memorias kármicas y el dolor físico
memorias kármicas y el dolor físico

MEMORIAS KÁRMICAS Y DOLOR FÍSICO

¿ Sufres algún dolor del que no encuentras la causa? aunque no lo creas es algo bastante común, el problema es que muchas veces no buscamos en el sitio adecuado. En el post de hoy te mostramos la relación existente entre las memorias kármicas y el dolor físico.

Las “Memorias Kármicas”. Son memorias, almacenadas normalmente a nivel subconsciente, conectadas a las diferentes vidas y existencias “pasadas” (simultáneas) que hemos tenido, y que, por alguna razón o por otra, se “activan” y se hacen presentes en nuestra vida.

Hay diferentes detonantes para que una memoria de este tipo, que tendría que estar bien guardada y archivada, en su correspondiente forma mental, salga a la superficie.

En general, suele estar causado por un catalizador exterior: Una persona, un evento, una situación, una energía del entorno, que resuena y “vibra” a la misma frecuencia que esa memoria, y por ende, la activa, y la saca del estado “pasivo” y dormido en el que se encuentra.

Al detonarse la memoria kármica, las formas mentales con el contenido de los sucesos acaecidos se ven expedidos a la superficie del cuerpo mental (capa consciente), se condensan o “compactan” y terminan incrustados en la matriz etérea en la parte del cuerpo que resuena y tiene relación directa con el contenido de la memoria.

Cuestión de dejar atrás las cargas que nos limitan

No es la primera vez que he tenido que lidiar con esto que flamamos memorias kármicas (si hay otro término lo desconozco), de hecho, he hecho sanaciones a familiares, compañeros y amigos, donde literalmente un dolor repentino en una pierna, venía asociado a una memoria kármica activada, con escenas que, a visión extrasensorial, tenían que ver con episodios de otras encarnaciones tremendamente dolorosos, desde amputaciones, a piernas quemadas por el fuego, hasta lanzas clavadas en guerras y peleas en el punto exacto del dolor físico actual.

También te interesa:  Clearning para poder canalizar

Las memorias kármicas que han de ser liberadas no suelen ser agradables. Tuve un episodio de lumbago hace algunos meses, cuando dormía a mi hija en brazos, que literalmente detonó un proceso de recuerdo de dolor tanto en mi hija como en mi.

Algún tipo de resonancia energética conjunta en nuestros cuerpos sutiles lo precipitó de golpe. Las imágenes que se me agolpaban en mi visión interna mostraban una escena donde a los dos nos estaban quemando vivos (época de la Inquisición, supongo).

Hubo que sanar a mi hija en una sesión rápidamente, pues se quejaba de un dolor que a nivel físico no tenia contrapartida aparente, luego yo tuve que lidiar con el mío, y sacar las memorias que acababan de activarse por las lumbares.

Duelen Igual

¿Por qué algo que, supuestamente, es un simple recuerdo almacenado en el subconsciente, causa dolores físicos? Por la misma razón por la que mucha gente sufre disfunciónes psico-somáticas.

La relación de la mente sobre el cuerpo es bien clara. Del mismo modo que las disfunciónes físicas influyen en nuestro estado de ánimo y nos causan temor, miedo o preocupación, muchos problemas psicológicos y emocionales causan síntomas físicos.

En términos generales, se entiende que una persona sufre somatizaciones cuando presenta uno o más síntomas físicos, y, tras un examen médico, éstos síntomas no pueden ser explicados por una disfunción médica.

También te interesa:  LLAMAS GEMELAS Y SU ORIGEN CÓSMICO

Además, pese a que la persona pueda padecer una disfunción, tales síntomas y sus consecuencias son excesivos en comparación con lo que cabría esperar. Todo ello causa a la persona que sufre estas molestias, un gran malestar en distintos ámbitos de su vida.

En muchas de estas ocasiones, estamos ante problemas psicosomáticos y las memorias kármicas son parte de ellos.

Energías que caen desde cuerpos superiores

Así, algo causa malestar y duele, porque causa literalmente un problema en el vehículo físico que usamos, nuestro cuerpo.

La energía de la memoria kármica es una forma mental, potente, activada, con su correspondiente carga emocional, que, como ya podéis suponer, no es demasiado agradable cuando hablamos de escenas y memorias de dolor, sufrimiento, tragedia, etc., etc., de las que todos tenemos decenas de centenares de encarnaciones.

Esas formas mentales y emocionales, literalmente causan estragos en el cuerpo etérico, que a su vez, los causa en el cuerpo físico, manifestando el dolor, problema físico o disfunción que recuerda a aquello que sucedió en su momento.

Si han de ser liberadas y extraídas del cuerpo mental y emocional donde están almacenadas (la experiencia, vivencia y contenido de la misma en el primero, las emociones asociadas en el segundo) es porque son realmente de una carga densa y negativa que no ganamos nada manteniéndolas en nosotros.

Pero, como todo, uno no sabe que existen hasta que algo no las detona y las saca a la superficie.

También te interesa:  ¿Qué es ser espiritual?

Tenemos posiblemente miles de ellas, pues por miles de situaciones hemos pasado (estamos pasando) en todas las diferentes encarnaciones que hemos vivido como mónadas y esencia que somos.

El cómo se traen y traspasan memorias de una encarnación a otra, está relacionado con el tema de los átomos simiente, dónde se almacenan y recogen todo lo vivido en los tres niveles inferiores de la personalidad (“el átomo etérico en el plexo solar, el emocional en el hígado, y el mental en la cabeza”) .

Y con el cuerpo causal, el cuerpo que nos da la continuidad de conciencia entre encarnaciones, el único que no se recicla y desintegra y donde nuestra mónada o ser se “resguarda”, como primer envoltorio o cuerpo sutil, en el flamado período entre vidas, cuando hablamos del tiempo de forma lineal.

En resumen, es un tema terapéutico a tener en cuenta. Si uno se fija solo en el problema físico, va a ser complicado sanarlo de raíz, si no se profundiza en las posibles causas no físicas. Una persona con un mínimo de visión interna, posiblemente, al mirarse la zona del dolor o tocarla, empezará a sentir o ver las imágenes de las escenas que lo causaron.

Muchas vidas, muchas historias vividas, muchas cosas almacenadas que, cuando llega el momento, son expulsadas hacia el exterior, para poder ser liberadas, y reducir el enorme peso y carga que estas representan para nuestro avance y camino evolutivo personal.

por David Topi