14 señales de que eres una alma vieja

Las catorce señales de que eres una alma vieja.

Señal numero 1 de que eres una alma vieja

Tiendes a pensar mucho acerca de todo. Siempre estás encontrando un significado más profundo en tus relaciones, interacciones simples con los extraños, y en el mundo que te rodea.

Señal numero 2 de que eres una alma vieja

Vives de la soledad y lo utilizas como un tiempo para reflexionar sobre tu vida y todo lo que sucede en ella. Continuamente buscas una comprensión más elevada y eres increíblemente introspectivo acerca de la vida.

Señal numero 3 de que eres una alma vieja

Siempre has tenido una madurez mucho más elevada para tu edad.
Cuando eras un niño la gente comentaba sobre lo maduro que eras y probablemente vivebas sentándote en la mesa de los adultos, en vez de en la mesa de los niños.No es que no te divirtieras siendo un niño, es sólo que a veces pensabas que las conversaciones de los adultos eran mucho más interesantes.

Señal numero 4 de que eres una alma vieja

Vives de las cosas sencillas, como tomar café y leer las noticias, desayunar con los amigos, cocinar una buena comida, o leer un buen libro.

También te interesa:  12 Señales de que has encontrado tu alma gemela

Señal numero 5 de que eres una alma vieja

Tienes una perspectiva filosófica sobre la vida y ves el mundo en una escala más grande que la mayoría de la gente. Cuando te enfrentas a problemas intentas verlo como una experiencia de aprendizaje y consideras tus trabajas tan sólo como una parte de tu camino.

Señal numero 6 de que eres una alma vieja

No le das mucho valor a la posesión de elementos materiales caros. Encuentras que consigues mucho más de tus relaciones personales y experiencias, que de cualquier cosa que puedas tener.

Señal numero 7 de que eres una alma vieja

Te centras en la auto-realización y gozas con la libre expresión a través de la escritura, el arte, la música, u otras corrientes de expresión.

Señal numero 8 de que eres una alma vieja

Eres sensible y espiritual en la naturaleza. Tiendes a confiar en tu intuición sobre las cosas porque rara vez te equivocas. Simplemente tienes “una sensación” sobre las cosas y puedes leer bien a la gente.

También te interesa:  LA GENÉTICA ESPIRITUAL

Señal numero 9 de que eres una alma vieja

Te sientes conectado con ciertos períodos de tiempo y te encuentras más interesado en el arte, la historia o la cultura de esa década.

Señal numero 10 de que eres una alma vieja

Incluso si tienes un gran círculo social lleno de amigos y conocidos, siempre te has sentido un poco diferente a los demás. Es posible que no pienses necesariamente que eres un solitario pero sin duda estás cómodo estando sólo y entiendes la diferencia entre estar sólo y ser solitario.

Señal numero 11 de que eres una alma vieja

Independientemente de donde vayas, pareces ser el tipo de persona con la que los extraños se sienten inclinados a hablar. Hay algo en ti que hace que otros quieran explicarte su vida a tan sólo minutos de conocerte.

Señal numero 12 de que eres una alma vieja

A veces sientes un sentido de separación entre ti mismo y el “mundo real”. Reconoces que tienes una manera de pensar acerca de la vida en términos de dinero, posesiones, relaciones, etc, y luego está el enfoque convencional de la vida que la mayoría de la gente tiene. No crees que una sea mejor que la otra, sólo son diferentes.

También te interesa:  CÓMO ENSEÑARLES Y PRACTICAR LAS LEYES ESPIRITUALES CON NIÑOS

Señal numero 13 de que eres una alma vieja

Tienes un alto nivel de empatía y aceptación hacia los demás y comprendes la importancia del perdón. Debido a esto tus amigos siempre quieren que les des consejos o te cuentan un secreto que no le dirían a nadie más. Ellos saben que los escucharás sin juzgar.

Señal numero 14 de que eres una alma vieja

Saboreas los momentos de tranquilidad en la vida que pueden parecer anticuados a los demás. Tal vez esto significa ir  a dar un paseo un domingo por el campo o escribir una carta (una carta real, no un correo electrónico) a un amigo que vive al otro lado del país.