SOMOS MAS DE LO QUE SABEMOS

1
2016
somos mas
somos mas

Somos más de lo que sabemos

Dentro de cada uno de nosotros hay una necesidad insistente de aprender, de crecer, de emerger y de hacemos mas y mas grandes.

Laboramos duro en nuestros trabajos, luchamos con nuestras relaciones, impulsándonos a ir más lejos y más rápido y a hacer más con menos.

Pero sabemos a dónde vamos?

La verdad esta en nuestros deseos.

Fijamos nuestro rumbo de acuerdo a lo que falta en nuestras vidas, ya sea amor, paz mental, prosperidad o salud. Miramos al espejo y decimos “por que yo?” o “por que no yo?”.

Preguntamos ¿tenemos algún propósito en la vida? Si lo hay, ¿cual es y que estoy haciendo para alcanzarlo?

Si no hay propósito, ¿Será la vida humana meramente un accidente de la naturaleza? ¿Será totalmente intranscendente todo lo que hacemos en el breve período de nuestras vidas?

Ciertamente existe algo más que conocernos a nosotros mismos y comprender la vida de aquello que vemos en la superficie de la realidad física.

De algún modo aún no estamos allí, donde quiera que allí sea.

Luchamos con nuestros sentimientos y con nuestros pensamientos. A menudo tememos o quizás sentimos rabia, bajon emocional, confusión o fatiga. Queremos ayuda. Queremos ser libres y queremos saber.

También te interesa:  10 técnicas para salvar tu matrimonio

Somos más de lo que sabemos. Tomamos cientos de decisiones todos los días sobre que hacer decir y pensar.

Sin embargo no todas estas decisiones parecen ser hechas concientemente. Podemos preguntar:

¿Por que dije eso? ¿Por que reaccione de esa manera?

Las respuestas están literalmente dentro de nosotros mismos. Somos mucho más que cerebros físicos en un mundo físico.

Somos ciertamente mucho más que sólo conciencia.

Para ponerlo en términos sencillos lo que llamamos la mente tiene tres facetas: el conciente, el subconciente y el supraconciente.

Como luego aprenderemos, somos mucho más que todo eso pero este esquema puede ayudarnos a explicar algunos de nuestros comportamientos que de otra manera resultarían inexplicables.

Nuestra mente conciente es el ego propiamente.

Es la identidad terrenal y la memoria con las cuales nuestra alma se arropa para sobrevivir en la realidad física.

Es el juez, negociador y oculto controlador de nuestras experiencias diarias. La mente conciente es la parte de nuestro yo con la que más a menudo nos identificamos.

También te interesa:  Aligera tu vida

La mente subconciente, si bien no nos damos cuenta de ello, constantemente monitorea y graba nuestros pensamientos diarios palabras y experiencias.

Servilmente recuerda cosas que la mente conciente puede haber olvidado desde hace mucho tiempo.

Aunque la mente conciente es a menudo afectada por el subconciente, ella a su vez tiene la habilidad de programar al subconciente.

Lo que decimos a nosotros mismos y a los demás y lo que pensamos internamente especialmente si tenemos fuertes emociones sobre esos pensamientos y palabras queda registrado en los bancos subconcientes de la memoria.

Lamentablemente el subconciente no tiene juicio. Graba y repite pensamientos, experiencias y emociones negativas de igual forma que las positivas.

Cuantas veces en nuestras vidas nos hemos dicho “Ese trabajo me resulta doloroso o “estoy cansado y enfermo de manejar en este tráfico todos los días.

Y entonces realmente sentimos dolor y nos enfermamos.

La programación puede contribuir también a las alergias, depresiones, disfunciónes y puede interferir con nuestras relaciones y nuestra habilidad de
tener éxito en el mundo.

La programación puede suceder en forma dramática y hasta traumática, en casos de accidente o de abuso.

También te interesa:  TU NOMBRE EN JAPONES

Cualquiera sea la causa, si no mantenemos al subconciente limpio, continuaremos repitiendo y reviviendo la programación de nuestras creencias negativas.

Sin embargo así como esta habilidad de programación puede ser destructiva, también es el camino a la sanación.

De la misma manera como podemos llenar nuestro subconciente con creencias negativas, también tenemos el poder de reprogramar lo negativo y destructivo de nuestras vidas.

¿Y que es lo que nos va a guiar en la programación positiva? La mente supraconciente.

La mente supraconciente es nuestro vínculo directo con lo divino. Muchos lo llaman el Yo Superior.

Jesus lo llamó el “Padre Interno”. Ella mantiene control de nuestro propósito espiritual y nos guía a través de las lecciones de la vida.

Si vivimos sólo y permanentemente bajo la conciencia del ego, a menudo no reconoceremos esta parte de nosotros mismos.

Sin embargo siempre esta con nosotros, tanto si nos damos cuenta de ello como si no.

Renacer del Alma – Desarrollando tu Potencial Cósmico
Robert Detzler

1 Comentario

Responder a Talía Ramírez Ligonio Cancelar respuesta