; SEPARA CIELO Y TIERRA | Evolución consciente

Conciencia Corporal

SEPARA CIELO Y TIERRA

By  | 

Separa cielo y tierra para activar la circulación de la sangre.

La circulación sanguínea está vinculada al corazón y a la sangre, símbolo de vida.

La sangre pasa por todos los canales del cuerpo: arterias, arteriolas, venas, venillas, capilares.

Estos canales son necesarios para la distribución del amor, de la alegría y de la vida por todo tu cuerpo.

Tu corazón (centro del amor) acepta dar la sangre (energía) a cada parte de tu ser, cualquier que sea su importancia, sin discriminación, sin juicios.

La sangre representa tu vigor, tu placer de vivir y lo que eres actualmente en este universo.

Todas las dificultades circulatorias están vinculadas con la sangre y la totalidad de tu ser.

Si vives una situación difícil en el plano emocional o mental, la energía que anima tu ser se debilita.

Esta debilidad de la sangre y de la circulación sanguínea significa que te retiras emocionalmente de una situación porque no crees no tener bastante “energía” para ir hacia delante. Te proteges de tus emociones demasiado “energéticas” porque te resulta demasiado doloroso sentirlas. No dejas circular bastante amor en tu vida.

Sin duda te autocriticas severamente, estás apenado, sientes mucha tristeza interior.

Tu alegría de vivir y tu buen humor disminuyen, tus ideas se vuelven confusas, probablemente tienes una vida social poco excitante, insípida y llana.

Deberías empezar a hacer “circular” nuevos proyectos, ideas, sensaciones, si no, todo se “congelará”, a causa de tus preocupaciones, tus penas, tu cansancio, tu ira. Una sobre excitación o una obsesión (ambos causantes de un desequilibrio de la circulación sanguínea) tendrán el mismo efecto.

La falta de alegría te lleva pues a huir de tus responsabilidades.

Tienes bloqueos que te hacen evitar ciertas situaciones. Es un modo de decir “No” a la vida.

Así, diversos patrones mentales corren el riesgo de aflorar a la superficie: la necesidad de tener el control, la negligencia, la indiferencia frente a la vida, la necesidad exagerada de atención, el deseo de querer morir ….

Los trastornos de la circulación sanguínea se manifiestan primero en las manos y las piernas, en las partes más externas y activas de tu cuerpo, las que te dirigen en el universo.

Una mala circulación que afecta tus piernas está relacionada con tu dirección emocional, con las emociones que te son queridas.

Cuando están afectadas tus manos, es la expresión de tus emociones y un deseo de cesar lo que estás haciendo en este momento.

En ambos casos, se trata de una retracción en el plano interior, la retracción de la plena participación emocional en tu universo.

Pueden surgir diferentes aflicciones sanguíneas como la aterosclerosis, la arteriosclerosis, la elevación del colesterol, la trombosis, ….

En tus manos está aceptar mirarte a la cara y sobre todo observar tu actitud frente a la vida.

Tú eres mucho más que tus circunstancias, que los que te rodean, que lo que crees que los demás piensan de ti. Tú eres lo que tú piensas de ti y tienes derecho a quererte y darte las oportunidades que quieras.

Abre los brazos a los nuevos proyectos y permite que tu sangre y tu energía circulen.

En Tai Chi a este movimiento le llamamos “Separa el cielo y la tierra”.

Este movimiento pertenece al sistema de qi gong “Ba Duan Jin” (3er mov). El movimiento se centra en la circulación de la sangre, ayuda a regular la energía del bazo y el estómago. Incrementa el flujo energético en ambos lados del cuerpo, ascendente y descendente, y también beneficia al hígado y la vesícula biliar previniendo enfermedades en el tracto gastrointestinal.

Para iniciar, sostener un esfera a la altura del estómago con las palmas enfrentadas. Luego girar una palma hacia el cielo y empujar con la misma hacia arriba, girar la otra palma hacia la tierra y empujar hacia abajo exhalando, estirando los brazos sin llegar a trabar los codos. Luego las manos suavemente regresan a tomar la esfera y se realiza el ejercicio empujando con las palmas en posición inversa.

Existen muchas variantes de este movimiento, tanto en la postura de las manos como en el estiramiento de los brazos. Las manos pueden ubicarse sobre la cabeza y en el dantien inferior o a los laterales del cuerpo. Los brazos pueden variar desde un estiramiento leve hasta uno completo.

Lo importante es mantener la concentración en que una palma empuja el cielo y la otra empuja la tierra. El movimiento de separar surge desde lo interno del cuerpo, medio cuerpo empuja hacia arriba y medio hacia abajo, generando un masaje interno a los órganos en general. La energía descendente del estómago baja el yang del cuerpo, mejorando la digestión y la circulación sanguínea. La energía ascendente del bazo sube el yin también favoreciendo a la digestión, tonificando los músculos y los órganos, regulando la sangre dentro de los vasos sanguíneos.

Equilibrar el elemento tierra también ayudará a eliminar preocupaciones y pensamientos obsesivos dando claridad mental. “Separar cielo y tierra” se puede practicar a diario repitiéndolo entre 8 y 12 veces cada vez.

2 Comments

  1. Nilda Cardona

    Nilda Cardona

    03/02/2016 at 07:12

    Cierto

  2. Vilma Quispe

    Vilma Quispe

    23/09/2016 at 00:55

    Cielo y tierra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.