; EL VERDADERO AMOR NO ES SUFRIMIENTO | Evolución consciente

Conciencia Emocional

EL VERDADERO AMOR NO ES SUFRIMIENTO

By  | 

Rescatamos en este post un texto de ECKART TOLLE en un intento más de limpiar la verdadera esencia del Amor, que es la vibración más alta y por tanto más pura, para declarar bien alto que el verdadero Amor no es sufrimiento…

Una de las principales tareas de le mente es combatir o suprimir el sufrimiento emocional, lo cual es una de las razones para su incesante actividad, pero todo lo que puede lograr es ocultarlo temporalmente.

De hecho, cuanto más se esfuerza la mente por librase del sufrimiento, mayor es este. La mente nunca puede encontrar la solución, ni puede permitirse dejar que usted la encuentre, porque ella misma es una parte intrínseca del “problema”.

Usted no se librará de este sufrimiento hasta que deje de derivar su sentido de sí mismo de la identificación con la mente, es decir, con el ego.

Entonces la mente es derrocada de su lugar de poder y el Ser se revela como su verdadera naturaleza.

¿Y las emociones positivas como el amor y la alegría?

Son inseparables de su estado natural de conexión interior con el Ser. Los destellos de amor y alegría o los momentos breves de profunda paz son posibles siempre que hay una brecha en la corriente del pensamiento.

Para la mayor parte de las personas, tales brechas ocurren raramente y sólo por accidente, en momentos en que la mente se queda “sin palabras”, a veces disparada por la belleza extraordinaria, por un esfuerzo físico extremado o incluso por un gran peligro. Súbitamente hay quietud interior. Y en esta quietud hay una sutil pero intensa alegría, hay amor, hay paz.

Habitualmente estos momentos se viven muy brevemente, puesto que la mente vuelve a tomar rápidamente su actividad ruidosa que llamamos pensamiento.

El amor, la alegría y la paz no pueden florecer hasta que usted se haya liberado del dominio de la mente.

Pero no son lo que yo llamaría emociones. Reposan más allá de las emociones, en un nivel mucho más profundo.

Así que usted tiene que hacerse completamente consciente de sus emociones y ser capaz de sentirlas antes de poder sentir lo que hay más allá de ellas. Emoción significa literalmente “perturbación”. La palabra viene del latín emovere que significa “perturbar”.

El amor, la alegría y la paz son estados profundos del Ser o más bien tres aspectos del estado de conexión interior con el Ser.Como tales, no tienen contrarios. Esto se debe a que surgen de más allá de la mente.

Las emociones, por otra parte, al ser parte de la mente dualista, están sujetas al juego de los contrarios. Esto significa sencillamente que usted no puede tener bien sin mal.

Así pues, en la condición no iluminada, identificada con la mente, lo que a veces se llama erróneamente alegría es el breve placer habitual del ciclo continuamente alternante del sufrimiento/placer.

El placer se deriva siempre de algo que está fuera de usted mientras que la alegría surge de dentro.

Lo mismo que le brinda placer hoy puede brindarle dolor mañana, o puede abandonarlo, así que su ausencia le traerá dolor.

Y lo que a menudo se llama amor puede ser placentero y estimulante por un tiempo, pero es un asidero adictivo, una condición extremadamente menesterosa que puede convertirse en su contraria en un instante.

Muchas relaciones “amorosas”, después de pasada la euforia inicial, de hecho oscilan entre el “amor” y el odio, la atracción y el ataque.

El verdadero amor no conlleva sufrimiento ¿Cómo podría? No se convierte súbitamente en odio, ni la verdadera alegría se convierte en dolor.

Como dije, incluso antes de que usted esté iluminado -antes de liberarse de su mente- usted puede tener destellos de verdadera alegría, verdadero amor o una profunda paz interior, tranquilos pero vibrantemente vivos.

Estos son aspectos de su verdadera naturaleza, que está habitualmente oscurecida por la mente.

Incluso en una relación adictiva “normal”, puede haber momentos en los que la presencia de algo más genuino, algo incorruptible, puede sentirse.

Pero serán sólo atisbos, que se ocultarán pronto por la interferencia de la mente. Entonces puede parecer que usted tuvo algo muy precioso y lo perdió, o su mente puede convencerlo de que en todo caso todo fue una ilusión.

La verdad es que no fue una ilusión y usted no puede perderlo. Es parte de su estado natural, que puede ser oscurecido, pero nunca destruido por la mente.

Incluso cuando el cielo está cubierto de nubes densas, el sol no ha desaparecido. Está todavía allá, al otro lado de las nubes.

El Buda dice que el dolor o sufrimiento surge por el deseo y que para liberarnos del sufrimiento tenemos que cortar los lazos del deseo.

Todos los deseos son expresiones de la mente que busca la salvación o la realización en las cosas externas y en el futuro como sustituto de la alegría de Ser.

Mientras yo sea mi mente, soy esos deseos, esas necesidades, carencias, apegos y aversiones, y fuera de ellos no hay “yo” excepto como una mera posibilidad, un potencial no logrado, una semilla que todavía no ha brotado.

En ese caso, incluso mi deseo de ser libre o iluminado es sólo otro anhelo de realización o plenitud en el futuro.

Así que no busque llegar a ser libre del deseo o “lograr” la iluminación. Vuélvase presente. Esté allí como observador de la mente. En lugar de citar al Buda, sea el Buda, sea “el despierto”, que es lo que la palabra buda significa.

Los seres humanos han estado en las garras del sufrimiento durante millones de años, desde que cayeron del estado de gracia, entraron en el reino del tiempo y la mente y perdieron la conciencia del Ser.

En ese punto, empezaron a percibirse a sí mismos como fragmentos sin significado en un universo ajeno, separados de la Fuente y de los demás.

El sufrimiento es inevitable mientras usted esté identificado con su mente, es decir, mientras usted esté inconsciente, espiritualmente hablando.

Hablo aquí principalmente del sufrimiento emocional, que es también la causa principal del sufrimiento físico y de las enfermedades físicas.

El resentimiento, el odio, la autocompasión, la culpa, la ira, la depresión, los celos y así sucesivamente, incluso la más leve irritación, son todas formas del sufrimiento.

Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que necesitan ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

12 Comments

  1. Helen Churches

    Helen Churches

    21/05/2016 at 20:33

    Pues eso

  2. Helen Churches

    Helen Churches

    21/05/2016 at 20:34

    El sufrimiento no es amor, es otra cosa

  3. Irfan Nikka

    Irfan Nikka

    21/05/2016 at 20:40

  4. Habitos De Rockefeller

    Habitos De Rockefeller

    21/05/2016 at 21:00

    Gracias 🙂

  5. Ayurveda Atman

    Ayurveda Atman

    21/05/2016 at 21:00

    Awesome!

  6. MIRTA ELENA ZARLENGA

    23/05/2016 at 05:31

    MUY BUENO

  7. Jose Luis Sciesa

    Jose Luis Sciesa

    30/08/2016 at 01:47

    Ufffff es tan cierto lo que dice, hasta estaría en oposición de este artículo diciendo que el artículo mismo puso palabras a mi existencia, a la vida que vivo y que pocos comprenden….

  8. Marina Murillo

    Marina Murillo

    30/08/2016 at 04:02

    Muy. Clara informacion Gracias. Ayurveda Tibetano Por Compartir!!!!!!!

  9. Marina Murillo

    Marina Murillo

    30/08/2016 at 04:03

  10. Antonio Luis Baena Ibañez

    Antonio Luis Baena Ibañez

    30/08/2016 at 09:40

    Mil gracias

  11. Anónimo

    11/10/2016 at 05:09

    Sinceramente no entendi nada. Muy poco claro el texto. Sufrimos porque somos imperfectos. Y creo que con el amor verdadero tambien se sufre.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.