EMOCIONES Y ENFERMEDAD

Solemos tener emociones, pensar una cosa y decir otra, sentir una cosa y hacer otra, no somos coherentes con nosotros mismos por miedo al rechazo, al abandono, a la crítica, a perder el prestigio, al juicio, etc… y entonces enfermamos. El cuerpo grita lo que el alma calla.

La disfunción es un mensaje del alma, un bloqueo emocional que nos advierte que no vamos en la dirección correcta, y se manifiesta en el cuerpo a través de los síntomas para que sanemos.

La mayoría de las disfunciónes tienen un origen emocional (conflictos emocionales), y según sea la emoción, afectará a un órgano u otro del cuerpo, ya que se verán afectados por esas emociones y pensamientos negativos.

Si prestamos atención a nuestro cuerpo, aprenderemos a interpretar esos mensajes. Nuestro cuerpo, al igual que todo, está conectado con el Universo, somos canales de energía, los órganos del amores están relacionados con la tierra (semilla), el vientre con el agua (cordón umbilical- conexión con nuestro Ser), el estómago con el fuego, el pecho con el aire, la garganta con el espíritu, el entrecejo y la cabeza con el cielo.

También te interesa:  Situación actual del planeta tierra

Necesitamos la energía para vivir, por eso tenemos temperatura en nuestro cuerpo, requieremos alimentarnos, beber, dormir, etc… Los órganos van descifrando nuestros sentimientos y se expresan acorde a ello. Estando atentos a las señales de nuestro cuerpo y poniéndonos sobre aviso de que algo debemos modificar, solo tenemos que saber escuchar.

Si tenemos en cuenta la relación de cada órgano con nuestras emociones, nos será más fácil identificar qué nos está ocurriendo y en dónde debemos enfocarnos para restablecer el equilibrio. Debemos tener en cuenta la dualidad, todo tiene su polo opuesto, frío-calor, día-noche, hombre-mujer.

Solamente nosotros mismos sabremos qué lado de la dualidad nos está manifestando la disfunción.

El lenguaje Psicosomático., es un lenguaje de fácil compresión, para comenzar, hay que develar cual es nuestro conflicto interno.

Luego, enfrentarnos a él y transformarlo en paz y armonía para lograr que la sanación tenga efecto.

Un ejemplo muy básico es la cabeza, es nuestro centro de comunicación, el lugar desde donde conectamos con el mundo. Si nos duele, es porque sus arterias se han estrangulado y aceleran el pulso sanguíneo. La sangre transporta nuestros sentimientos (amor, aceptación, ira, odio, rechazo) y a través de las arterias y la vena damos y recibimos amor. El estrangulamiento delas venas de la cabeza suele indicar, por consiguiente una incapacidad para expresar o recibir esos sentimientos.

También te interesa:  4 principios que evitan el auto boicot

“Cada problema físico que tenemos es debido a un modelo mental y o emocional que nos hemos creado”.

Cada dolor, disfunción o problema se genera de acuerdo en todas las emociones y sentimientos reprimidos que nos invaden.
Reconocerlo y tratarlos es la clave para vivir mejor y de manera más bienestarable.