Aunque no lo parezca el miedo es una de las emociones que más útiles nos resultan aunque muchas veces se vuelva en nuestra contra, en este post te descubrimos cómo aprovechar el miedo para tu beneficio personal.

¿Alguna vez has querido hacer algo pero el temor te paralizó? ¿Alguna vez te has enojado contigo mismo por perder una oportunidad, por no actuar ignorando de nuevo tus sueños? ¿Quisieras librarte de tu temor para poder ser feliz?

Hay una forma de hacer esto y no requiere que den grandes saltos de fe…

Pretender ser valientes (cuando no lo son), enrolarse en aventuras o hacer algo que los saque de su zona de comodidad. Son tres pasos que comienzan con el temor porque el temor es la base para crear la felicidad.

Hay que tener siempre presente que los valientes no son los que no tienen miedo ( esos habitualmente son personas inconscientes) sino quien teniéndolos se arman de valor para actuar a pesar de ellos.

Aquí tienen los tres pasos y verán como encajan entre sí:

Paso Número 1. Admitan que tienen miedo y conozcan a qué le tienen miedo realmente. No hace bien pretender que no tienen miedo, eso crea más confusión.

También te interesa:  El gran cambio dimensional y como éste nos afecta

Aun cuando tengan muchos temores, ellos tienen una conexión común que pudiese ser el temor a la crítica, al juicio, a la soledad, a la traición, a la persecución, al ridículo, a la incapacidad, o a demasiado éxito.

Conozcan ese temor y entonces sentarán la base para el Paso Número 2.

Paso Número 2. Identifiquen su ‘recompensa de la felicidad’ para que ser felices tenga valor y que este valor sea mayor que el valor de su temor.

El temor que los paraliza tiene un objetivo, los protege de hacer aquello a lo que realmente le tienen miedo.

No actuarán cuando tienen miedo, así que el valor de ser felices debe incluir una recompensa valiosa y que tenga sentido. Cuando vean el ser felices como una recompensa y una alternativa a tener miedo, están listos para el Paso Número 3.

Paso Número 3. La verdad es que el miedo no nos lo va a poner tan fácil, enseguida aparecerán resistencias.

Estas pueden aparecer en forma de pensamientos ( esas vocecillas que nos dicen lo difícil que va a ser, lo poco que nos lo merecemos, lo egoístas que somos, lo poco prácticos…) pero también de formas mucho más sutiles con autosabotajes de todo tipo, cómo quedarse dormido antes de una entrevista para cambiar al trabajo de nuestros sueños, perder el número de teléfono que nos dio aquel chico tan guapo al que tanto miedo nos da conocer…

También te interesa:  ABANDONAR LA JAULA DE LO QUE NO FUNCIONA

Sea del tipo que sea, reconozcan su resistencia y alinéenla con los resultados que quieren obtener.

Utilizamos frases como ‘pudiera hacer esto pero entonces ocurriría esta cosa más grande, así que no lo haré’.

Estas son declaraciones de pero/así y son muy poderosas porque nos muestran donde es que nos resistimos.

Si las seguimos con una declaración de acción reconocemos el temor y la resistencia y de todas formas, nuestra disposición a actuar.

Suena así: ‘pudiese empezar a buscar pareja de nuevo pero entonces es posible que me encuentre con alguien similar a mi ex, así que me quedaré en casa viendo películas. Como ciertamente quiero una relación, me arriesgaré y comenzaré a conocer nuevas personas’.

No tiene lógica ignorar nuestros temores, pero mantenerlos tampoco la tiene, esto solamente perpetúa la parálisis y nos lleva más profundamente a la desesperación, la inacción, la confusión.

Está bien sentir temor, todos le tenemos miedo a algo, no es útil utilizar nuestros temores para evitar la alegría, la felicidad y actuar.

También te interesa:  EL AMOR HACIA TI MISMO REPARA EL DOLOR DE LA INFANCIA

¿Cuál es su recompensa por permitir que la felicidad entre a sus vidas? Háganla grande y atractiva, importante, que tenga sentido y utilicen sus temores como un escalón para entender en que se basa aquello a lo que temen y ya no tendrán que tener miedo nunca más.

Entonces pueden permitir que entre la alegría a su vida, se sentirán mejores consigo mismos; creen una recompensa de la felicidad que tenga sentido y sea reconfortante; y añádanle felicidad a sus intenciones en la vida.

Feliciténse a si mismos con cada pasito de valentía que den, porque en eso consiste la vida, en ir superándonos poco a poco, pero de manera continuada a nosotros mismos.

Ser conscientes de esto nos aporta quizá la más importante recompensa de felicidad que podamos encontrar, la autorrealización, y al ser algo interno, que no depende de otros, está siempre a nuestra disposición.

 

Con extractos de  Jennifer Hoffman

Nuestros artículos tratan de aconsejarte y darte a conocer otras vías de salud, pero si aun así te sientes perdido, te aconsejamos que vayas a un medico especializado en tu tema.

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here