RECUPERA LA SALUD CON ESTE EJERCICIO ESENIO DE PURIFICACIÓN 

Escrito por evolucion

26/09/2017

Párate en medio de la naturaleza viviente, entre el cielo y la tierra y recupera la bienestar.

Siente la tierra bajo tus pies; siente como la tierra te carga y te sostiene.

Siente el cielo infinito sobre ti; te inspira, te mejora, te eleva.

En el cielo, piensa en el origen de tu espíritu y de tu inteligencia.

En el cielo, piensa en el origen de tu alma eterna, de la más elevada conciencia universal.

En la tierra, piensa en el origen de tu alma terrestre, en tu conciencia individual.

Siéntete como una unión viviente entre las fuerzas del cielo y de la tierra, del infinito y de lo que está en desarrollo.

Arrodíllate en la tierra, y con tu mano derecha cava un pequeño hoyo en la tierra.

Coloca las dos manos juntas sobre tu pecho (el corazón místico), en señal de oración y de unión interna con el cielo y la tierra dentro de ti.

En esta postura sagrada, permite que una hermosa luz, la fuerza, la presencia del cielo, fluya a través de ti: el omnipresente Padre de todos los seres vivientes. Imagina una luz diamantina, transparente como el agua pura.

Inclínate con amor sobre la Madre Tierra, y coloca tus manos alrededor del pequeño hoyo. Inclínate sobre la tierra y coloca tu boca entre tus manos.

Ofrécele con tus palabras a la tierra el agradecimiento del cielo a la Madre Tierra; ofrécele también el agradecimiento de tu corazón y, a través de ello, del corazón de la humanidad.

Pronuncia las palabras:

“Madre Tierra, yo te ofrezco mi agradecimiento con todo mi corazón, y a través de él del corazón de todos los hombres y las mujeres. Que todos los seres que llevas en tu seno protejan, nutran y bendigan todo lo que crece.”

Acuéstate después sobre la tierra y abandónate sobre ella. Que tu cuerpo y tu alma nacidos de ella sean uno con la Madre Tierra y su oculto esplendor.

Piensa y di:

“Madre Tierra, elimina todas mis disfunciónes y mis faltas según tu voluntad, para que pueda recibir la bendición del espíritu divino y trasmitirla a todos los seres vivientes, según tu voluntad”.

Manténte en comunión, en silencio, mientras dejas que la tierra te purifique completamente.

Pónte nuevamente de rodillas y coloca tus manos frente a la rosa solar del corazón.

Piensa en tu espíritu, siente tu alma, y di con tu fuerza vital:

“Con amor y gratitud,

te ofrezco mi amoroso agradecimiento lleno de luz.

A la Madre Tierra, gracias;

al agua de la vida, gracias;

al precioso aire, gracias;

al fuego sagrado, gracias;

a los minerales, gracias;

a las plantas, gracias;

a los animales, gracias;

a la humanidad que camina por el sendero de la evolución, gracias;

a todos los ángeles, gracias;

a la inteligencia cósmica que creó mi pensamiento, gracias;

al océano de amor que creó mi sensibilidad, gracias;

a la vida universal que impregnó mi futuro con la semilla de la individualidad, gracias;

a todos los seres del mundo, doy las gracias en Él, la única Fuente que unifica a todos los seres en su origen y propósito”.

Cruza los brazos sobre tu pecho, inclina ligeramente tu cabeza, y pronuncia la palabra de cierre: “Amén”.

Entonces, rellena de nuevo el agujero que cavaste para hablar con la Madre del mundo.

Más de este blog…

BAILA CON EL ARCO IRIS

BAILA CON EL ARCO IRIS

La alegría de vivir es innata en nosotros, pero a veces nuestros problemas, reales o imaginarios, nos atormentan...

Liberando emociones

Liberando emociones

Todos tenemos emociones a las cuales nos aferramos. Algunas cosas ya no son útiles para nosotros, pero seguimos...

Eligiendo el Patrón del Alma

Eligiendo el Patrón del Alma

Querido Humano, no consideren los estudios después de la vida, en las estrellas y planetas, como algo folklórico o...

23 Comentarios

  1. mirtha astigueta

    BELLISIMO GRACIAS. POR ESTA PAGINA. BENDICIONES.

    Responder
  2. Felipe Jorge Padilla Porras

    Agradecido con la vida y con todos los seres de luz iluminados y ascendidos que nos permiten hacer la la conexión con la Divinidad desde nuestro interior.
    Namaste

    Responder
  3. Sonia

    Maravilloso me gusto mil gracias.

    Responder
  4. Carmen Lavinia Polanco

    Sólo quiero agradecer este gran aporte, que me ayuda a comprender el porqué de de los malestares de nuestros cuerpos. ¡ gracias!
    Bendiciones

    Responder
  5. Gloria Magdalena García Gómez

    hermoso agradecimiento

    Responder
    • Anónimo

      Gracias por compartir tanta sabiduría

      Responder
  6. Anónimo

    Gracias mi Padre Celestial por éste maravilloso Universo.

    Responder
  7. Zoraida Montero

    Precioso!!!. Nuevas enseñanzas que llegan a mi espíritu. Muchas gracias por compartir.

    Responder
  8. Anónimo

    Gracias.gracias.gracias..muy o0ortuno msj.para los tiempos que vivimos..Naamaste!!!

    Responder
  9. Juan *Ignacio Aguilera Babun

    Muchas gracias por tanta enseñanza

    Responder
  10. Anónimo

    Muchas gracias!!! Demasiado belloooo <3

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *