Inicio Crecimiento personal Los 5 por que de Toyota

Los 5 por que de Toyota

0
3227
5 POR QUÉ
5 POR QUÉ

LOS 5 POR QUÉ

En mi opinión, Toyota –el fabricante de vehículos- aplica muy correctamente una técnica que sirve para conocer el origen de los problemas que se presentan.

Este es el ejemplo que ponen de Toyota en la wikipedia:

• EL PROBLEMA: El vehículo no arranca.

1. ¿Por qué? – La batería está muerta.
2. ¿Por qué? – El alternador no está funcionando.
3. ¿Por qué? – La correa del alternador se ha roto.

4. ¿Por qué? – La correa del alternador fue mucho más allá de su vida de servicio útil y no se sustituyó.
5. ¿Por qué? – No se ha hecho el mantenimiento de acuerdo a lo recomendado en el programa de servicio.

De este modo se llega al origen: no se hizo bien el mantenimiento. Si uno se queda en la respuesta del primer por qué, simplemente pondrá una batería nueva, pero más adelante -y ya que el alternador no está funcionando- se estropeará también y así una tras otra todas las que se vayan colocando. Al mismo tiempo, si uno llega hasta el quinto y comienza a hacer bien los mantenimientos evitará que se estropeen otras piezas. ¿Lo ves claro?

También te interesa:  5 PODEROSAS FRASES PARA VENIRTE ARRIBA

Ahora es cuando tenemos que aplicar esta técnica a los problemas de nuestra vida.

Se trata, lógicamente, de evitar repetir la costumbre de dar vueltas a lo mismo sin avanzar y quedarse sin encontrar respuestas, o lo que es igual de malo: conformarse con un “no lo sé”.

El problema: Estoy abatida.

1. ¿Por qué? – Porque mi pareja me ha abandonado.
2. ¿Por qué? – Porque no era feliz conmigo.
3. ¿Por qué? – Porque no le dedicaba atención.

4. ¿Por qué? – Porque ya no sentía interés por él.
5. ¿Por qué? – Porque ya no estaba enamorada.

Esto es solamente un ejemplo de cómo se puede llegar al origen de lo sucedido.

A veces puede ser necesario aumentar o disminuir el número de porqués. Lo importante es que no nos conformemos antes de llegar a la que sabemos –porque lo sentimos así- que es la respuesta auténtica.

Podríamos llegar a un sexto por qué, cuya respuesta podría ser: Porque él había cambiado mucho y ya no era la persona de la que yo me enamoré.

También te interesa:  Cuando las emociones no se expresan

Y ahora, con esta nueva respuesta, estaríamos aún más cerca del origen auténtico.

Si no se realiza esta técnica, uno se puede quedar en esa respuesta deplorable e inaceptable de “no lo sé”, y se sentirá una víctima que no comprende lo que le ha pasado, y hasta es muy posible que acabará culpabilizándose –que es una costumbre muy femenina- y preguntándose –sin un excesivo interés y sin seguir la técnica- qué es lo que hizo mal para haber acabado sola y abandonada, cuando –en este ejemplo- es evidente que ella no es la culpable.

Conviene, y mucho, preguntarse el por qué de las cosas.

La mayoría de las veces diremos que no sabemos la respuesta y eso no siempre es cierto, simplemente es que no nos apetece meternos en ese proceso de introspección al que tanto miedo tenemos.

Miedo a descubrir algo de nosotros que no nos guste porque nos haga aparentar ser peores de la idea negativa que ya tenemos, pero ya lo he escrito más de una vez: DES-CUBRIR es sacar a la luz

También te interesa:  10 consejos para sentirte mejor contigo mismo

LO QUE YA ESTABA. El hecho de descubrirlo no quiere decir que se nos acaba de incorporar, sino que YA ESTABA pero no éramos conscientes de ello, y SÓLO AL RECONOCERLO Y ACEPTARLO se puede iniciar un proceso de modificación o expulsión.

Un ¿Por qué?, siempre es necesario. Preguntar lo que no se sabe –y obtener respuesta- es el único modo de conocer lo desconocido.

Sin miedo a lo que pueda aparecer, conviene insistir en conocer el origen o la razón de todas nuestras cosas. Es necesario.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

No hay comentarios

Deja un comentario

This site is protected by wp-copyrightpro.com