El HIJO es el vivo, muy vivo… retrato del interior de los padres, de ahí que sea su “tesoro más preciado”. Ha venido para enseñarnos todo aquello que no queremos aprender, de lo que huimos, de lo que no podemos soportar mirar y para dar luz a esas creencias que tenemos más arraigadas, hacerlas saltar por los aires y, con ellas, todos los barrotes a los que un día nos dejamos esposar.

Desde que nacen, les estamos transmitiendo todos nuestros miedos a través de nuestras palabras, de nuestro comportamiento, de nuestros hábitos y de cada uno de nuestros silencios.

Les educamos como nos educaron o todo lo contrario. Podemos ser copias o extremos, depende de cada uno. De ahí la importancia de ser conscientes de nuestras reacciones, de la actitud que adoptamos ante las situaciones, de la relación que tenemos con nuestra pareja, con la familia, con las amistades, con los vecinos, con el entorno.

Nuestros niños no hacen caso de lo que les decimos sino de lo que VEN, así es como “se educan”, con el EJEMPLO. Por mucho que le digas a tu hijo que no diga palabrotas, que no insulte, que respete a sus compañeros, que se porte “bien”, que no mienta, que cuide la naturaleza, a los animales, que sea educado, honrado, tolerante, que coma frutas y verduras, que no grite, que escuche, que se divierta, que sea ordenado, que no sea vago, que haga deporte, que se relaje…. , si luego llega a casa y lo que ve es todo lo contrario, ¿cómo te va a hacer caso?

También te interesa:  Disfrazando los enamoramientos

Si tú no haces nada de lo que le mandas, ¿con qué derecho te crees para reclamárselo a él? ¿Quién es el adulto ahí?

Y encima, va y les castigamos. ¡Menuda incoherencia! No entienden nada, se pierden en nuestros líos de cabeza. Ponte en su lugar por un momento. Su mente les está enviando informaciones contradictorias. ¿Qué se supone que se tienen que creer?

  • Si tú no estás bien
  • si estás casado por dependencia, por miedo a estar sola
  • si haces todo lo que los demás quieren para que no te abandonen siéndote infiel constantemente
  • si compras y compras y compras malgastando todo el dinero que te ganas
  • si no eres capaz de ayudarte a ti misma o de solicitar ayuda cuando lo necesitas
  • si trabajas más que vives
  • si no te relacionas con nadie
  • si no te dedicas tiempo
  • si no disfrutas de tu soledad
  • si no te permites Amar y ser amada…

eso es lo que le estarás proyectando y en tu viva estampa se convertirá.

También te interesa:  CREAR SUEÑOS...

¿Te gustaría que tu hijo sintiera, actuara y fuese como tú? ¿Estás orgulloso de ser quien eres? Si la respuesta es NO, ya sabes…

Pretendemos que cambien cuando los únicos que debemos cambiar somos nosotros para que ellos, cuando sean mayores y no tan mayores, no tengan esa necesidad, para que se quieran tal y como son, para que sea auténticos, transparentes, FELICES, para que no tropiecen con nuestras mismas piedras, para que no se disfracen de nadie más.

Todo lo que le estás pidiendo es algo que está dentro de ti

y de lo que no te estás RESPONSABILIZANDO.

En el instante en que lo hagas, ya no hará falta que él, inconscientemente, te lo muestre y te haga de Espejo. Así es como le liberarás de “tus pasados” y de tu historia.

La infancia es la época de nuestra vida que más nos marca. Estamos tan “vacíos” de programas mentales que nos abrimos de par en par a todas las experiencias. Aún no sabemos clasificar “bueno” o “malo”, “correcto” o “incorrecto”, “peligroso” o “inofensivo”. Todo es bonito. Todo es un juego. Todo es divertido hasta que lo externo entra en la partida y les hace tragar todas sus fichas, les hacemos tragar todas nuestras fichas.

También te interesa:  ¿Qué es La Conciencia Cósmica?

Ahí empiezan las vergüenzas, los temores, las ansiedades, el estrés infantil, los bajones emocionales. Ahí es cuando la mente va tomando el control poco a poco y el corazón se va quedando a un lado. Ahí es cuando aparecen las etiquetas, las hiperactividades, cuando nos inventamos enfermedades para justificar un comportamiento que no entendemos, que no sabemos gestionar y del que no queremos hacemos cargo porque “no tenemos tiempo” ni paciencia. Es más fácil meterles un trastorno en su personalidad y así nos deshacemos todos de la CULPA. Una pastillita para que se duerma bien dormido y a casa sin rechistar. ¡Y lo permitimos! Encima, lo permitimos…

¡Buah! Y luego nos quejamos de “cómo está el mundo”. Que si atentados, extorsiones, robos, abusos, maltratos, fascismos, violencia doméstica, adicciones, desfalcos, conspiraciones. ¿Cuánto de esto hay en ti? Míratelo bien, ahora que nadie te ve….

¿Quieres que tu hijo sea Feliz? Empieza por ti. Ni te imaginas la cantidad de dolor y sufrimiento que le puedes evitar.

Y no lo olvides. El que te está pariendo minuto a minuto, es Él, así que trátalo como se merece.

Te está regalando esa vida que tú no ves

23 Comentarios

  1. Suena cruel pero encierra una realidad sanadora que jamás hubiera encontrado por mi misma. Quisiera decir tantas cosas que llegan a mi mente pero no a mi boca, ojalá en otro momento pueda expresarlo. Sólo quiero decirles gracias y claro que me anoto para seguir recibiendo estos consejos tan útiles para la vida.

  2. Muchas gracias por el artículo, me ayuda a entender una situación que secreta dando. Otra vez gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here