NUESTRO DERECHO A NO SER MADRES

24
222
NUESTRO DERECHO A NO SER MADRES
NUESTRO DERECHO A NO SER MADRES

En este post volvemos la mirada hacia algunas de las presiones que siguen sufriendo las mujeres en torno al ejercicio o no de su maternidad, porque tenemos el don sagrado de la maternidad responsable y con él nuestro derecho a no ser madres o a tener tantos hijos como podamos asumir…

De los muchos estigmas que siguen cargando las mujeres, quizá el más duro sea el que acarrean las mujeres que libremente deciden no ser madres.

Es como el último reducto de las actitudes patriarcales y continúa en el inconsciente colectivo de hombres y mujeres.

Se acusa a estas mujeres de alejarse de su femineidad, cuando no, directamente, aparece cuestionada su identidad sexual.

Se busca un porqué a su “extraña decisión” aunque no ocurre lo mismo cuando es el hombre el que decide no tenerlos.

Se les tilda de egoístas y desnaturalizadas, de no querer ( como si de un delito se tratase) cambiar su modo de vida.

Incluso se plantea si poseen algún tipo de tara, bien genética, bien psicológica, que les impida oír la llamada del reloj biológico que, por supuestísimo, tiene que estar animándolas a traer más niños a este mundo superpoblado.

Incluso, quienes hacen un ejercicio mental de traspasar la norma colectiva, les felicitan por su “valiente decisión”, que no deja de ser una discriminación, positiva, pero discriminación, porque no se suele felicitar al hombre por semejante decisión.

Va siendo hora de normalizar la situación, va siendo hora de entender y reivindicar que ser madre o no es una decisión tan personal e intransferible como cualquier otra en la vida, que nos encontramos simplemente ante mujeres, sin adjetivo añadido.

Ni son más valientes ni menos, ni más egoístas ni más altruistas, ni más feministas ni menos femeninas.

Mujeres que deciden ejercer su derecho a decidir sobre sus vidas, algo que debería constituir la normalidad.

Otras decidimos ser madres, pero también nosotras cargamos con el peso de los estándares de la MATERNIDAD, si, la que se escribe con mayúsculas, la que tiene unas normas tácitas bajo las que somos continuamente examinadas y juzgadas.

Si decidimos tener un único hijo, el ejercito del bien se nos echa encima insistiendo, a la mínima de cambio, conque DEBEMOS darle un hermanito…

Si decidimos no amamantar a nuestros bebés somos tan egoístas y desnaturalizadas como las que deciden no traerlos, o incluso peor, porque habiéndolos traído les negamos el elixir de oro ( poco importa que tu leche sea o no de calidad, eres mala malísima)

Si decidimos trabajar cuando el bebé es pequeño y tiramos de guardería se nos mira de reojo, pero como osemos a llevarlos a guarderías para disfrutar de un tiempo a solas, entramos de inmediato en el CLUB DE LAS MALAS MADRES, e incluso podemos escuchar algo así como:

-PUES NO HABERLO TENIDO…

Para echarse a reir… porque evidentemente, quién dice eso es quien lleva desde que te emparejaste por primera vez preguntándote cuándo vas a tener hijos…

Complicadillo, ¿no?… No os preocupéis, os dejo un listado de cómo ser una MUJER como nuestro género manda.

  • Desearás ser madre por encima de todas las cosas
  • No dejarás, bajo ningún concepto, a tu pobre hijo sin el inigualable amor de un hermano ( que se lo digan a Caín y Abel)
  • Amamantarás a tu bebé bajo cualquier circunstancia ( pero serás cuidadosa de no ofender a nadie mostrando tus senos en público)
  • No trabajarás hasta que el niño vaya al colegio salvo imperativo económico
  • No dejarás a tu pequeño a cuidado de nadie para realizar actividades propias
  • Queda terminantemente prohibido olvidarse de preparle el almuerzo para su recreo.
  • Vivirás pendiente del wassap de mamis para consultar los deberes que tu hijo olvidó anotar.
  • Jamás ( casi hasta que se independicen) saldrás una noche de fiesta sin sentirte terriblemente culpable y, por supuesto, madrugarás, con resaca o sin ella, para prepararle el desayuno y llevarle a su entrenamiento.

Veis como no era tan difícil… Sólo hay que ser MUJER…

Tristes, y no tan exageradas, ironías aparte, la mujer sigue en el ojo de la crítica social en función del ejercicio de su maternidad.

Lo más increíble de todo esto es que, rara vez, esta presión viene por parte de los hombres, salvo que estén implicados en el proceso.

Es como un virus inoculado a lo largo de la historia, que se activa en la doble X de nuestro ADN. y que nos hace víctimas y verdugas de nuestro propio género.

Es el juicio de mujeres que tragaron con la norma no escrita y que castigan a las que optan por decidir si quieren o no ser madres, de cuántos hijos, y qué tipo de maternidad quieren ejercer.

Y eso, amigas mías, debemos frenarlo….aunque sólo sea por nuestras propias hijas…

Compartir
Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que necesitan ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

24 Comentarios

  1. Es una decisión personal. Si se tiene pareja que está de acuerdo con ese deseo, esta bien; los problemas llegan cuando la pareja sí quiere tener hijos. Cuando se toma esa decisión tan tajante, se es joven, y no se analiza a futuro. Es duro quedarse sola en el mundo cuando todos los parientes y la pareja se mueren.

  2. “El feto es una parte del cuerpo de una mujer, y es también un parásito que la explota” Simone de Beavoir.
    Toda persona está en su derecho a elegir su vida sin ser coaccionada en sus decisiones.
    Está por ver si el feminismo, la ideología de género y las políticas de igualdad, todo ello subvencionado e institucionalizado, que promueve la no maternidad, so formas de coacción de la libertad de elección.
    Ser libre significa elegir, no estar condicionado ni por las modas, ni por las políticas sociales.

    • Literatura feminista, sus motivos, y sus contradicciones.

      Al final de este artículo, es interesante desatacar la frase final, dice así:

      “Y eso, amigas mías, debemos frenarlo.., aunque sólo sea por nuestras propias hijas.”

      Y bien, la pregunta es, si el artículo, mediantes sus giros literarios, información panfletaria, y realidades de la maternidad, fomenta la no martenidad ¿Cómo puede pedir la no maternidad en honor a unas hijas que no ha tenido?

      Es un despropósito, una contradicción, y un aborto de la naturaleza humana.

      Puede pedirse la no maternidad, pero no para las hijas que no se han tenido.., pues si es para la hijas ya nacidas, entonces esto tiene un nombre: eugenesia social.

      • Lamento haberme explicado mal, soy madre y en absoluto pretendo reivindicar la maternidad, sino la libre elección de ejercerla o no y en las formas quecada mujer considere oportunas lejos de la presión social. La última frase era una especie de ironía, de veras lamento haber transmitido otra sensación.

        • Te has explicado muy bien y es muy fácil de entender lo que has escrito, pero hay quien con tal de opinar, ni lee, además hombre, que es muy entendido el en maternidad, no mas comentarios…..

  3. No había leído este blog antes y no sé si se trata de opiniones subjetivas y personales, que si es el caso entiendo que descargues tu rabia con estas ideas cruzadas que se argumentan en tu propio cansancio. La maternidad se planta en el jardín de los horrores. Eso es una realidad y las nuevas madres se encargan de hacérnoslo saber a diario.
    La conexión madre-hijo por encima de la del padre es una cuestión biológicamente salvaje y animal. No vale entrar a atacar al masculino en una situación donde poco puede hacer mientras el nuevo ser humano entiende que hay dos o más para cuidarle, no sólo la barriga de la que salió.
    Y Luego de tus críticas a como trata la sociedad a las madres y no madres me encantaría que tu cierre hubiese sido invocando a la libertad y al instinto único y personal que tenemos cada quien, no haber dejado caer la fría carga sobre nuestras futuras hijas.

  4. Yo soy de las que no le nace y no quiere soy mujer y mi genero no se basa en eso…. bien por.las que quieran y puedan bien por las que no como yo bien por todas con sus decisiones de vida
    Mal por la sociedad hipocrita opresora y convenenciera

  5. Primero Feliz Navidad a todas.Segundo,este mundo fue hecho de manera que no se encasille a las mujeres,en tal y otro modo.El no querer ser madre,es una desicio’n personal,que no cambia en nada al ser Huma
    no y persona que es.
    Por otra parte,no poder tenerlos,no te coloca en ningún casillero,no se puede y no se puede no más, es por eso ,que se presentó, hace más de treinta años,dependiendo el país.La opción de la adopción, que si bien no es lo mismo,es lo mismo porque si Tomás la responsabilidad de adoptar, “es tu hijo”.Gente ,estamos culminando el 2016,en donde las parejas de mismo acto amoroso,para ser padres adoptan,teniendo en cuenta su status económico,en países del mundo,que tienen una empresa de compra y manejo biológico de embriones,así como también la posibilidad de guardar tus óvulos jóvenes,a fin que puedas realizar te y en una edad ,adecuada vuelvas y puedas embarazarte
    Por lo tanto,cuál es la historia???? Saludos desde Asunción Paraguay

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here