Sólo tú tienes las llaves de tu corazón, no lo encierres…

Sólo tú eliges a quién amar y cómo amarle, no cedas ese poder…

Tienes en el centro de tu ser la mayor fuerza creadora y transformadora, no la estanques….

Al igual que el órgano físico es el motor de tu cuerpo, tu corazón emocional lo es de tu alma, no dejes que sean otros los que elijan tu camino…

Dicen que ” el corazón tiene razones que la razón desconoce” lo que es evidente es que tiene sus propias razones, le parezcan, o no, razonables al resto de los mortales.

No hagas a nadie ” el dueño o la dueña de tu corazón”, ni siquiera a tus propios intereses…. sólo ofrece todo aquello que nace de él, a quién quieras, cuánto quieras y cómo quieras.

Al corazón no se le ponen trabas, ni impedimentos, porque además no sirven de nada… su función es amar y ni tú ni nadie conseguirá convencerle de a quién tiene que amar o de qué manera.

A lo largo de nuestra vida se nos dice a quién debemos amar y a quién no:

  • Debes de amar a tu familia por encima de todas las cosas
  • No puedes amar a ese personaje público, si ni siquiera le conoces.
  • ¿Cómo puedes llorar por cada caracol vivo que introduzco a la cazuela? No digas boberías, un caracol no puede inspirarte amor
  • Ni se te ocurra enamorarte de alguien de tu propio contacto fisico, de distinta raza o credo.
  • ¿Qué amas a Dios? Estás como un cencerro
  • Ya te casaste, se acabó sentir cualquier tipo de amor por una persona de contacto fisico opuesto
  • Y un largo etcétera de absurdos
También te interesa:  TERAPIA CON COLORES PARA CADA ENFERMEDAD

Como ya te he dicho, el corazón es absolutamente sordo a las palabras ajenas y cuanto antes lo aprendas y lo asumas,  menos conflictos albergarás en tu interior.

Existe un camino intermedio, el del respeto mutuo…

Que no seas dueño de tu corazón no significa que no lo seas de tus actos. Tienes el poder, y el deber, de elegir el tipo de vida que quieres llevar, pero del mismo modo que respetas tu libre albedrío, debes respetar y hacer respetar los dictados de tu corazón.

Puede parecer incompatible en ocasiones, pero no lo es.

El verdadero Amor no espera recibir nada, es una energía dadora… sólo necesita dar.

El verdadero Amor va más allá de la dependencia, de la necesidad, del apego, del enamoramiento…

El verdadero Amor es el de la Unión por encima de la cercanía, de los papeles, de las opiniones…

Es incondicional y es puro.

Se basa en la conexión con la esencia más allá de los muros de lo conveniente, de lo aprendido.

También te interesa:  ¿Sabes que es el síndrome de Asperger?

Somos Amor y somos Uno, los caracoles, tú y yo…. y todos los demás…

El hecho de que amemos a determinadas personas, animales o cosas y no a otras, no desacredita todo esto.

Es, simplemente, que de alguna manera, la vibración más semejante entre nosotros nos hace recordar esas verdades olvidadas o contaminadas, bien sea por karmas, bien sea por educación, bien sea por miedo…

Todo aquello por lo que sentimos amor incondicional nos muestra de lo que somos capaces, nos muestra un poquito de esa, nuestra esencia, que es puro Amor Incondicional.

Es por ello que no debemos nunca, nunca, negarnos nuestros afectos, porque son la manifestación de lo más divino que hay en nosotros.

Debemos honrarlos, aprobarlos y agradecerles su existencia porque nos engrandecen, nos dan nuestro sentido de trascendencia.

Debemos reivindicarlos ante cualquiera que trate de adueñarse de nuestro amor de la misma manera que no debemos aspirar a adueñarnos del de nadie.

El hecho de formar una pareja no debe significar nunca la negación del Amor hacia otras personas, porque paradojicamente salimos del Amor.

También te interesa:  6 TÉCNICAS PARA DESENAMORARTE

Si exigimos a nuestro compañero que sólo nos ame a nosotros, estamos intentando privarle del don más grande con el que vino a este mundo, y eso… no es Amor, es Miedo…justo lo contrario.

“Bueno vale, pero a mí me quieres mucho más eh?” Pues estamos en lo mismo… se ama o no se ama… no hay más.

Y si somos incapaces de amar del mismo modo a dos de nuestros hijos, porque con cada persona se establece un vínculo diferente, ocurre lo mismo con el resto.

Podemos esperar que nuestra pareja sólo mantenga relaciones íntimas con nosotros, que envejezcamos juntos y tengamos un proyecto común de vida, eso es obvio. Pero hasta ahí.

Un secretito…la necesidad de que el otro ( bien sea tu pareja o una amistad) nos ame por encima de cualquier otra persona nace de la mayor negación del Amor que pueda existir: el Amor hacia uno mismo…

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here