Este emotivo post esta dedicado a todas las madres que sienten que sus hijas ya no les necesitan para nada, pero aun así tiene tantas cosas que decirles… Carta De Una Madre A Su Hija Adulta

Querida Hija:

Sé que ahora que eres una hermosa mujer adulta, ya no requieres mi consejo y has aprendido tomar tus decisiones por ti misma. Sin embargo, como siempre seré tu mamá, siempre te tengo en mi corazón, hay cosas que me gustaría decirte que pueden servirte en la vida. O tal vez no, también es posible veas algunas cosas de otra manera.

No obstante, quiero que sepas que tu vida no es especial. No me malentiendas, claro que eres especial, lo que quiero decir que el fracaso, los desamores y los problemas, no hacen distinción de personas. Por lo tanto no te desilusiones, ni te deprimas y míralos como desafíos de los que debes aprender.madre e hija

Tu vida no es tuya, al menos no en sentido absoluto. También le pertenece a otros, a todos los que te amamos. Cualquier cosa que te ocurra nos afectará y no hará sentir miserables. Así que no tomes riesgos innecesarios, y cuida de tu existencia como de un templo.

También te interesa:  CON TU ACTITUD CREAS TU REALIDAD

Sé humilde en la vida. Reconoce que no los sabes todo. De hecho nadie los sabe, pero siempre se puede buscar ayuda y consejos de los que sí. Busca el conocimiento de las cosas y nunca te arrepientas ni lamentes el tiempo transcurrido.

Antes de formar una familia, viaja y conoce el mundo. Sé que en tu corazón guardas el tesoro de nuestra relación y que algún día esperas reproducirlo con la maternidad. Pero será mejor si disfrutas de ciertas experiencias y te encuentras en ellas con plenitud.

No temas en regresar a tu casa, si las cosas se ponen difíciles. No significa que lo harás como una niñita o alguien derrotado. Solo implica buscar el apoyo que los que te amamos podemos darte.

Valórate tal como eres. Si debes cambiar, hazlo en función de ti misma, nunca de acuerdo a lo que te dicen los demás. Deja dentro de ti la esencia inmortal de lo que eres, que tiene por qué cambiar para nada.

También te interesa:  ADIÓS TRISTEZA, ADIÓS

Jamás aceptes que nadie te mande. Ni la religión ni la política tienen las soluciones definitivas para nadie. Mantén tu libertad de pensamiento y decide los mejor para tu vida con sentido común.

Recuerda que la vida siempre tendrá altibajos, vueltas, algunos fracasos y muchos triunfos. Siempre tendrás mi amor incondicional. Eres lo más valioso para mí. Te Amo.

41 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here