Todo en la vida son ciclos que suben y bajan, que se crean, generan una energía y despues se evaporan, desde este post te vamos a contar como funciona un ciclo a nivel interno y porque se regenera o muere. En la apertura de un ciclo que de forma explicativa tomaremos como ejemplo una relación laboral, aunque el mecanismo es aplicable a una relación personal de amistad, afectiva, de pareja etc…

Al inicio de una relación laboral involucramos nuestra energía personal, emociones, pensamientos, conocimientos, expectativas, etc.. A través del tiempo y lo que sucede en esta relación laboral, obtenemos satisfacción, gozo, sufrimiento, triunfo frustración, que depende al final de esta vivencia la energía dominante por cómo termina esta experiencia.

Básicamente el resultado puede ser:

Positivo. Nos sentimos bien, hay un balance psíquico-fisico-emocional positivo por lo aprendido, logrado y resultado material.

Negativo. Hay dolor al final del ciclo porque nos sentimos lastimados por el resultado, no solo sensación de pérdida ó perdedor, sino que es común frustración, rencor y coraje. Hay sentimiento de víctima, empeora la situación cuando hay signos se sed de venganza ó revancha. No hay conciencia de aprendizaje sobre la experiencia.
Que sucede con este final.

También te interesa:  Mi perro no es una mascota, es mi familia

Positivo. Sentimos el anhelo de crecer sobre lo aprendido, se amplia el horizonte, aumenta nuestra autoestima y capacidad de merecimiento, nuestra confianza y seguridad nos llevan a poner nuestro foco de atención en nuevas experiencias de otro nivel. Nuevas circunstancias, personalidades, valores retos nos llevan a un escalón más arriba.

Negativo. Nos quedamos “anclados” a la emoción de la experiencia. Hablamos de ello continuamente, nos justificamos ante los demás de todo lo malo sucedido no fue causa nuestra, sufrimos “victimitis”, cansamos a los demás de hablar del tema una y otra vez sin que no lo pidan (ni les importe!). Se cierran las puertas de nuevas oportunidades. Buscamos nuevas experiencias que como coincidencias son similares a la que terminamos.

Esto es, si nos quejamos de un jefe prepotente, nos encontramos otrooooo igual.

Si nos quejamos de compañeros ventajosos, ahora con diferente nombre nos encontramos a los mismos personajes.

Extrañamente terminamos uno y otro y otro ciclo y se aparecen con las mismas características a aquel que guarda nuestra ancla emocional.

También te interesa:  SIGUIENDO AL CONEJO BLANCO

Todo lo que vivimos en la vida.

Nuestros artículos tratan de aconsejarte y darte a conocer otras vías de salud, pero si aun así te sientes perdido, te aconsejamos que vayas a un medico especializado en tu tema.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here