; Superar nuestros miedos más personales | Evolución consciente

Crecimiento personal

Superar nuestros miedos más personales

By  | 

Los miedos internos pueden llegar a ser bastante perjudiciales porque son muy difíciles de erradicar y además, dado que están implantados a nivel personal, pueden convertirse en nuestro peor enemigo, aquel enemigo que sabe cómo pensamos y cuáles son nuestras dudas, nuestros puntos débiles, nuestro talón de Aquiles.

Aquellos obstáculos que residen dentro de nosotros y no nos dejan alcanzar nuestro máximo potencial.

Lo primero que quiero decirte es que nuestros miedos internos pueden ser dominados. De hecho, será mucho más fácil para ti dominarlos antes que vencerlos. Si intentas vencerlos, gastarás mucha energía, estarás distraído y agotado constantemente. Lo que debes hacer es aceptarlos; y una vez que los aceptes y seas consciente de ellos, sepas cómo funcionan y por qué, lograrás controlarlos.
Finalmente, cuando hayas domesticado tus miedos, estarás preparado para vencerlos.

Los miedos pueden ser muy personales, y en ese sentido, están ligados a momentos muy sensibles en nuestro pasado y cuando se activan, lo hacen actuando sobre nuestros puntos más débiles. Por esta razón son tan destructivos (¡y tan reales!). Sin embargo, los miedos tienen muchas formas de actuar y es urgente que te pongas a pensar cómo lo hacen en determinados casos.

Por ejemplo, pueden robarte la energía: En aquellas ocasiones en las que te sientes sin energía y sin ánimos de trabajar, pensarás que estás “desmotivado”. Y aunque este sea el caso, en muchas ocasiones no son más que tus miedos actuando.

Tus miedos te paralizan, te seducen de una manera tan efectiva que te hacen pensar que estás bien así, que no hay necesidad de intentar cosas nuevas, que todo el mundo debe quererte cómo eres, que no necesitas cambiar; después de todo, también tienes cosas buenas.

Otra de las formas en las que funcionan los miedos es la contradicción. Por ejemplo, decides emprender un proceso de mejora personal y cada vez que tomas acciones al respecto, aparecen los miedos y te hacen pensar demasiado, te hacen preguntas y sugerencias engañosas para ponerte a dudar: “¿será que si funcionará?” “¿y si mañana no quiero?” “pero no tengo ganas de esforzarme justo ahora, mejor empiezo mañana, o la semana siguiente”.

Y una vez que te han atrapado, buscarán la forma más poderosa de amarrarte a tu zona de comodidad. Te provocarán ataques de pánico, te pondrán ansioso, tímido, iracundo, avergonzado, perezoso, etc.

Es posible definir el miedo como una emoción más (o como un conjunto de emociones); y en este sentido, una vez que conoces un poco mejor tu mundo emocional, también estarás más capacitado para lidiar con tus miedos.

Lo más importante que debes hacer es reconocer el mensaje que tus miedos te están enviando y además, cómo funcionan en tu mente. Qué hacen y qué no hacen, qué tan fuertes pueden ser, cuándo son más fuertes, etc.

Imagina que tus miedos son enemigos de guerra, y tienes que contratar espías, diseñar estrategias y conocer los puntos débiles del adversario para poder derrotarlo.
Lo principal es conocer tus miedos como a la palma de tu mano, detallarlos de tal manera que sepas todo lo que hay que saber acerca de ellos (después de todo, son sólo tuyos). Así, nada acerca de ellos será una sorpresa para ti, y llegará un punto en donde seas capaz de anticiparte a tus movimientos.

A continuación te doy algunas pistas para comenzar a reflexionar sobre los efectos que tienen tus miedos en ti.

1. Algunos miedos te desconcentran. Sencillamente desvían tu energía y tu atención hacia cosas que no son importantes en un momento específico. Si estás hablando en público, te desvían del discurso que tienes que dar y te hacen pensar en lo nervioso que estás (si no estás nervioso, en lo nervioso que deberías estar), en lo sonrojado que posiblemente te ves, si las manos te están sudando, o si estás agitando mucho los pies, etc.

2. Algunos miedos lo convierten todo en algo personal. Te enfrentan a ti mismo y hacen de ti, tu peor enemigo. Si debes hablar en público, tus miedos te inundarán con pensamientos como “Yo nunca he sido bueno para hablar en público”, “soy muy estúpido para hacer esto bien”, “soy un perdedor y aunque me sepa todo el discurso, en algún momento meteré la pata”, etc.

3. Algunos miedos te hacen más susceptible. Te sensibilizan al punto de que todo lo que hay alrededor te afecta. Y peor aún, te llevan a extremos. Por ejemplo, al hablar en público te emocionas demasiado y apenas puedes hablar con claridad o te ponen demasiado serio, haciendo que tu voz aburra a tus oyentes. Por supuesto, si cometes un error, tus miedos te harán demasiado reactivo y pensarás que por ese pequeño error que acabas de cometer, todo está perdido.

4. La mayoría de los miedos te quitan seguridad y te hacen cometer errores estúpidos. En ocasiones los miedos son muy poderosos y pueden lograr todo lo que te he dicho hasta ahora.
Primero te desconcentran, luego te atacan y luego hacen que cometas un error tonto, algo que no cometerías en condiciones “normales”.
Te hacen olvidadizo, te apartan de tu zona de enfoque, etc.

Por supuesto, los efectos de los miedos son muchísimos y dependen de cada persona. Así que tu tarea es ponerte a pensar en qué hace cada miedo tuyo. Imagina que eres un detective y estás recopilando información sobre una persona a la que estás siguiendo.
Averigüa todo sobre él y pasa al siguiente ejercicio.

Escoge tu miedo más personal (el miedo al fracaso, el miedo al ridículo, el miedo a cometer un error o a decir algo tonto en público).

A continuación te resumo lo que debes tener en cuenta:

1. Busca un lugar privado, desconéctate de todos y de todo, y relájate.

2. Elije tu miedo y crea una imagen que lo represente. Algo que sea significativo para ti y que generalmente asocies con ese miedo. Ten en cuenta todo lo que conoces acerca de ese miedo y trata de representar las características más sobresalientes (si no lo conoces lo suficiente como para formarte una imagen clara, estúdialo mejor). Por ejemplo, si tu miedo hace que te distraigas mucho, visualiza algo muy colorido, con muchos sonidos, muchas partes que cambian constantemente y que llaman tu atención y te molestan. O también puedes valerte de una imagen familiar, por ejemplo, un mosquito gigante revoloteando cerca de tus oídos.

3. Añade sensaciones de los cincos sentidos a tu miedo: Ponle un olor a tu imagen (un olor apestoso o penetrante, por ejemplo), agrégale una textura particular (rugosa, lisa), sabores, colores y sonidos (un sonido agudo o irritante; o un sonido repetitivo y permanente).

4. Ahora, comienza a jugar con tu miedo. Es una creación tuya, así que puedes hacerle lo que quieras. Hazlo muy pequeño, o píntalo con colores ridículos. Disminuye su tamaño y su intensidad. Haz lo que desees con tu miedo.

5. Finalmente, imagina una situación concreta en la que debes enfrentarte a este miedo particular. Por ejemplo, imagina que vas a hablar en público (trata de imaginar todos los detalles, por ejemplo, una exposición en tu trabajo o universidad, con compañeros reales) y justo antes de entrar al escenario, aparece tu miedo a hablar en público (usa la imagen que creaste para él) y comienza a atacarte. Después, visualiza cómo tú comienzas a dominar ese miedo.

Justo como hiciste en el punto anterior, lo ridiculizas y lo haces insignificante. Lo dominas de la manera en que se te antoje. Ya no te ataca, no te molesta. Tú lo agarras entre tus manos y lo aplastas o le das un puntapié lejos de ti, lo que quieras.

6. La próxima vez que te encuentres en una situación real en la que tu miedo pueda aparecer, adelántate a él y reproduce la pequeña película que acabas de inventar en tu cabeza.

Te aseguro que tu miedo se hará un poco más pequeño.

4 Comments

  1. carlos antonio viña

    20/08/2015 at 17:33

    Siempre he tenido miedo cerval desde pequeño eso me lo configuraron desde pequeño por que fui tratado con mucha represion no oculto nada para que tengo 59 años total

  2. Juan Alfonso López Gibson

    Juan Alfonso López Gibson

    17/03/2016 at 14:37

    Cierto!

  3. Angie Zafra

    Angie Zafra

    09/05/2016 at 09:02

    Sara Gloria

  4. SC Carla Castilla

    SC Carla Castilla

    28/05/2016 at 12:42

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.