; ¿TUS POLLUELOS YA VOLARON? RECONSTRUYE TU NIDO | Evolución consciente

Crecimiento personal

¿TUS POLLUELOS YA VOLARON? RECONSTRUYE TU NIDO

By  | 

Uno de los momentos clave en la vida de muchas madres y padres es el momento en que los hijos dejan el hogar familiar, lo que se conoce con el síndrome del nido vacío. Cómo vivamos este momento dependerá de la perspectiva y el significado que le demos: ¿ tus polluelos ya volaron? Tienes dos opciones, reconstruir tu nido y disfrutar de tu propio vuelo o sufrir por ello.

Nos centraremos en la primera opción…

En primer lugar, el hecho de que nuestros hijos abandonen el nido familiar significa que lo hemos hecho bien, que les hemos dotado de los recursos necesarios para buscarse la vida por si mismos, y quizá sea una de las cosas que más felices y realizados deba hacernos.

Ay…pero es que ya no me necesitan… Eso no es cierto y todos nosotros somos hijos, y todos nosotros sabemos que nunca se deja de necesitar a una madre o a un padre. Es el amor incondicional que les ofrecemos, es ese vínculo irremplazable lo que necesitaremos toda nuestra vida, no los cuidados que nos hacen menos capaces de autogestionarnos.

Ay… pero es que ahora no se que hacer…. me sobra tiempo….me sobra silencio….

La vida está poniendo ante ti una nueva oportunidad de descubrirte, de gozarte y de reivindicarte.

Aprovecha el tiempo, el silencio y el espacio que tienes ante ti, para descubrir con qué lo quieres llenar, qué te hace feliz ahora, como quieres vivir el resto de tu vida que vuelve a ser enteramente tuya.

Lo mismo ocurre con la pareja, es tiempo de redescubriros, de disfrutaros, de hacer nuevos planes…

Un artículo publicado en  The New York Times, dice lo siguiente:

Desde los años setenta, los expertos en relaciones humanas han popularizado la noción de “síndrome del nido vacío”, un momento de depresión y sentimiento de pérdida que afecta a los padres, especialmente a las madres, cuando sus hijos se van del hogar.

Pero una creciente investigación sugiere que el fenómeno ha sido malinterpretado. Si bien la mayoría de los padres extrañan claramente a los hijos que se han ido a la universidad, a trabajar o se han casado, también disfrutan de una mayor libertad y de una responsabilidad más relajada.

Y a pesar de la preocupación habitual de que las parejas de larga duración se encuentren con que no tienen nada en común, la nueva investigación, muestra que la satisfacción conyugal, en realidad, mejora cuando los hijos, finalmente, deciden irse.

Si bien eso puede no ser sorprendente para muchos padres, comprender por qué los que se quedan solos tienen mejores relaciones puede ofrecer importantes lecciones sobre la felicidad marital a los padres que aún tienen varios años por delante para tener la casa libre de hijos.

DESCUBRIMIENTO INCÓMODO

Uno de los descubrimientos más incómodos del estudio científico es el efecto negativo que los hijos pueden tener en las relaciones que previamente eran felices. Después del nacimiento de un hijo, las parejas tienen alrededor de un tercio de tiempo menos para estar juntos que el que gozaban cuando no tenían niños, según los investigadores del estado de Ohio.

La llegada de los hijos también representa una carga desproporcionada en las obligaciones de las mujeres, fuente habitual de conflicto marital.

Si bien los investigadores de Berkeley elaboraron la hipótesis de que la mejoría en la felicidad conyugal provenía de la posibilidad de pasar más tiempo juntos, las mujeres de ese mismo estudio informaron que pasaban la misma cantidad de tiempo con sus parejas ya fuera que sus hijos vivieran en la casa o no. Pero agregaron que la calidad de ese tiempo era mejor.

“Hay menos interrupciones y menos estrés cuando los chicos están fuera de la casa”, aseguró la doctora Gorchoff, de Berkeley. “No era que pasaban más tiempo juntos luego de que los hijos se fueran. Es la calidad del tiempo compartido lo que mejoraba.”

RECONSTRUYE TU NIDO, ABRE TUS ALAS:

Ya sea que hayas trabajado fuera de casa como que sólo ( como si fuera poco) hayas estado dedicada a tu hogar es incuestionable que la partida de los hijos deja un tremendo espacio, espacio físico y espacio emocional.

Es el momento en que tu nido y tu tiempo vuelve a ser tuyo ( y de tu pareja si es que es el caso).

Es un momento maravilloso para que lo renueves, para que hagas en él los cambios que se adapten a tu nueva vida, a las nuevas actividades que ahora ocuparán tu tiempo para todo aquello que tú desees, porque te lo has ganado, porque les has enseñado a volar y es el momento en que tú despliegues tus alas blanquecinas y disfrutes del vuelo sereno que mereces.

Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que necesitan ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

2 Comments

  1. Arturo Seldon

    Arturo Seldon

    30/07/2016 at 21:05

    Adriana Garza Rodz

  2. Ferney Gomez

    Ferney Gomez

    30/07/2016 at 23:52

    J

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.