El efecto Pigmalión

El efecto Pigmalión se produce cuando una persona consigue lo que se había propuesto simplemente porque creyó firmemente que era capaz de conseguirlo. Su efecto es puramente psicológico y puede producirse con carácter positivo, creyéndose uno capaz de alcanzar ese logro, lo cual hace que aumente su autoestima, o con carácter negativo al verse paralizado cuando su autoestima disminuye por creerse incapaz de lograrlo.
El efecto Pigmalión toma su nombre del mito griego en el que el escultor Pigmalión se enamoró de una de sus esculturas a la que bautizó como Galatea, y lo hizo hasta tal punto que la trataba como si fuera una mujer real, como si estuviera viva. Afrodita, Diosa del Amor, al ver la pasión que éste sentía por la estatua hace que cobre vida la mujer de sus sueños. Es el sueño hecho realidad.

Robert Rosenthal, psicólogo de la Universidad de Harvard, a inicios de los años 60 estudia el efecto Pigmalión y demuestra como las expectativas que se tiene sobre un individuo influyen en el comportamiento de éste. En una escuela primaria realizo diversos test de inteligencia a alumnos de entre 7 y 11 años.Simuló que analizaba los resultados y comunicó a los profesores que una mitad de cada clase, elegida totalmente al azar y sin tener en cuenta los resultados reales del test, tenía un coeficiente intelectual muy superior a la media, mientras que la otra mitad tenía una inteligencia o capacidad mediocre. Los resultados de esta investigación arrojaron que aquella mitad de alumnos que se habían “designado” como más inteligentes obtuvieron un progreso mayor al final de curso que la otra parte de la clase. Lo que realmente ocurrió fue que las expectativas de los profesores, la forma de tratarlos sobre la base de su supuesta super-capacidad, había obrado en ellos el “milagro” de la excelencia, transformando y estimulando sus realmente mediocres capacidades. Como el profesorado los consideró inteligentes, les trato como inteligentes, ellos se lo creyeron y efectivamente actuaron como tales. Así queda comprobada la tremenda importancia de las expectativas propias y ajenas en nuestro comportamiento.

Decía Henry Ford: “Si crees que puedes, o si crees que no puedes, en ambos casos estás en lo cierto”. Si nosotros creemos que no podemos, tendremos razón. Si los demás deciden que no somos capaces y elegimos creerles, entonces tendrán razón también. Depende de lo que esperemos que ocurra daremos una orden u otra a nuestra mente para que se prepare a enfrentarse a una situación. En realidad debería carecer de importancia lo que los demás piensen de nosotros, siempre y cuando no actuemos “según lo que nosotros creamos que ellos creen sobre nosotros”.

Si esperas que algo te suceda te va a suceder: La ley de las expectativas establece que “todo lo que con certeza esperes que te pase se convertirá en tu propia profecía de autocumplimiento.”

Una profecía autocumplida es una expectativa que incita a las personas a actuar de forma que hacen que la expectativa se vuelva cierta, que lo esperado inevitablemente ocurra.

-A mí nadie me quiere.

– ¿Qué te hace pensar así?

– Que se que nadie me quiere. Cuando conozco a alguien y me muestro como soy, me rechazan. En general no gusto…

-¿Qué es para ti mostrarte como eres?

-Decir lo que pienso sin que me importe cómo se lo tomen los demás, hay gente a la que no le gusta la sinceridad. Además no tengo por qué soportar el mal humor de nadie ni que me vengan con sus problemas. Tengo mal genio

-¿Puede ser que a veces te muestres arisca y a la defensiva?

-Y como no voy a estar a la defensiva: si nadie me quiere!

La profecía autocumplida nos demuestra cómo nuestro propio subconsciente nos engaña. En la anterior conversación, como ella está convencida de que nadie la quiere actúa a la defensiva, al actuar a la defensiva la gente se siente atacada y se aleja, entonces ella finalmente tiene razón: nadie la quiere. Antes de que existiera el rechazo real ella ya lo estaba esperando. Una vez que una persona se convence a sí misma de que una situación tiene un cierto significado, al margen de que realmente lo tenga o no, adecuará su conducta a esa percepción.

En su libro Teoría social y estructura social, R.Merton en 1948 plantea la siguiente definición:

La profecía que se autocumple es, en un principio, una definición «falsa» de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación, al final, se vuelva «verdadera».

Por tanto, nuestro comportamiento está determinado por la percepción que tenemos de la realidad y por el significado que damos a la situación, más que por la propia realidad.

La teoría de la profecía autocumplida explica que cuando mantenemos una firme creencia respecto a algo o a alguien, acabamos corroborándola. La teoría en si no es ni beneficiosa ni perjudicial, ya que solo dependerá del uso que hagamos de ella; al funcionar para situaciones negativas, también puede funcionar en nuestro beneficio ya que nos permitirá cambiarlas fácilmente y salir de ellas.

Gabriel García Márquez en su relato breve “Algo muy grave va a sucederle a este pueblo” ilustra todo el proceso de una profecía autocumplida:
”Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 19 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:

-‘No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo’.

El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:

-‘Te apuesto un peso a que no la haces’.

Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan:

– qué pasó, ¡si era una carambola sencilla!

Y él contesta:

-‘es cierto, pero me he quedado preocupado de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo’.

Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mamá, feliz con su peso y le dice:

-“Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla, porque es un tonto.

-¿Y por qué es un tonto?

-Porque no pudo hacer una carambola sencillísima, según él preocupado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Su madre le dice:

-No te burles de los presentimientos de los viejos, porque a veces ocurren.

Una pariente que estaba oyendo esto y va a comprar carne. Ella le dice al carnicero:

-‘Deme un kilo de carne’

y en el momento que la está cortando, le dice:

-Mejor córteme dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado’.

El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar un kilo de carne, le dice:

-‘mejor lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas’.

Entonces la vieja responde:

-‘Tengo varios hijos, mejor deme cuatro kilos…’

Se lleva los cuatro kilos, y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata a otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor.

Llega el momento en que todo el mundo en el pueblo está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto, a las dos de la tatempera, alguien dice:

-¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo?

-¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!

-Sin embargo -dice otro-, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.

-Pero a las dos de la tatempera es cuando hace más calor.

-Sí, pero no tanto calor como hoy.

Al pueblo, todos alerta, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:

-‘Hay un pajarito en la plaza’.

Y viene todo el mundo espantado a ver el pajarito.

-Pero señores -dice uno- siempre ha habido pajaritos que bajan aquí.

-Sí, pero nunca a esta hora.

Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo

-Yo sí, soy muy macho -grita uno-. Yo me voy.

Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde todo el pueblo lo ve. Hasta que todos dicen:

-‘Si este se atreve, pues nosotros también nos vamos’.

Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo. Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:

-‘Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa’

y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.

Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, y le dice a su hijo que está a su lado:

-Vistes m’ hijo: algo muy grave iba a suceder en este pueblo “

Gabriel García Márquez

Paloma Hornos
Artículo publicado en el diario LA NOTICIA IMPARCIAL el 9 de Diciembre de 2012

Ver más en: www.gestionemocional.com

Más de este blog…

AFRONTANDO EL ABANDONO

AFRONTANDO EL ABANDONO

A veces, las personas huyen sin más explicación, dejándonos desolados por una ausencia inesperada que le da un vuelco...

CREAR SUEÑOS…

CREAR SUEÑOS…

Consejos para crear sueños y vivir en armonía con nosotros mismos: - Cada día se vuelve a comenzar y a trabajar en un...

Hablar con uno mismo

Hablar con uno mismo

Quien siempre está contigo eres tu. Por eso es necesario hablar con uno mismo. Este tipo diálogo enfoca mejor tu...

39 Comentarios

  1. claudiaaguirre

    Me gustaria recibir mas mensajes delefecto pigmalion por favor

    Responder
  2. HILDA PIZARRO

    NUESTROS PENSAMIENTOS Y NUESTRA PALABRA TIENEN PODER, LO MALO ES QUE DESPUES DE EJECUTAR ESOS PENSAMIENTOS NO ASUMIMOS NUESTRAS RESPONSABILIDADES SINO QUE SE LA ENDOSAMOS A OTRO.

    Responder
  3. claudia aguirre

    Me gustaria Recibir mas imformacion del efecto pigmalion porque me acaba de suceder algo parecido.

    Responder
  4. Jose armas

    A través de la meditación podemos entrar al túnel de Fe

    Responder
  5. Juan

    En realidad el que tu propia autoconfianza aumente las posibilidades de éxito es el Efecto Galatea. El Efecto Pigmalión es complementario y se refiere a que las expectativas que personas de referencia para un individuo tienen sobre este individuo, tienen efecto e influyen en las posibilidades de que logre sus resultados. Independientemente y con más poder que la propia confianza o autoconfianza del individuo (Efecto Galatea).
    Si un entrenador piensa que su pupilo puede lograrlo, esto aumentará las posibilidades de éxito aunque el propio pupilo no tenga mucha confianza en si. Naturalmente si ambos confían las posibilidades son mayores. Pero, si una persona confía en si misma y su entrenador/maestro/padre/jefe no confía en el, es muy probable que su resultado disminuya.
    Por eso es importante que los maestros confíen en las posibilidades de sus alumnos y no tomen decisiones o etiqueten demasiado pronto. Pueden arruinar una carrera, y un jefe un equipo.

    Responder
  6. Juan

    En realidad el que tu propia autoconfianza aumente las posibilidades de éxito es el Efecto Galatea. El Efecto Pigmalión es complementario y se refiere a que las expectativas que personas de referencia para un individuo tienen sobre este individuo, tienen efecto e influyen en las posibilidades de que logre sus resultados. Independientemente y con más poder que la propia confianza o autoconfianza del individuo (Efecto Galatea).
    Si un entrenador piensa que su pupilo puede lograrlo, esto aumentará las posibilidades de éxito aunque el propio pupilo no tenga mucha confianza en si. Naturalmente si ambos confían las posibilidades son mayores. Pero, si una persona confía en si misma y su entrenador/maestro/padre/jefe no confía en el, es muy probable que su resultado disminuya.
    Por eso es importante que los maestros confíen en las posibilidades de sus alumnos y no tomen decisiones o etiqueten demasiado pronto. Pueden arruinar una carrera, y un jefe un equipo.

    Responder
  7. Paloma Hornos

    Gracias Evolución Consciente por hacerte eco de mi articulo publicado en su día. Me complace ver que les ha parecido tan interesante como para difundirlo. También pueden encontrarlo, junto con otros post de desarrollo personal en:
    http://Www.gestionemocional.com

    Responder
    • evolucion

      Muchas gracias Paloma Hornos, he añadido tu pagina en el articulo por si los que les guste leerlo se interesan por mas artículos tuyos. Felicidades, haces muy buen trabajo. Y muchas gracias por dejarme publicarlos!!

      Responder
  8. Karina Cañas Burgos

    Total mente de acuerdo a si es se sueña se imagina como tan real q estas despierta y lo estás viviendo todo está en creer q se puede no sacárselo de la cabeza y hasi será saber y quererlo y asegurar q es de uno q se lo merese y q uno puede y ya está más del 50% logrado lo demás llega solo

    Responder
  9. Carmen Viviana Rivera Mendez

    Las personas con ésta cualidad humana, por lo regular son vendedores, empresarios de ventas al público en general, mercadeadores, políticos en su gran mayoría, etc. Son como el camaleón, ellos utilizan su inteligencia para crear un camuflaje perfecto, personalidad e identidad y en muchas ocasiones su prescencia con el único propósito, de conseguir sus acometidos. LAMENTABLEMENTE.

    Responder
    • Carmen Viviana Rivera Mendez

      LA IDEA CENTRAL ES, IDENTIFICARSE CON SU VÍCTIMA PUES, MAS ALLA DE LA HISTORIA DEL ESCULTOR, HOY DÍA SON CUALIDADES DE DEPREDADORES. Y NO HAGO REFERENCIA EXPLÍCITA A DEPREDADOR SEXUAL, DEPREDADOR EN TODOS LOS SENTIDOS.

      Responder
  10. German Cagua

    Gabriel que buen artículo! Es verdad. Abrazo y recuerdos en casa

    Responder
  11. You Santillan

    Omar Alejandro Lopez Santillan, Anel Lopez, Oscar Israel, Oscar López

    Responder
  12. Ramoni Andujar

    A esto yo le llamo la energia con que tu comiences transmitas.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *