder De Sanarnos

Deja que haya un pequeño espacio entre eso y tú. Luego pregunta qué más cosas sientes. Espera de nuevo, y ten la “sensación”. Generalmente hay varias cosas.

2. Formar la Sensación Sentida

De entre lo que vino, escoge un problema personal para enfocar.

No te adentres en ello. Retírate de ello.

Desde luego, esa cosa única en que estás pensando, tiene muchas partes, demasiadas para pensar en cada una a solas. Pero puedes sentir todas esas cosas juntas.

Presta atención allí donde normalmente sientes cosas, y allí puedes conseguir una sensación de cómo se siente “todo lo del problema”. Permítete sentir todo eso.

3. Lograr un Asidero

¿Cuál es la cualidad de esa borrosa sensación sentida? Deja que una palabra, una frase o una imagen provenga de la misma sensación sentida.

Podría ser una palabra-cualidad como “apretado”, “pegajoso”, “asustadizo”, “bloqueado”, “pesado”, “saltante”, o una frase, o una imagen. Permanece con la cualidad de la sensación sentida hasta que algo se le ajuste perfectamente.

4. Resonar

Se trata de ir y venir una y otra vez de la sensación sentida a la palabra y viceversa, a la frase o a la imagen. Examina como resuenan una con otra. Observa si hay alguna pequeña señal corporal que te deja saber que algo se ajusta. Para hacerlo tienes que tener allí de nuevo la sensación sentida, lo mismo que la palabra.

Deja que la sensación sentida cambie, si lo hace, y también la misma palabra o imagen, hasta que se sientan perfectamente al captar la cualidad de la sensación sentida.

5. Preguntar

Ahora pregunta: ¿Qué es lo que en la totalidad de este problema hace esta cualidad (que acabas de nombrar o representar)?

También te interesa:  Las Celulas son seres conscientes

Cerciórate de que la cualidad es sentida de nuevo, con frescor, vivamente (no simplemente recordada de antes). Cuando se presenta de nuevo, fíjala, tócala, estate con ella, pregúntale ¿Qué es lo que hace el entero problema tan…?

O pregunta ¿Qué hay en esta sensación?

Si recibes una respuesta rápida sin un sentido total del movimiento de la sensación sentida, simplemente deja pasar esa clase de respuesta. Vuelve tu atención a tu cuerpo y encuentra de nuevo con frescor la sensación sentida. Después pregúntale otra vez.

Quédate con la sensación sentida, hasta que algo aparezca junto con el cambio, un ligero “dar” o relajar.

6. Recibir

Recibe de una manera amistosa todo lo que aparezca junto con ese cambio. Permanece en ello un rato, aun cuando solo sea un ligero relajarse. Venga lo que venga, esto es solo un cambio. Habrá mas. Probablemente seguirás después de un rato, pero quédate ahí unos pocos momentos.

Si durante estas instrucciones en algún sitio pasado un rato, has estado experimentando la sensación y tocando una borrosa completa sensación corporal acerca de este problema, entonces has estado realmente enfocado (haciendo el proceso del enfoque)

No importa si se dio o no cambio-dentro-del-cuerpo. Ello viene de por si. Nosotros no controlamos eso.

Algunas veces los cambios resultan ser visiones o imágenes más completas con una clara sensación de liberación corporal. Otras veces los cambios son más sutiles.

No obstante, la mayoría de la gente se ha dado cuenta que al sólo pasar tiempo en esta amigable forma con un asunto o preocupación, se crea un proceso sanador, aún cuando no se vean respuestas inmediatas a corto plazo.