La ansiedad es una emoción que se caracteriza por sensaciones de tensión, pensamientos que nos preocupan y cambios físicos.

El miedo y la ansiedad son parte de nuestras vidas. Uno se puede sentir ansioso antes de un examen, cuando camina por una calle oscura o incluso antes de una cita, según el portal de los
Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, Medline Plus.

Además de ayuda terapéutica o de medicamentos (para los casos más extremos), hay formas muy simples y básicas para aprender a calmarse. ¡Solo hay que tomarse el tiempo y respirar!

Consejos

Según la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés), las personas que sufren de trastornos de ansiedad, normalmente tienen pensamientos y preocupaciones recurrentes. A partir de estos, evitan ciertas situaciones en las que se sienten comprometidos, y pueden experimentar síntomas físicos como sudor, temblores, mareos o palpitaciones.

Puedes sentirte mejor con estrategias simples, pero efectivas, que puedes hacer desde el hogar. La Asociación Americana de Ansiedad y Depresión (ADAA, por sus siglas en inglés) aporta varios consejos para bajar la ansiedad:

También te interesa:  EL ORIGEN DEL SUFRIMIENTO

• Tómate un tiempo para ti: practica yoga, escucha música linda, medita, hazte un masaje o aprende técnicas de relajación. Alejarse del problema ayuda a despejar la mente.

• Aliméntate equilibradamente: no te saltes ninguna comida, y ten siempre a mano snacks saludables y energéticos para cualquier momento del día.

• Descansa bien: cuando tu cuerpo está estresado, necesitas descansar más y mejor. Duerme una buena cantidad de horas diarias, apaga el televisor al acostarte y, si puedes, haz siestas durante el día cuando te sientas muy ansiosa.

• Haz ejercicio diariamente: contribuye a mantener tu salud y sentirte bien. Según la ADAA es preferible hacer aunque sea 15 minutos de ejercicio todos los días, que esperar al fin de semana para “matarse” durante tres horas.

• Respira: lo que nos mantiene vivos es inhalar y exhalar. Tómate el tiempo para respirar, suave y lentamente, durante algunos minutos cada día.

• Haz lo mejor que puedas: en lugar de apuntar hacia la perfección, lo cual es imposible, siéntete orgullosa de lo que puedes hacer.

También te interesa:  APRENDE A DISTINGUIR LAS AMISTADES TOXICAS

• Acepta: pon tus pensamientos en perspectiva, ¿el problema es realmente tan malo como crees? No puedes controlarlo todo. Hay factores mayores que afectan nuestras vidas y nuestras decisiones.

• Ríete: dale la bienvenida al humor. Una buena risa nos ayuda a relajarnos y dejar de lado pensamientos oscuros. ¡Mantén una actitud positiva frente a las cosas!

• Involúcrate: participa activamente de tu comunidad, encuentra algún programa de voluntariado donde se genere una red de contención, y donde puedas hacerle un alto al estrés y a los problemas de cada día.

• Aprende: estate atenta a las señales e identifica qué es lo que activa tu ansiedad. Si es tu familia, el trabajo, la escuela o alguna otra cosa. Una buena forma de detectarlo es escribir un diario cuando te sientes estresada y buscar un patrón.

• Pon el foco en el presente: piensa en qué está ocurriendo ahora, qué es lo que deseas ahora y qué es lo que puedes alcanzar. Acompaña esta lista de consejos con ayuda terapéutica si lo crees necesario, pero recuerda que es importante trabajar en ti misma, desde tu interior.

También te interesa:  DESAPEGO ES NO DEJARSE POSEER POR NADA NI POR NADIE

7 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here