¿Es posible tener demasiado amor propio?

“La gente me pregunta si hay tal cosa como demasiado amor propio. ¿Dónde está la línea, se preguntan, donde empieza uno a ser egoísta o egocéntrico?

Para mí, no hay tal posibilidad. No hay una línea. El egoísmo proviene de la falta de amor propio. Nuestro planeta está sintiendo por esto, igual que los seres humanos, con tanta inseguridad, juicio, y condicionamiento. Si quiero cuidar de verdad de alguien incondicionalmente, tengo que cuidarme así mí mismo. No puedo dar lo que no tengo. Decir que considero a otros antes que a mí mismo no es real y significa que sólo estoy fingiendo.

Cuando estoy siendo amor, no me siento drenado, y yo no necesito que la gente se comporte de cierta manera para sentirme atendido o para compartir mi magnificencia con ellos. Están obteniendo mi amor automáticamente , como resultado de que soy mi verdadero yo. Y cuando no tengo prejuicios sobre mí mismo, trato de esa misma manera a los demás.

También te interesa:  El disfraz Espiritual

Cuando esto salió a la luz para mí, aprendí que es importante no ser demasiado duro conmigo misma si estoy experimentando desafíos. A menudo, el problema no es el conflicto . Más bien, es el juicio que tengo hacia mí misma. Cuando dejo de ser mi peor enemiga y empiezo a amarme más a mí misma, tengo automáticamente cada vez menos fricción con el mundo que me rodea. Me vuelvo más tolerante y flexible.

Cuando cada uno estamos conscientes de nuestra propia magnificencia, no sentimos la necesidad de controlar a los demás, y no vamos a permitir que nos controlen.

Cuando me desperté en mi ser infinito, me quedé sorprendida al entender que mi vida podría ser radicalmente diferente sólo por darme cuenta de que yo soy el amor, y que siempre he sido. Yo no tengo que hacer nada para merecerlo. Al comprender esto significa que estoy trabajando a favor de la energía de fuerza vital, mientras que al actuar o fingir ser amoroso estás trabajando en contra del amor.. Darme cuenta de que yo soy el amor fue la lección más importante que aprendí, ya que me permitió soltar todo mi miedo, y eso es la llave que me salvó la vida “.

También te interesa:  Sanando al niño interior

Anita Moorjani, extracto de Dying To Be Me.