La gente feliz no daña

La gente no está aquí para colmar las expectativas de los demás, sus reglas, sus mapas. Está aquí para realizar tu propio ser. No puedes complementar a todo el mundo; la única satisfacción posible es la tuya.

De eso trata toda la religión, la religión entera: estás aquí para realizar tu propio ser. Ese es tu destino…
No hay una regla fija en la que haya que encajar, cada uno debe descubrir las suyas propias.

Trata de comprenderlo: sigue aquello que te proporcione felicidad, bendiciones, paz y silencio… Este es el criterio: si eres feliz, entonces eres religioso, aunque no vayas a ningún templo. La religión es rebelión. Es la mayor rebelión de todas, porque se está solo, no hay nadie más, y hay que recorrer el camino solo. Es la rebelión del individuo contra la masa.

La masa es muy, muy poderosa. Puede aplastaros, ya casi lo ha conseguido. La mayoría estan casi idos. Dejarnos con vida es peligroso para la masa porque entonces seguirás tu propio camino, y la masa tiene el suyo, que quiere que tu sigas. La masa quiere que seas oficinista de correos, profesor de una escuela primaria, enfermera de un hospital, y tu voz interior puede que no esté dispuesta a serlo.

También te interesa:  Cuando las penas no sanan, dañan al cuerpo

Puede que tu voz interior quiera ser poeta, o artista, o cantante. Puede que tu voz interior esté llevándonos a ser un Buda o un Chuang Tzu. Pero la sociedad no requiere un Buda, sino un ejecutivo perfecto. ¿Para qué sirve un Buda? Económicamente no tiene sentido, es una carga.

Estás en tan mala forma porque son muchos los que han querido cosas de ti. Si les das a ellos, entonces tú te quedas vacío, pero recuerda nadie puede saber para qué estás aquí; para saberlo debes investigar, indagar interiormente. Eso es el alma. Los nombres difieren, pero el meollo es encontrar el destino auténtico que haz venido a cumplir.

Todo el mundo está mal porque nadie ha escuchado a su auténtico ser. Escuchalo y no hagás caso a nadie más.

Será difícil, deberás perder mucho, se perderán muchas inversiones de todo tipo.

Eso es lo que significa sannyas; es renunciar a las falsas inversiones, es renunciar a los demás, a sus deseos y expectativas, y es tomar la decisión de ser auténtico con uno mismo.

También te interesa:  7 verdades de la vida que a veces olvidamos

Osho