; Una sesión básica de meditación | Evolución consciente

Conciencia Espiritual

Una sesión básica de meditación

By  | 

Ante todo decir que esta sesión de meditación ha sido supervisada por un profesional de psicología.

La diferencia entre el yoga y la vipassana (meditación budista) con respecto a la respiración en la meditación es muy importante.
En el yoga, se utiliza una técnica, llamada pranayama, en la que se ejerce un control de la respiración. Por ejemplo, inspiro lenta y suavemente durante 2 segundos, retengo durante 4, y espiro suave y lentamente durante 6 segundos.
Mientras que en la vipassana, en el ejercicio favorito de Buda, atención a la respiración, donde hay que dejarla fluir libremente, nosotros solo debemos ser concientes de cambios significativos, por ejemplo, hago una inspiración fuerte, espulso el aire lentamente, etc. Es decir, nos limitamos a ser concientes de todo el recorrido de la respiración, anotando mentalmente los cambios que se produzcan, pero sin asirla ni intentar controlarla.

Ambas técnicas tienen sus beneficios, si bien el vipassana es más completa, el pranayama (yoga) tiene una ventaja. No todo el mundo puede sentarse y ponerse a meditar inmediatamente, o podríamos hacerlo pero tendríamos la mente constantemente de un sitio a otro y sería dificil la concentración. Ahí es donde entra la ventaja del pranayama, lo utilizamos para calmarnos, como una antesala a la meditación propiamente dicha. Para calmar la mente y entonces pasamos a la atención cabal.

La sesión tiene una duración total de 20 minutos, con dos partes de 10 minutos, como inicio e incluso como mantenimiento es suficiente. Si bien, para meditadores avanzados se puede quedar corta. Para el resto, nos es suficiente y además debemos intentar aumentar la conciencia en el día a día con cada actividad que hagamos. Recordad, mientras nos cepillamos los dientes, en la ducha, mientras comemos, cuando cogemos el teléfono, visualización de todas las zonas del cuerpo antes de dormir y después de dormir, etc.

Los primeros 10 minutos serían:
Utilizamos una postura cómoda, la cual nos permita tener la espalda recta.

meditacion_posturas
Los ojos es recomendable que queden semiabiertos, para ni caer en la ensoñación, ni estar enfocando la atención en la mirada. Ésta debe derramarse en un ángulo de unos 45º.

Inspiramos lentamente durante 5 segundos, retenemos el aire durante otros 5 y espiramos lentamente durante 5 segundos. Cada persona puede modificar el tiempo a su gusto, como mejor se encuentre, siempre que no se cambien la proporcion 1:1:1

Durante los primeros 10 minutos solo nos vamos a ocupar de mantener la proporción en cada fase de la respiración, tranquilizando nuestra mente y nuestro cuerpo. Calmando los pensamientos y convirtiendo nuestra psique, como dice un proverbio zen, en un estanque calmado donde ahora ya sí podrá reflejarse la luna.

Pasamos a la segunda fase, donde comienza la meditación propiamente dicha:

Pasamos a la atención a la respiración, ya no la controlamos, solo observamos. Al principio tenderá a mantenerse en las mismas proporciones que antes pero poco a poco puede hacerse más lenta e incluso casi imperceptible. Nosotros nos mantenemos solo de ser concientes de ella, si es lenta o rápida, fuerte o débil, larga o corta, solo la observamos, sin juzgar. No nos preocupa que lo hagamos mejor o peor, solo observamos. Si se desvía nuestro pensamiento, volvemos al aquí y al ahora. Nos decimos mentalmente: he vuelto. Y continuamos, de nuevo sin juicios, sin rechazos. Muchas veces apartaremos nuestra atención de la respiración y nos veremos enredados en cadenas de pensamientos, pero no debemos sentirnos mal por ello. De nuevo nos decimos he vuelto y continuamos. Si tenemos alguna sensación, del tipo que sea, solo nos limitamos a decirnos, tengo una sensación agradable, desagradable o neutra. Y continuamos, no atrapamos nada, dejamos que todo se vaya. En esto se basa la atención cabal.

Cuando terminen los 20 minutos, haremos varias respiraciones fuertes y profundas, y desharemos la posura lentamente.

He intentado resumirlo lo máximo posible, aunque de seguro se quedan cosas atras, lo más importante a la hora de meditar, es eso, meditar. La teoría no sirve de nada sin la práctica. De todas formas, más adelante haremos otras sesiones más avanzadas, con más explicaciones.

Para controlar el tiempo, existen apps para teléfonos, por ejemplo, Meditation Helper, deja el movil en modo avión y te avisa del comienzo, mitad y final de la sesión con un sonido de campana tibetana.

Todos disponemos de 20 minutos al día, ya no hay excusa

8 Comments

  1. Betty Arroyo Palmero

    Betty Arroyo Palmero

    13/03/2015 at 19:59

    Namaste

  2. Maria Chacon Martin

    Maria Chacon Martin

    13/03/2015 at 23:18

    Gracias

  3. Lola Lopez

    Lola Lopez

    14/03/2015 at 11:52

    Muchas gracias

  4. Cuauhtemoc Ortega Ochoa

    Cuauhtemoc Ortega Ochoa

    14/03/2015 at 16:42

    Gracias gracias gracias gracias namaste los amo

  5. Sandra de fuentes

    15/03/2015 at 06:42

    quisiera ser inscrita para recibir sus valiosos correos! Muy agradecida por su atención.

  6. Cutty

    07/11/2015 at 19:20

    Deseo recibir vuestras publicaciones
    Gracias

  7. Luis Lino Guevara Sepúlveda

    Luis Lino Guevara Sepúlveda

    04/04/2016 at 10:16

    Gracias .

  8. Daniela Lorenzatti

    Daniela Lorenzatti

    27/07/2016 at 04:18

    Daniela Lorenzatti

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.