Disfrazando los enamoramientos

En las primeras etapas de muchas supuestas relaciones románticas, es bastante común que las personas vayan disfrazando a personajes con el fin de acercar y retener a quien quiera que el ego perciba ha de ser la persona que “me dará felicidad, me hará sentir especial y satisfará todas mis necesidades”.

“Representaré el papel de quien deseas que yo sea, y tú desempeñarás el papel de quien yo deseo que seas”. Ese es el acuerdo tácito e inconsciente. Sin embargo, representar personajes implica un gran esfuerzo que no se puede mantener indefinidamente, en particular después de que se inicia la vida en común.

¿Qué queda cuando se abandonan los personajes?

Infortunadamente, en la mayoría de los casos no queda todavía la verdadera esencia de ese ser sino lo que cubre la verdadera esencia: el ego desnudo privado de sus máscaras, con su cuerpo de dolor y sus frustraciones que ahora se convierten en ira dirigida principalmente contra el cónyuge o la pareja por no haber eliminado el miedo subyacente y la carencia, elementos intrínsecos del sentido egotista del ser.

También te interesa:  Deje en paz a sus amigos

En la mayoría de los casos, el flamado “enamoramiento” es una intensificación de los deseos y las necesidades. Nos volvemos adictos a otra persona, o mejor, a la imagen que hemos fabricado de ella. No tiene nada que ver con el verdadero amor, el cual no conoce la carencia.

El español es el idioma más honesto con respecto a las nociones convencionales del amor: te deseo significa a la vez “te deseo” y “te amo”, pero ésta última expresión, en la cual no hay esa ambigüedad, rara vez se utiliza, quizás porque el amor verdadero es igualmente escaso.

Eckhart Tolle.