CALCULA BIEN TU VALOR, CUENTO ZEN

CALCULA BIEN TU VALOR, CUENTO ZEN

Escrito por Evolucion Consciente

Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que requieren ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

Zen

13/04/2016

A menudo las palabras de los demás sobre nuestro propio valor consiguen hacer mella en nosotros, nos desaniman, y terminan convirtiéndose en el baremo con el que valoramos nuestra propio ser.

Nos vamos haciendo pequeñitos, terminamos convirtiéndonos en eso que dicen que somos, o que no somos.

Traemos hoy un bonito cuento Zen para reflexionar sobre esto

“Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?”

El maestro, sin mirarlo, le dijo:

-Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después…- y haciendo una pausa agregó: Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.

-E…encantado, maestro -titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

-Bien- asintió el maestro.

Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó- toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete ya y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió.

Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo.

Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, monto su caballo y regresó.

Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Entró en la habitación.

-Maestro -dijo- lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

-Qué importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que te ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar.

El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo:

-Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

-¡¿58 monedas?!-exclamó el joven.

-Sí -replicó el joyero- Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé… si la venta es urgente…

El Joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?

Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.

CUIDADO CON LOS FALSOS TASADORES

En la vida vamos a encontrarnos con una multitud de falsos tasadores, aquellos que tasan tu valor en función de su estrecha mente, de sus rígidos paradigmas, de sus complejos y frustraciones, del miedo a lo diferente.

Ávidos de encontrar personas que les permitan aumentar su valor ( obviamente de forma ficticia) desprestigiándonos para así en una comparativa manipulada quedar por encima de nosotros.

Pero nunca debes olvidar tu propia responsabilidad a la hora de decidir si permites o no que cualquiera tase tu valor como si de un automóvil usado se tratase.

Somos seres únicos e incomparables, y por supuesto susceptibles de ir aumentando nuestro valor con nuestro propio, único e incomparable crecimiento personal.

 

Más de este blog…

9 ENSEÑANZAS DE UN MONJE TAOISTA

9 ENSEÑANZAS DE UN MONJE TAOISTA

Las enseñanzas orientales sobre la vida han sido realizadas desde hace milenios ha través de monjes que, con su propio...

FÁBULA DE LAS 3 PREGUNTAS

FÁBULA DE LAS 3 PREGUNTAS

La fábula de las 3 preguntas que os traemos hoy para reflexionar, establece estas al comienzo. ¿ Cómo las responderías...

EL HOMBRE QUE PERDIÓ SU MEMORIA

EL HOMBRE QUE PERDIÓ SU MEMORIA

¿ Qué ocurriría si de pronto un día te despiertas sin memoria? Si no reconocieras a nadie, no recordarás lo último...

LA PAZ ES EL CAMINO

LA PAZ ES EL CAMINO

Queremos compartir esta hermosa meditación oriental para que descubras que no hay camino para encontrar la paz, la paz...

9 ENSEÑANZAS DE UN MONJE TAOISTA

9 ENSEÑANZAS DE UN MONJE TAOISTA

Las enseñanzas orientales sobre la vida han sido realizadas desde hace milenios ha través de monjes que, con su propio...

FÁBULA DE LAS 3 PREGUNTAS

FÁBULA DE LAS 3 PREGUNTAS

La fábula de las 3 preguntas que os traemos hoy para reflexionar, establece estas al comienzo. ¿ Cómo las responderías...

47 Comentarios

  1. MIRTA ELENA ZARLENGA

    BUENÍSIMO

    Responder
  2. Anónimo

    gracias!!!!

    Responder
  3. Josephine Peña

    Me encantó

    Responder
  4. nancy

    excelente. cierto

    Responder
  5. ERNESTO MONTERO

    muchas gracias….

    Responder
  6. María

    Hermosa reflexión!! Debemos aprender a valorarnos…

    Responder
  7. Erika Diaz

    Los amo son tan sabios ellos, por eso me gustan los maestro zen ??

    Responder
  8. Cumi Cruz

    El primer amor q tenemos debe ser a nosotros por eso las palabras de afirmación a nosotros son parte de nuestra autoestima

    Responder
  9. Lana Resva

    Hermoso. Hermoso. Quisiera que todos pudieran leerlo.

    Responder
  10. Milca Jemima

    Maravilloso cuento!!!!! Con una hermosa e interesante enseñanza ! Gracias por este valioso regalo!!!!

    Responder
  11. Ruth Mary Mejia Marin

    Que sabia reflexión, somos los unicos que sabemos lo valiosos que somos, no requieremos buscar la aprobación de nadie, ni que nadie nos diga cuanto valemos, las personas nos tratan según lo que reflejamos.

    Responder
  12. Ruth Saffadi

    Que sabías reflexión. Tenemos q aprender a querenos y repertando más a nosotros mismo . Para saber q nosotros valemos x si solo y no actuar como ellos quieren.

    Responder
  13. Teresa Roa

    Excelente cuento…. permiso para compartir…gracias.

    Responder
  14. cbcn

    Es bonitos si, pero es un tema muy extenso para reducirlo a un cuento….el tasador, el maestro, el estudiante, la situación alrededor…
    No vendes por los mismos motivos, no tienes buenos maestros y quien te valora no se da valor o se da demasiado, porque se considera intocable.
    Cada persona tiene unas lecciones que aprender y no sólo el estudiante, sino todo el alrededor, forma parte de un engranaje para ese aprendizaje. Tenemos conceptos muydiferentes del maestro, que se dapor hecho que sabe más que tú. ( has pensado que tu eres maestro de TU maestro? ) Todos nos reflejamos y todos hemos venido a aprender.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *