Inicio Eneagrama Las 4 Tipologías del Eneagrama

Las 4 Tipologías del Eneagrama

0
482

EL CRECIMIENTO DE CADA TIPOLOGÍA DEL ENEAGRAMA:

– TIPOLOGÍA “UNO”:

Para estimular el crecimiento personal, lo que necesita un “UNO” es ser menos dominado por los dictados de su mente crítica y, con el tiempo, recuperar la sensación de ser un individuo indivisible y completo. Esto significa entender y apreciar que todo aquello que con frecuencia se juzga como “equivocado” es en realidad “diferente” porque se desvía de su ideal imaginado. Los “UNO” deben aprender a observar su mente crítica y separarla de su autoestima. La dificultad no proviene de tener altos estándares o demasiadas normas, sino del poder implacable del critico interno en determinar la autoestima y dictar el curso de su vida.

– TIPOLOGÍA “DOS”:

Los “DOS” deben recuperar su libertad frente a la tiranía de un mundo impulsado por necesidades, que sólo los aprueba y los ama, si satisfacen las necesidades de los demás. Por lo tanto, el desarrollo de un yo separado se convierte en una propuesta difícil. Dado que las necesidades de los demás y los deseos son infinitos, los “DOS” nunca llegan a tener un sentido de su propia libertad y nunca adquieren la capacidad de decidir si desean satisfacer o no las necesidades de los demás.

También te interesa:  Introducción al Eneagrama

Para sentirse libres, los “DOS” deben aprender a dar solamente lo necesario y nada más. También deben aprender a prestar atención a sus propias necesidades, y a recibir de los demás. Usted ( el “DOS”) debe darse cuenta de que, en última instancia, sus necesidades serán satisfechas por un orden universal y que la autoestima no dependerá de ser el agente de satisfacción de los demás. Recién entonces podrá dar con la pura alegría de dar por el simple placer de dar, libremente y con amor.

– TIPOLOGÍA “TRES”:

La tarea de los “TRES” es evitar que la vida se convierta en una sucesión de tareas. Los “TRES” son seres “hacientes”. Así que la simple receta es aminorar la velocidad lo suficiente como para permitir que sus sentimientos puedan aflorar y darse cuenta de que recibimos el amor y la aceptación por ser y no por hacer.

Los “TRES” dependen de la fuerza activa y desconfían estar en estado receptivo. Preocupados por la producción y el éxito, harán lo que es necesario para llegar a la meta, adaptando automáticamente su imagen para convertirse en lo que consideran traerá las recompensas. Aquí es donde entra en juego el engaño . Los “TRES” tienden a tomar atajos y, a veces “manejan” la verdad para lograr el objetivo, lo cual tiene sentido ya que la atención se centra en lograr la aprobación y la creación de una imagen de éxito a través de la realización de tareas.

También te interesa:  Eneatipo 9: Pereza - El pacificador

– TIPOLOGÍA “CUATRO”:

La ironía es que, buscar en el mundo exterior lo ideal, o la profunda conexión emocional, o la total satisfacción donde no hay ausencia de lo primordial, sirve para perpetuar el dilema de los “CUATRO”. La búsqueda correcta, en los lugares incorrectos sólo crea sentimientos de deficiencia y añoranza.

El trabajo principal de los “CUATRO” consiste en darse cuenta que el sentimiento interno de sentirse completo y entero proviene de una aceptación de lo que esta aquí y ahora, de lo que tengo y no lo que me falta – desde lo interno a lo externo, y no de afuera para adentro. Las desilusiones y las deficiencias son una parte de la vida, y no indicadores de las deficiencias del ser.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This site is protected by wp-copyrightpro.com