¿TE ALEJAS DE UNA RELACIÓN PERFECTA? El síndrome de Avellaneda

relación perfecta

Escrito por evolucion

06/08/2017

El síndrome de Avellaneda: la razón por la que te alejas de una relación perfecta

Todo marcha a la perfección cuando de repente, sin saber exactamente por qué, decides huir de una relación donde hasta hace poco no sólo te sentías cómoda, también feliz y profundamente enamorada. Entre la indecisión y el temor a equivocarte, tu cabeza da mil vueltas pensando en los distintos derroteros que puede tomar tu vida y lo costoso que sería tomar una mala elección.

Sin siquiera advertirlo, con más dudas que certezas y en un torbellino de incertidumbre creciente, decides actuar y sin una charla previa, sin escuchar consejo alguno ni finalizar oficialmente la relación, desapareces súbitamente de la vida de esa persona: decenas de flamadas y mensajes sin rastro alguno de ti, citas canceladas ante tu ausencia y un silencio sepulcral se cimbra sobre tu relación.

Se trata del síndrome de Avellaneda, una especie de autosabotaje que afecta directamente a la relación en turno, especialmente cuando ésta se encuentra en su punto más alto y en apariencia, ningún obstáculo parece capaz de poner en riesgo el futuro de la misma. La desaparición repentina de un integrante de la pareja causa una desconexión entre ambos seguida de un estado de incertidumbre que termina por llevar al traste lo que existía entre ambos.

Tal y como ocurre en La Tregua de Mario Benedetti, Laura Avellaneda desaparece misteriosamente de la vida de Martín Santomé luego de una gripe leve. El protagonista de la novela relata en su diario cuán extraña le parece la súbita desaparición de Avellaneda y cuánto la echa de menos, mientras en su mente dibuja distintos escenarios. En la novela del uruguayo Avellaneda muere de una disfunción, pero en la vida real, el distanciamiento causa el fin de la relación en un laberinto de dudas y silencio del cual es imposible escapar.

La causa más frecuente de que uno de los integrantes de la pareja desaparezca de la nada (tal y como ocurre con Avellaneda) es la inseguridad personal que causa un cúmulo de pensamientos negativos que llenan de incertidumbre a quien lo sufre con respecto a la relación. Cuestiones como una preocupación obsesiva por el futuro, subestimarse a sí mismo o a la pareja, creer que no merece compartir la vida con esa persona o la llegada de una propuesta como el matrimonio son las principales desencadenantes del alejamiento repentino.

Para evitar caer en esta conducta, la única solución efectiva está en una comunicación de pareja eficiente, pues sólo a través de una comprensión de las inseguridades de ambos es posible sortear la incertidumbre típica de una relación. Aprender a diferenciar los distintos sentimientos y reconocer que en el amor no existe la perfección también son principios útiles para evitar sabotear una relación a causa de dudas, malentendidos o inseguridades que, en la mayoría de las veces, no tienen por qué afectar directamente a una relación de pareja.

¿Alguna vez te has quedado pasmado ante esa persona que tanto te acerca sin saber la causa? Conoce “Por qué no sabemos qué decir cuando nos habla quien nos gusta”. Descubre uno de los trastornos más extraños que hace creer a todo aquél que lo posee que su vida se trata de una ilusión en “Trastorno de despersonalización: cuando la realidad parece sólo un sueño”.

Más de este blog…

LOS 10 SECRETOS DEL AMOR ABUNDANTE

LOS 10 SECRETOS DEL AMOR ABUNDANTE

¿ Cómo conseguir que ese maravilloso sentimiento hacia otra persona perdure a pesar de las grietas del tiempo, de las...

La Mudanza

La Mudanza

Mi manera de ver el amor, ese amor que surge desde mi corazón hacia la vida y las personas, cuando conocemos a alguien...

AFRONTANDO EL ABANDONO

AFRONTANDO EL ABANDONO

A veces, las personas huyen sin más explicación, dejándonos desolados por una ausencia inesperada que le da un vuelco...

1 Comentario

  1. Consuelo

    y qué ocurre cuando desaparecen tras el primer encuentro del amor? Es infinitamente peor pues tienes la sensación de ni tan siquiera tener el derecho de reprochar nada

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *