; SANACIÓN DE LA ENERGÍA FEMENINA | Evolución consciente

Conciencia Emocional

SANACIÓN DE LA ENERGÍA FEMENINA

By  | 

“La energía femenina es una energía ligada al corazón y a la unión con el Espíritu y con todo lo que nos rodea y es desde el corazón desde donde nuestro mundo será sanado.”

El hombre tiene que sanar y abrir su corazón.

Pero la mujer,canal principal en la Tierra de esa energía femenina tiene un papel principal.

La mujer debe comprender cuál es su verdadera esencia, donde está su auténtica liberación y sanar todo aquello que la impide encarnar el poder de la Diosa. La misma sanación de la mujer y esa toma de su verdadero poder, ayudarán al hombre también a curarse, al deshacer todo el rencor y toda la energía atrapada a través de historias de cientos y cientos de reencarnaciones.

Para que la mujer pueda acceder a la energía de su corazón, su verdadera esencia, debe primero sanar su vientre, curar la herida ancestral de lo femenino.

En prácticamente toda mujer encarnada hoy en la Tierra existe esa herida. Es la herida formada por todo el dolor acumulado en el inconsciente colectivo de la humanidad por los miles de años de represión y utilización de lo femenino. Es también la energía inconsciente del rencor contra lo masculino que se manifiesta especialmente en las relaciones de pareja, pero que está ya ahí desde el momento del nacimiento, reflejada desde el principio en la relación con el padre progenitor, arquetipo de lo masculino.

Aunque la mujer de forma generalizada está despertando, muy pocas mujeres han realizado todavía el trabajo de abrazar, hacer consciente y liberar esa herida del dolor y del rencor. En tanto esa herida no se sane, la mujer no podrá liberarse, siguiendo atada a lo masculino, y por ende, siguiendo también nuestro mundo atado a lo masculino.

Sanar la herida es perdonar, que es realmente liberar a los demás y liberarnos a nosotros mismos.

Es desatar lo ilusorio. El pasado que solo está en la mente.

Mientras no perdonamos quedamos atados a aquello contra lo que reaccionamos y es lo que una y otra vez llamaremos y crearemos en nuestra propia vida. Todo esto se mueve normalmente a niveles inconscientes y es ahí precisamente donde debemos actuar, observándonos, haciéndonos conscientes de todo eso que estaba antes oculto y que no podíamos ver. Es un trabajo de elevación de la conciencia. Cuantos más hagamos el trabajo, más fácil será para el resto.

Para perdonar es muy importante ver las cosas con más amplitud. Comprender que todo esto no es un tema personal, que es la historia de la humanidad, la historia de cientos y cientos de reencarnaciones, donde todos hemos pasado por todo. Unas veces como hombres, otras como mujeres. Lo que
realmente estamos haciendo es liberar el karma de la humanidad, desde la mujer o el hombre que hemos elegido ser en la encarnación actual.

El verdadero poder de la mujer no está en “igualarse” al hombre en su “fuerza”, en su “racionalidad”, no está en afrontar la vida desde su mente conceptual, analítica y discursiva. Ahí la mujer se pierde a sí misma y realiza una vana labor de liberación de lo femenino. La mujer también tiene que desarrollar su lado masculino, su mente racional y analítica, su hemisferio izquierdo, para equilibrarse.

Sin un desarrollo de su lado masculino, la mujer no puede estar completa en la Tierra y todas esas características yin la arrastrarán a un mar de confusión, de emocionalidad, de inestabilidad, de falta de sobriedad. Podrá percibir muchas cosas, pero no podrá procesarlas, no podrá colocarlas, quedándose en un mundo vago y difuso, difícil de expresar. Es a través de las características yang (masculinas) como se puede dar forma a ese mundo, si no, demasiado etéreo.

Pero este desarrollo de su parte yang, siempre debe estar dirigido desde su parte femenina, es como el sustentador que da equilibrio en el mundo. Pero no está ahí su verdadero poder.

Esa necesidad de muchas mujeres de “demostrar” su valía en el mundo masculino, es una necesidad ligada a la relación con el padre no aclarada. La figura del padre debe ser recapitulada profundamente en cada mujer.

Es un trabajo de liberación. Mientras una mujer no ha bajado a los entresijos de su relación con el arquetipo masculino, para ver todo el dolor emocional, toda la ira y toda la culpabilidad allí existentes, no podrá ser ella misma, se encontrará atada a esa energía que la desestabilizará, que reproducirá una y otra vez en los patrones de su vida, en sus relaciones, en su sexualidad. No podrá expresar su feminidad, su verdadero poder.

En el otro lado, la mujer debe volverse hacia el arquetipo femenino, hacia la madre. También ahí es necesario un trabajo de perdón y liberación. Un trabajo de comprensión que lleve a retomar el contacto con la esencia femenina, más allá de los desequilibrios normalmente existentes en toda relación madre-hija. Es normal que para la mayoría de las mujeres de hoy en día, la madre no haya aportado suficiente “presencia” femenina en su desarrollo.

Más allá de esta realidad de la relación con la propia madre, debemos comprender que lo femenino arquetípico transciende la madre física. Que es posible conectar con “la energía de la madre” a través de la Tierra y también a través de la comunión con otras mujeres.

El vientre de la mujer debe ser sanado, para que la Diosa se pueda manifestar. Y hoy en día el vientre de la práctica totalidad de las mujeres se encuentra impregnado a nivel celular de la herida de siglos de dominio y deshonra de la Diosa.

Las relaciones sexuales no han hecho, ni hacen, más que agravar dicha herida. Todo pene no purificado de la mente y emocionalidad masculina, que entra dentro de una mujer, no hace si no potenciar el dolor allí existente, el dolor del desamor, de la no veneración a la Diosa.

El contacto con un pene que ha conectado con el corazón, facilita, es más, activa, el proceso de curación en el vientre de la mujer. Por eso es sumamente importante relacionarse con parejas que estén en el camino de poner consciencia en la sexualidad. No se trata de renunciar a la libertad sexual, pero ya no podemos dejar que entre cualquier energía dentro de nosotros.

Debemos empezar por honrarnos a nosotros mismos.

La energía femenina es una energía ligada al corazón y a la unión con el Espíritu y
con todo lo que nos rodea y es desde el corazón desde donde nuestro mundo será sanado.

14 Comments

  1. ElsayAlfredo Jeroky

    ElsayAlfredo Jeroky

    11/12/2015 at 04:51

    Azul Mi Luz

  2. Karla Gabriela Maya

    Karla Gabriela Maya

    01/02/2016 at 05:09

    El perdón libera la energía y sana para despertar a la Diosa .

  3. Alejandro Rocher

    Alejandro Rocher

    01/02/2016 at 08:04

    Erika Martinez

  4. Tonantzin Tai

    Tonantzin Tai

    26/03/2016 at 07:42

    Emilio Van Todtschläger yoooo

  5. Astrid Zachrisson

    Astrid Zachrisson

    27/04/2016 at 00:16

    Atma Arcoiris Sofi Zamora Zachrisson Dani Zamora

  6. Ivette Carcamo

    Ivette Carcamo

    03/09/2016 at 01:41

    Desde el Corazon

  7. Carolina Sue Varas

    Carolina Sue Varas

    11/09/2016 at 10:08

    Gracias!!!!

  8. Carolina Peña

    Carolina Peña

    11/09/2016 at 17:25

    Lulu Maldonado

  9. Abby Flores

    Abby Flores

    12/09/2016 at 05:33

    Tiana Med Victoria Garay

  10. Ericka Falconi

    Ericka Falconi

    15/09/2016 at 15:37

    Georgina Bastidas Falconi

  11. Katherina Cornejo

    Katherina Cornejo

    15/09/2016 at 20:27

    Mauro Basso

  12. Hilda Esther Lopez Ruiz

    Hilda Esther Lopez Ruiz

    25/09/2016 at 21:09

    Claudia Galindez en esta página hay información pero no me deja buscar a ver si tu tienes mas suerte

  13. Maria Isabel N B

    Maria Isabel N B

    16/11/2016 at 14:11

    Nuestros compañeros de viaje aún tienen que madurar mucho para conectar su pene a su corazón, de hecho padecen muchos problemas, porque se niegan a conocer mejor a sus potenciales compañeras de viaje, antes de implicarse en cualquier relación de pareja. Por otro lado, no a todas nos apetece cargar con niños, véase adultos y pequeños, y menos mal, porque el mundo ya está superpoblado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.