Muchas personas nos preguntan como sanar al niño interior, despues de los dos capítulos que publicamos ayer sobre las heridas de la infancia que te impiden ser tu mismo.

Pues esta podría ser la tercera parte de las publicaciones dando una solución a la pregunta que nos formuláis. Seguramente habrán opiniones para todos los gustos, pero a mi esta mujer me marco ya con el primer libro que leí, me comenzó a ayudar a sanar mis heridas. ojala también sane las vuestras.

He descubierto que el trabajo con el niño interior es sumamente útil para curar las heridas del pasado.

No siempre conectamos con los sentimientos del asustado pequeño que llevamos dentro.

Si en tu infancia sentiste mucho miedo y angustia, y ahora te castigas mentalmente, continúas tratando a tu niño interior de la misma forma.

Sin embargo, él no tiene ningún otro sitio adonde ir.

Es necesario que superes las limitaciones de tus padres. Necesitas comunicarte con el pequeño, que se siente perdido. Tu niño interior necesita saber que tú lo amas.

Tómate un momento ahora mismo y dile que te interesas por él: «Te quiero.

Me importas.

De verdad te quiero». Tal vez le has estado diciendo esto a la persona adulta que llevas dentro. De modo que empieza a decírselo también a tu niño.

Imagínate que le coges la mano y ambos vais a todas partes juntos durante unos días. Verás las felices y alegres experiencias que podéis tener.

Necesitas comunicarte con esa parte de ti mismo.

¿Qué mensajes deseas escuchar?

Siéntate en silencio, cierra los ojos y habla con tu niño interior.

Si te has pasado 62 años sin hablar con él, es posible que tengas que insistir unas cuantas veces para que el niño realmente crea que quieres hablarle.

Insiste: «Deseo hablar contigo. Deseo verte.

Deseo amarte».

Finalmente lograrás la comunicación.

Es posible que veas al niño dentro de ti, que lo sientas, que lo escuches.

La primera vez que hables con tu niño interior puedes comenzar por pedirle disculpas.

Dile que lamentas no haber hablado con él o haberle reprendido durante todos estos años.

Dile que deseas compensar todo el tiempo que habéis estado separados.

Pregúntale qué puedes hacer para hacerle feliz, y de qué tiene miedo. Pregúntale qué desea él de ti.

Empieza con preguntas sencillas; obtendrás respuestas.

«¿Qué puedo hacer para hacerte feliz? ¿Qué te gustaría que hiciéramos hoy?»

Por ejemplo, le puedes decir: «Me gustaría salir a caminar, ¿qué deseas tú?».

El niño puede contestar: «Ir a la playa».

Así habrá comenzado la comunicación. Persevera.

Si te puedes tomar unos instantes cada día para comunicarte con el pequeño que llevas en tu interior, la vida te va a resultar muchísimo mejor.

Extracto de “El Poder está dentro de ti” – Louise L. hay

 

También te interesa:  Lecciones de madurez sentimental

Artículos relacionados:

Las 5 heridas de la infancia

Las 5 heridas que te impiden ser tu mismo

74 Comentarios

  1. El ejercicio que yo hice lo comparto y fue buscar una fotografía cuando era pequeña ahora tengo 46 años este ejercicio fíe hace 8 años y atrás de la fotografía mencione los logros y la admiración , el amor que le tengo a mi niña interior.

  2. Hola, primero deseo agradecer y felicitar por sus publicaciones que me han sido realmente interesantes, y les pido que si fuera posible me manden cada publicación a mi correo para tenerlas archivadas y con acceso rápido a ellas, por la atención gracias.

  3. tratarlo con toda esa sensibilidad y amor. Ahora es nuestra responsabilidad como adulto amarnos, consentir a ese niño, quererlo, divertirlo, tenerle paciencia, ahora le toca a uno mismo, sanarse y amarse, regalarse algo a uno mismo, y hablar con esa ternura a ese niño interior. Y poder ver alguna situación desde la visión neutral y saber que no tuvimos la culpa y darle un nuevo sentido y utilidad para nuestro crecimiento.

  4. Es doloroso para mí intentar encontrarme con mi niña interior,cada vez que intento hacerlo lloro mucho,sin embargo estos consejos son valiosísimos y ya pronto voy a lograr entablar contacto con ella.Gracias.

  5. yo ya hace mucho tiempo que sé que tengo a mi niña interior, tiene 5 añitos y le hablo con amor porque sé que ha sufrido mucho. Lo que no me he parado a pensar es si me contesta, la he de escuchar y seguro que me contestará, no he estado receptiva, la verdad es que la he estado mimando mucho y queriendo mucho y sigo haciéndolo y pensando siempre en ella. Gracias por esta publicación y podríais hablar más sobre los temas de los maltratos y abusos y abandonos en la infancia y cómo repercuten en nosotros en la edad adulta, he leído el de los 5, pero me gustaría que ampliarais la información, es importante para mí saber porqué, saber en qué se resiente nuestra vida por culpa de esto y qué nos puede llegar a pasar. GRACIAS.

  6. Buenas noches,aquien corresponda,yo padezco d T.O.C dsd hase 23 años,estoy en tratamiento psiquiatrico y psicologico,aparte he ido a retiros,cursos,talleres,etc. Y no logro encontrar paz en mi interior,sufro mucha depresion,aparte padezco una fobia,podrian recomendarme algo alternativo,se los agradezco. Bendiciones

  7. Excelente y dura realidad. Hablar con nuestro niño que permanece con miedo o enfadado es la forma de cerrar todas las heridas internas. No sólo has de hablar con el. También con aquellas personas mayores que marcaron nuestra infancia y que sin saberlo pudieron hacer daño al niño. Comunica con todos e inicia una nueva etapa llana de amor hacia el niño. El lo agradecerá y como por arte de magia todo el dolor se evapora. Tengo una grabación que hice yo y que hablo con la pequeña Elena. La escuche día tras día y así fue como conseguí verla y hacerla sonreír. Ella sanó, yo también después y comprendí…

  8. Me imagino que la mayoria de las personas que leemos tus articulos somos mujeres, pero puedo equivocarme. Mi lectura seria mucho mas placentera si usaras los articulos femeninos, ej: mi nina interior, communicate con ella…etc. Yo no soy hombre, aunque tengo un lado masculino al cual abrazo, y quiero vivir una vida como mujer y bogar por la validacion de la mujer y la femineidad a todo nivel,y ver esta presencia en lo escrito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here