; Un viaje interior | Evolución consciente

Conciencia Espiritual

Un viaje interior

By  | 

Alonso Puig, un cirujano y especialista en Inteligencia Humana de la Universidad de Harvard, dio una charla, en la que reflexionó sobre el mundo interior de cada ser humano y como conseguir la felicidad.

Este cirujano empezó su ponencia con estas palabras:
“Estoy aquí para que juntos reflexionemos sobre un mundo muy sutil”. En este sentido, puso dos metáforas que pueden ayudarnos a ser más felices. “No corras, ve despacio, que adonde tienes que ir es a ti sólo”

Las personas tenemos tres capas que debemos explorar si queremos alcanzar la felicidad. Es importante ser conscientes de su existencia para viajar a través de ellas.

La apariencia

Ésta es la primera capa. Con ella ocultamos miedos, desconfianzas, torpezas. Pero “se cuela la sombra”, entendiendo por sombra todo aquello que el ser humano no quiere mostrar de sí mismo. Para controlar esa sombra hay que entrar poco a poco en la meditación profunda y el silencio. Alejarnos del diálogo incesante que tenemos. Así llegaremos a la siguiente capa: el núcleo.

El núcleo
En esta capa está la sombra: aquello que tememos que salga a la luz “porque creemos que no seremos aceptados si lo mostramos”. La primera experiencia con la meditación profunda es contactar con esa sombra. Una vez que la controlemos, podremos llegar a lo más profundo de nuestro ser, que es la tercera capa.

El Ser
Vivimos tan en contacto con la sombra que no nos damos cuenta de que si encendemos nuestra propia antorcha interior tenemos un tesoro de incalculable valor en nuestro ser. El camino para llegar al ser no es corto ni rápido. Lo importante es recordar la frase de Juan Ramón Jiménez: “No corras, ve despacio, que adonde tienes que ir es a ti solo”.

Somos parte de un mismo mar
Tenemos que querer a las personas no por el agradecimiento, sino porque nos importante realmente. Las olas del mar se reconocen entre sí, saben que están hechas de la misma agua. En el ser humano, aunque debería ser así, no ocurre lo mismo, porque entra en juego el ego: la creencia en la separación. Si los seres humanos reconocieran que son una unidad podrían dejar a un lado su ego y alcanzar la felicidad de una manera plena.

El inconveniente, según Mario, es que el ego se origina desde muy niños: “al sentirnos aislados o indefensos, guardamos el recuerdo de ese sentimiento en nuestro cerebro. Concretamente en los núcleos amigdalinos. Cualquier experiencia que vivamos de adultos que incremente esas sensaciones avivará el recuerdo y disparará un mecanismo de autodefensa que no podremos controlar.
Así saltan las alarmas y sale la bestia que habita en nosotros. Incluso aparece la violencia. Y lo peor de todo es que cuando se activan estos mecanismos en el cerebro, se desconectan los de la inteligencia. Es decir, nos volvemos un poco más tontos. Superar esto no es fácil. En este sentido, Mario Alonso Puig sugiere seguir siete pasos budistas para encaminar nuestra vida hacia el respeto a los demás. Wayne Dyer, explica de manera muy clara estos pasos budistas en su libro “El poder de la intención”:

1. No te sientas ofendido
Lo que te ofende sólo contribuye a debilitarte. Si buscas ocasiones para sentirte ofendido, las encontrarás cada dos por tres. Sentirse ofendido crea la misma energía destructiva que te ofendió y que lleva al ataque, al contraataque y a la guerra.

2. Libérate de la necesidad de ganar.
Al ego le encanta dividirnos entre ganadores y perdedores. Es imposible ganar todo el tiempo. Siempre habrá alguien más rápido, más joven, más fuerte, más listo y con más suerte que tú. Tú no eres tus victorias.

3. Libérate de la necesidad de tener razón.
Olvidarse de esto es como decirle a tu ego: “No soy tu esclavo”. Pregúntate: “¿Quiero ser feliz o tener la razón?”.

4. Libérate de la necesidad de ser superior.
La verdadera nobleza no tiene nada que ver con ser mejor que los demás. Se trata de ser mejor de lo que eras antes. Céntrate en tu crecimiento.

5. Libérate de la necesidad de tener más
Por mucho que logres y adquieras, tu ego insistirá en que no es suficiente. Como dijo San Francisco de Asís: “…es en dar cuando recibimos”.

6. Libérate de la necesidad de identificarte con tus logros
Cuando te apegas a esos logros y crees que lo estás consiguiendo tú solo, es cuando abandonas la paz.

7. Libérate de tu fama.
La fama que tienes no está localizada en ti, sino en la mente de los demás, por consiguiente, no ejerces ningún control sobre ella.
Si te preocupas demasiado por cómo te van a percibir las personas te habrás desconectado de la verdadera intención.

9 Comments

  1. josenegro

    02/06/2015 at 22:39

    muy buenos temas,muy importantes,muy instructivos.gracias.

    • Anónimo

      16/08/2015 at 09:24

      Excelente conocimientos! Notablemente de un profundo y superior alcance! Muchas gracia por transmitirnoslo!genera necesidad de mayor conocimientos!gracias gracias gracias!

    • Tete Molinas

      16/08/2015 at 09:28

      Excelente conocimientos! Notablemente de un profundo y superior alcance! Muchas gracia por transmitirnoslo!genera necesidad de mayor conocimientos!gracias gracias gracias!

  2. Miguel Rivas

    07/07/2015 at 19:59

    La frase atribuida al Dr. Puig en realidad es de Juan Ramón Jiménez, autor de Platero y Yo; entre otros: https://www.youtube.com/watch?v=iUjDraw4rnk

    • Anónimo

      03/11/2015 at 06:20

      Si lees todo el artículo, encontraras que dice de quién es la frase. Pero digamos que eso no es lo importante de todo lo escrito. Paz para ti.

  3. Silvia

    03/11/2015 at 06:27

    ?

  4. Irene Beatriz López

    Irene Beatriz López

    30/01/2016 at 00:12

    Maravilloso informe del Dr. Alonso Puig.

  5. Mauricio Galán

    Mauricio Galán

    20/10/2016 at 04:54

    Grande pa… 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.