Las emociones: una fuente de información vital para la vida. Una emoción nos advierte de los peligros. La emociones son como las luces interiores de tu auto. En el tablero, hay una luz para indicarte la temperatura, otra, los niveles de aceite, una aguja que marca los de la gasolina, etc. ¿Qué pasaría si alguno o algunos de esos indicadores se prendieran y tú los ignoraras? ¿Irías con el mecánico para pedirle que los desconectara en vez de que revisará el auto? ¡Ambas cosas serian una locura!

La consecuencia no la podrías pasar por alto, pues, tarde o temprano esa señal se convertiría en un problema mayor y tu auto dejaría de funcionar. ¡Y todo por ignorar las señales!

Lo mismo pasa con las emociones: ellas son las luces y demás instrumentos que te dan aviso de cuando algo está sucediendo en tu vida y, lo más probable es que tenga que ver con algo del ambiente.

Generalmente, sino es que siempre, las emociones son un indicador para calibrar tu relación con los otros, no son independientes de los demás o con el exterior. Estás triste porque tu pareja no te habla; estás enojado con tu jefe por criticar tu informe que te llevó varios días realizar; tienes miedo de que tu amiga se irrite por algo que dijiste; estás alegre porque te dieron la beca… Todo tiene relación con el ambiente.

También te interesa:  Cómo aplicar inteligencia emocional en el lugar de trabajo

Si hacemos caso a cada una de las emociones y comprendemos su mensaje, nosotros podremos gestionar lo que haga falta para satisfacer una necesidad o realizar algún ajuste con algo o con alguien y volver al equilibrio.

Cuando esto ocurra, “la luz” de advertencia se apagará o la “aguja” volverá a marcar los niveles correctos, es decir, que la emoción ha cumplido su función y se disolverá en tu interior al recuperar la homeostásis(equilibrio del organismo), dando espacio a nuevas señales a través de las distintas emociones que te hablarán de nuevas necesidades.

No evadas tus emociones ni tus sentimientos, recuerda que hay emociones agradables o desagradables, no las califiques de positivas o negativas, porque la realidad es que TODAS ELLAS, tienen una función, todas son una importante fuente de información, todas son necesarias para la vida.

Técnica RAIN para la gestión de emociones

En Mindfulness existe una técnica para poder gestionar cualquier emoción agradable o desagradable y abrir espacio para entenderlas todas. La técnica se denomina como lluvia en inglés: RAIN, que son las siglas de casa paso y que nos ayuda a recordarla más fácilmente cuando necesitemos utilizarla.

También te interesa:  REESCRIBIR LA HISTORIA DE TU VIDA

Veamos el significado de cada letra y en qué consiste cada uno de los pasos:

Reconocer: el primer paso es reconocer la emoción que estas sintiendo. Por ejemplo: “reconozco que estoy enojado “.

Aceptar: el segundo paso es aceptar la emoción sin rechazarla, reprimirla, negarla ni juzgarla. Por ejemplo: “Acepto que estoy enojado por lo que ocurrió con mi hermana y no me juzgo por ello”. Identificarla: el tercer paso consiste en identificar la sensación en tu cuerpo. Detenerte unos minutos, concentrarte en tu respiración, observar tu interior y darte cuenta de dónde se encuentra la emoción, cómo se siente. Ejemplo: “siento mi enojo en mis hombros en forma de tensión y en los músculos de mi rostro que también están tensos y calientes”.

No apegarse: el cuarto y último paso consiste en imaginar que sales de la emoción y que la puedes ver separada de ti. Una vez que la puedes “ver” tal vez como palabra, imagen, color, energía o de cualquier otra forma, puedes decir: “yo puedo ver mi emoción, por lo tanto, no soy dicha emoción, soy MÁS QUE ELLA”. De esta manera te puedes separar y desapegar de la emoción, a la cual le has dado el suficiente espacio en tu interior para que pueda darte su mensaje y desvanecerse por ella misma sin que tú tengas que esforzarte por eliminarla. Con sólo mantenerte observando y respirando por unos minutos, podrás observar como se disuelve la emoción en tu interior.

También te interesa:  No nos castiguemos

En resumen, cuando quieras practicar la Atención Plena con tus emociones para poder comprender y descifrar su valiosa información recuerda seguir los pasos de RAIN: RECONÓCELAS, ACÉPTALAS, IDENTIFÍCALAS Y NO TE QUEDES APEGADO A ELLAS, sólo permite que den su mensaje, que hagan su trabajo y, una vez que te hayan ayudado a encontrar el equilibrio emocional, se puedan marchar.

8 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here