Podrás tener sobre todo las riquezas del mundo, estar rodeado de las personas más amorosas y vivir instantes maravillosos, pero en ningún momento podrás evitar algunos momentos de aflicción.

Tampoco disfrutarás de tranquilidad cuando encuentres a la persona que te acompañe a ser feliz, sino a partir del día en que tú decidas convertirte en alguien que llene de felicidad a todos los que te rodean.

Al pasar de los años, solo llega a ser feliz quien procuró evitar las heridas del sufrimiento, y cuando las recibió supo cómo sanarlas de inmediato. Y también quien aprendió a evitar la repetición de sus mismos errores.

Vivir la vida con felicidad, es crear y conservar relaciones saludables, es atreverse a poner reglas a nuestras acciones, límites a nuestros sentimientos, y saber escoger amistades sin conflictos. Pero antes que nada, aprender a aplicar la compasión en lugar de abusar de los demás.

Deja de buscar la felicidad en cosas, momentos o personas, y empieza a cambiar para disfrutar de tus nuevas actitudes. La felicidad es una decisión personal, es mantener siempre una actitud positiva a pesar de las circunstancias adversas.

También te interesa:  El gran cambio dimensional y como éste nos afecta

La felicidad, aunque sea fingida, se convierte en un poderoso imán que atrae la felicidad. En cambio, la desolación siempre estará llamando a la fatalidad. Tú decides.

Podrás tener sobre todo las riquezas del mundo, estar rodeado de las personas más amorosas y vivir instantes maravillosos, pero en ningún momento podrás evitar algunos momentos de aflicción.

Tampoco disfrutarás de tranquilidad cuando encuentres a la persona que te acompañe a ser feliz, sino a partir del día en que tú decidas convertirte en alguien que llene de felicidad a todos los que te rodean.

Al pasar de los años, solo llega a ser feliz quien procuró evitar las heridas del sufrimiento, y cuando las recibió supo cómo sanarlas de inmediato. Y también quien aprendió a evitar la repetición de sus mismos errores.

Vivir la vida con felicidad, es crear y conservar relaciones saludables, es atreverse a poner reglas a nuestras acciones, límites a nuestros sentimientos, y saber escoger amistades sin conflictos. Pero antes que nada, aprender a aplicar la compasión en lugar de abusar de los demás.

También te interesa:  El significado del desorden en nuestro hogar

Deja de buscar la felicidad en cosas, momentos o personas, y empieza a cambiar para disfrutar de tus nuevas actitudes. La felicidad es una decisión personal, es mantener siempre una actitud positiva a pesar de las circunstancias adversas.

La felicidad, aunque sea fingida, se convierte en un poderoso imán que atrae la felicidad. En cambio, la desolación siempre estará llamando a la fatalidad. Tú decides.

17 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here