El llanto ha llegado naturalmente a nosotros desde el día en que nacimos.

Vinimos a este mundo llorando, nos enfrentamos a la experiencia más traumática de nuestra vida que es abandonar la calidez, confortabilidad y seguridad del vientre materno, llorando con todas nuestras fuerzas…

Y ese primer llanto iluminó la cara de nuestra madre, del doctor, porque llorar significaba : ESTÁ VIVO

Cuando éramos bebés, llorabamos cuando teníamos hambre, sueño, estábamos cansados, frustrados, sucios,…

A medida que crecimos un poco más, nuestras lágrimas rodaron cuando nos sentimos ignorados, asustados, amonestados por adultos, o nos caíamos.

Las lágrimas no duraban mucho tiempo, y en pocos minutos estábamos de vuelta a nuestros normales, curiosos, activos “yoes” infantiles.

Pero ¿qué sucedió mientras fuimos creciendo? Hemos aprendido a reprimir nuestras emociones. No mostrar nuestra decepción o dolor tan fácilmente. Nos hicimos grandes chicos y chicas grandes, y nuestros padres y maestros nos recuerdan una y otra vez parar de llorar por esto o aquello y ser valientes, o para ser más exactos ser piedras.

No somos piedras, somos humanos, con nuestras emociones… generamos lágrimas por algo y para algo. Hoy descubriremos los 5 grandes beneficios de dejarse llevar, de derramar las lágrimas que broten de nuestro interior.

1. Llorar significa Asumir. No sanaremos ninguna herida del alma si no asumimos que la tenemos, asumimos la tristeza cuando lloramos, asumimos que ese ser querido ya no está con nosotros, asumimos nuestra frustración por no haber conseguido nuestro objetivo, asumimos nuestra condición humana cuando lloramos tras sufrir un accidente, un golpe, una enfermedad….

También te interesa:  MENSAJE DE UNA MADRE A SU HIJO

Es cuando asumimos todo ello, cuando salimos de la negación, cuando lloramos. Y asumir es el primer paso para la curación.

2. Llorar significa Darnos Permiso. Cuando permitimos que nuestras lágrimas salgan de nuestros ojos, nos estamos dando permiso para Sentir, para Ser. Nos concedemos el derecho a ser vulnerables, a sufrir… Damos permiso a nuestras emociones para que se manifiesten. Nos damos permiso para ser tan Valientes como para que alguien nos juzgue como cobardes.

3. Llorar es también liberarnos. Liberarnos de las pesadas cargas que a veces tenemos que portar, liberarnos de la tristeza, del dolor, del rencor, incluso del amor no correspondido. Es una catarsis para evitar pudrirnos desde dentro, no puede florecer nuestro corazón si lo regamos con agua salada, saquémosla fuera y que con ella se vaya la angustia, el dolor, la pena…

4. Llorar es empatizar con los demás, es dejarse cuidar, es dejarse amar. No estoy hablando de llorar para conseguir la atención, estoy hablando del llanto genuino, del que sale de una emoción herida, del que desgarra.

También te interesa:  Lo que necesito y lo que deseo

Ante esas lágrimas las personas cercanas se estremecen, encontramos en ellos una ternura y un calor que no se da en situaciones normales cuando todos andamos con nuestras máscaras de invulnerabilidad por la vida.

Es el amor que proporciona la empatía pura, el reconocimiento de esa parte de todos nosotros que en algún momento fue herida, no es ponerte en los zapatos del otro sino en tus propios zapatos, esos que alguna vez también calzaste.

5. Llorar tiene beneficios fisiológicos. Nos hemos ocupado hasta el momento de los beneficios psicológicos, emocionales y sociales del llanto, pero eso no es todo. También nuestro cuerpo resulta beneficiado por las lágrimas.

Llorar nos ayuda a :

  •  Soltar la tensión y las toxinas de las tensiones emocionales del cuerpo. Después de una buena bronca, ¿no nos sentimos todos un poco más ligeros?
  •  Las lágrimas que fluyen por la emoción, en realidad contienen mayores cantidades de proteína y beta endorfina – analgésicos naturales. Las lágrimas también matan las bacterias, lubrican los ojos y nos ayudan a ver mejor. Actúan como humectante asegurándonos la humedad necesaria para el buen funcionamiento del ojo.
  •  Los que lloran más a menudo que otros reportan menos enfermedades físicas que aquellos que la mantienen en su interior. No hay que olvidar que un gran número de enfermedades se dan por motivos somáticos.
  •  Ayuda a calmar tus pensamientos  y trae paz. Podemos ver la situación más claramente y con calma después de una buena sesión de llanto.
También te interesa:  6 SÍNTOMAS DE CARENCIA EMOCIONAL EN NIÑOS

Ser fuerte y valiente no se trata de la supresión de las emociones. Se trata de la claridad, la voluntad de enfrentar lo que la vida ofrece a nuestra manera. Y conociendo el poder de la catarsis.

Así que la próxima vez que sientas que las lágrimas brotan, ve a buscar la caja de pañuelos y llora con todo tu corazón.  Cómo cuando viniste a este mundo llorando a pleno pulmón: ¡ESTOY VIVO!

Nuestros artículos tratan de aconsejarte y darte a conocer otras vías de salud, pero si aun así te sientes perdido, te aconsejamos que vayas a un medico especializado en tu tema.

10 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here