; ¿SABES SI ERES EMPATICO? | Evolución consciente

Conciencia Emocional

¿SABES SI ERES EMPATICO?

By  | 

Compruébalo aquí, este post es para los que sospecháis ser empaticos pero no lo sabéis seguro, a vosotros os los dedicamos. Os aclarara si realmente sois empaticos o no, y en caso afirmativo, os indicara como actuar para que no os roben la energía los demás.

  • ¿Se ha usted preguntado por qué personas que son desconocidas, o gente que usted apenas conoce se abren a usted y comparten sus pensamientos más confiables?
  • ¿Tiene una conexión inmediata con los animales?
  • ¿Es usted incapaz de ver violencia, crueldad, o tragedia en la televisión o en las películas, porque su alma no puede soportarlo?
  • ¿Tiene un instantáneo conocimiento sobre el carácter de la gente que usted encuentra al conocerlos por primera vez?
  • ¿Es usted muy espiritual y encuentra el mundo físico y todo lo que él contiene, pesado?
  • ¿Está usted a menudo cansado ​​y tiene dolencias físicas que no pueden ser explicados médicamente?

Si usted contestó “sí” a alguna de estas preguntas puede que sea un “empático“.

Las personas empáticas son altamente sensibles a la energía y las emociones de las personas, los animales, e incluso a veces hasta de las huellas espirituales que existen a su alrededor. Algunos incluso son sensibles a la energía de las plantas.

Esta sensibilidad extrema se aplica a lo familiar y lo desconocido; con personas que están íntimamente cerca y con extraños. Nosotros experimentamos el mundo que nos rodea y sentimos lo que otras personas están sintiendo a través de nuestros sentidos extraordinariamente aumentados y penetrantes intuiciones.

A menudo  interiorizamos los sentimientos de otros, sin ser conscientes de que estamos interpretando esos sentimientos como siendo nuestros.

Al igual que con cualquier otro individuo de mente sana, los empáticos tienen la capacidad de empatizar con los que interactúan. Somos capaces de relacionarnos con la forma en que sienten otros y comprender lo que están experimentando.

Lo que diferencia a los empáticos es nuestro nivel más alto que el promedio de empatía, la facilidad con la que podemos conectar con los sentimientos de otros, y el rango dentro del cual podemos hacerlo. Y donde otros experimentan sentimientos de empatía que son desencadenados por su interacción con otros,  empáticos no siempre lo hacen.

No tenemos que depender de los sentidos físicos de la vista, el oído o el tacto, o pistas de nuestras interacciones con otros para recoger las emociones y energías a nuestro alrededor. Podemos sentir e interiorizar las emociones de las personas cercanas y lejanas.

Lugares concurridos como centros comerciales, supermercados, estadios o salas de cine pueden abrumar los sentidos del empático.

Pueden llenarlo de emociones incómodas, emociones que sienten como si fueran  suyas, recogidas de las todas las energías a su alrededor. Los ambientes con energía depresiva, baja energía, tales como hogares de ancianos, instalaciones de asistencia de vida y los hospitales pueden provocar sentimientos de depresión, enfermedades físicas, y fatiga en la persona empática.

Tiendas de segunda mano, tiendas de consignación y tiendas de antigüedades, lugares que llevan la energía residual de los propietarios anteriores pueden ser muy agotadores para los empáticos, al igual que coches o casas de segunda mano. Me encantan las antigüedades, pero he tenido que dejar de frecuentar ese tipo de tiendas, ya que me drenan mi energía ya baja, energía que podría ser constantemente siendo agotada debido a las muchas piezas que ya tengo en mi casa.

No estoy dispuesto a desprenderme de ellos por lo que tendremos que encontrar una manera de vivir juntos.

Los empáticos son buscadores ávidos de soluciones, respuestas, y conocimiento. Somos pensadores profundos y estudiosos. Creyentes en que hay una solución para cada problema, e incómodos y frustrados hasta que lo encontramos, los empáticos incansablemente buscarán hasta que están satisfechos. Los que están conectados espiritualmente le pedirán a Dios o al universo orientación y respuestas. Nuestro regalo nos permite aprovechar al reino espiritual y sintonizar con sus energías.

Con frecuencia experimentamos sincronicidades, fenómenos que ocurren en la vida de todos, pero porque estamos más conectados que la mayoría de las personas con el mundo sobrenatural reconocemos más fácilmente estas coincidencias como señales de orientación.

 

Los empáticos tienen gran interés en la metafísica.

Probablemente habiendo experimentado experiencias paranormales propias, ya sea con experiencias cercanas a  la muerte, experiencias fuera del cuerpo, capacidad psíquica, o una conexión con aquellos que han cruzado al otro lado,  fácilmente incorporamos esta realidad invisible en nuestra experiencia física, sin duda. Naturalmente sabemos que estas cosas son así, sin necesidad de ninguna explicación racional.

Con una capacidad natural para aprovechar la energía universal y sanar a otros, los empáticos tienden a gravitar hacia el trabajo en los campos de las terapias holísticas y trabajos de energía.

Nuestra sensibilidad nos permite sentir las emociones de otros, influir en sus cuerpos y mentes, y crear armonía en su interior. Con el fin de hacer eso, los empáticos deben aprender maneras de evitar que la energía de otros se convierta en la propia. De lo contrario, el equilibrio y la armonía que creamos en otros causará desequilibrio y falta de armonía dentro de nosotros.

Los empáticos suelen ser personas no violentas y no agresivas que aman entornos pacíficos y armoniosos. La falta de armonía nos hace sentir incómodos. Haremos todo lo posible para evitarlo.

Si y cuando somos confrontados con turbulencia vamos a asumir el papel de pacificador y trabajaremos hacia una resolución lo más rápidamente posible. He jugado el papel de pacificador con familiares y amigos desde que era un niño pequeño.

Somos dolorosamente sensibles a la violencia, la crueldad y la tragedia, ya sea real o dramáticamente representada. Viendo en la televisión, en las películas, o leyendo sobre todo lo que implica el sufrimiento físico o emocional de otro se siente casi como insoportable. El sufrimiento de las personas, niños o animales se convierte en nuestro propio sufrimiento.

 

Nos identificamos plenamente con ello y sentimos.

Hay muchas cosas que no puedo ver en la televisión sin llegar a deprimirme extremadamente, pero la primera que viene a la mente es el comercial de Sarah McLachlan de ASPCA  acerca de crueldad hacia los animales:

Puedo cambiar rápidamente el canal en el segundo en el que empieza, de lo contrario, empiezo a asimilar el sufrimiento de los animales.

Los empáticos conectan profundamente con todas las especies de animales. Resonamos con sus energías, amamos su pureza, y valoramos altamente su amor incondicional. Los empáticos a menudo prefieren la compañía de los animales sobre la compañía de los humanos, por lo general tienen una mascota o mascotas.

Muchos empáticos se vuelven veganos o vegetarianos, porque podemos sentir las vibraciones del animal del cual procede la carne cuando lo comemos. Tenemos un claro sentido de temor y sufrimiento del animal. No entendemos por qué un hermoso animal no tiene los mismos derechos que los humanos y debe morir.

Soy vegetariano que ocasionalmente come pescado y mariscos.

Nunca es una experiencia cómoda para mí, porque yo no puedo dejar de pensar en un animal una vez hermoso, vivo, que respiraba fue asesinado, tal vez incluso sufrió, y ahora está en mi plato. No me siento que mi derecho a comer supere el derecho de los animales a vivir.

Debido a que los empáticos sienten cosas tan profundamente y tienden a ser protectores, a veces trabajamos como voluntarios que apasionadamente dedican su tiempo a ayudar a los animales, los niños, a los necesitados, o el medio ambiente. Somos excelentes oyentes que están verdaderamente interesados ​​en la felicidad y el bienestar de otros.

Debido a nuestra capacidad natural para conocer las cosas sin ser dichas, podemos ser un gran activo para otros, porque tendemos a saber de dónde otros están viniendo.

Pero esta capacidad de saber también hace que sea muy difícil para otros mentirnos, poner una fachada, o esconder sus emociones. Conocemos los sentimientos y las intenciones de otras personas, incluso si sólo los acabamos de conocer. También somos expertos en la lectura del lenguaje corporal y notamos sutiles inflexiones de voz que otros podrían perderse.

Los empáticos requieren veracidad en otros y en su ser. Nos sentimos terriblemente incómodos con aquellos que percibimos que nos mienten, nos manipulan, o actúan de manera falsa. Debido a la forma en que nos hace sentir, no aceptamos ni toleramos ese tipo de comportamiento de nadie, incluyéndonos a nosotros mismos. Y a pesar de ser personas generalmente muy tolerables, absolutamente no podemos tolerar el drama innecesario, el comportamiento egoísta, o el egocentrismo; especialmente el de los narcisistas.

Tampoco podemos tolerar la negatividad en otros, especialmente el juicio y los celos. Esas actitudes inmediatamente drenan nuestra energía.

No podemos mentirnos a nosotros mismos, ni podemos pretender disfrutar de las cosas que no nos gustan, ya se trate de actividades sociales o nuestro trabajo. Nuestro trabajo debe sentirse significativo para nosotros o va a terminar haciéndonos daño emocionalmente, espiritualmente, y físicamente. Muchos empáticos trabajan en campos creativos como el arte, la danza, la escritura o la música; campos expresivos que alimentan sus almas y es vital para su bienestar.

 

Asimismo, no podemos pretender ser felices cuando no lo somos, y la infelicidad se puede apoderar de nosotros en cualquier momento.

 

Debido al bombardeo de abrumadoras energías, negativas y positivas, los empáticos son muy propensos a los cambios de humor. Podemos estar tranquilos y felices un minuto y tristes al siguiente sin ninguna transición lógica. Podemos ser el alma de la fiesta un minuto y luego estar quietos y solitarios el próximo. Cuando nos sentimos miserables no podemos escondernos, incluso si queremos.

 

Está escrito en toda la cara para que todos la vean.

 

Una cosa que nos hace muy infelices son las restricciones. Los empáticos son espíritus libres que deben tener su libertad de movimiento y expresión.

 

Nos sentimos aprisionados por,

  • el control
  • normas demasiado rígidas o normas en las que no creemos
  • rutinas

Muchas de nuestras experiencias de vida han sido audaces o aventureras – nosotros tenemos una gran necesidad de experimentar el verdadero pulso de la vida, ya sea bueno o malo.

 

Y habiendo tenido estas distintas experiencias de vida, tenemos conocimiento en una amplia gama de temas.

 

Esto a menudo nos hace parecer sabios a los demás, aunque somos por lo general tranquilos sobre nuestros logros a menos que pedimos. Estamos más cómodos señalando los logros y los atributos de otros.

 

Los empáticos exudan un profundo nivel de calidez y compasión que atrae a otros hacia ellos. Los extraños sienten sobre nosotros en un nivel subconsciente y se encuentran diciéndonos cosas privadas sobre sus vidas. Antes de que se den cuenta lo que han hecho, ellos han derramado su corazón en nosotros. Los animales vinculan con nosotros muy rápidamente por las mismas razones.

 

Nuestras conexiones mutuas más profundas son con aquellos que son como nosotros, los que nos consiguen, y aquellos con los que podemos ser expresivos, abiertos y francos. Podemos formar amistades duraderas con aquellos que no son como nosotros, pero siempre sentiremos como si un elemento de la relación falta.

 

Los empáticos tienen dificultad para mantener la concentración en cosas que no estimulan sus mentes. Somos soñadores que nos aburrimos o distraemos fácilmente. Cuando no estamos estimulados, nuestras mentes se irán a otros lugares, a veces incluso nos desprendemos de la realidad física.

 

Vivimos nuestras vidas en dualidad. Los empáticos existen físicamente en el denso, oscuro mundo lleno de negatividad y de más baja energía llamado Tierra, pero mentalmente existimos en la luz, pura, de alta energía, en el optimista mundo del espíritu.

 

Es difícil para nosotros quedarnos con los  pies en la tierra, porque entendemos la libertad del mundo alternativo, pero debe permanecer conectados a tierra porque esa es la forma en que todos completemos nuestras misiones terrenales.

 

 

 

La Empatía Nos Conecta con…

El Corazón de Otros

Extraído de mi programa

“¿Está erosionándose nuestra habilidad de empatizar?

 

Te ofrezco paz.

Te ofrezco amor.

Te ofrezco amistad.

Veo tu belleza.

Escucho tus necesidades.

Siento tus sentimientos.

Mi sabiduría fluye desde

la fuente más alta.

Yo saludo a esa fuente en ti.

Trabajemos juntos

por el amor y la unidad.

 

‘Oración de Gandhi para la Paz’

 

 

 

¿Hacia dónde se ha ido nuestra capacidad de empatía?
La empatía es la capacidad de ponerse emocionalmente a sí mismo en los zapatos de otro – la capacidad de compartir y comprender los sentimientos, las emociones, y la perspectiva vivida por otra persona, tanto negativa como positiva.

 

La empatía es la identificación y la relación que nos conecta como seres humanos.

 

Mostramos empatía a través de declaraciones como,

“Puedo ver que usted está realmente incómodo acerca de esto” y “Puedo entender por qué podría usted estar molesto.”

Mostramos empatía a través de un abrazo, una caricia tranquilizadora, e incluso a través de un “¡bravo!” cuando nuestra empatía se relaciona con el éxito de alguien.

Empatía es

Ver con los ojos de otro,

Escuchar con los oídos de otro

Y sentir con el corazón de otro

 

 

La empatía no es la misma emoción que la simpatía.

  • la empatía nos permite indirectamente experimentar e identificarnos con los sentimientos de otros
  • la simpatía es un sentimiento de compasión o pena por los sentimientos de otros
  • con la empatía sentimos con otra persona
  • con la simpatía sentimos por otra persona

Hay muchas teorías acerca de aspecto naturaleza versus crianza del desarrollo de la empatía. ¿Nacen algunas personas virtuosas y otras nacen malvadas?
El Dr. Paul Zak ha estudiado la base biológica del comportamiento del bien contra el mal durante varios años, y ha hecho un descubrimiento muy interesante. Él encontró que cuando la gente siente por otra gente, el estrés desencadena que el cerebro libere una sustancia química llamada oxitocina.

Asimismo, un estudio en Berkeley concluyó que una variante particular del gen del receptor de oxitocina está asociada con el rasgo de la empatía humana. En el estudio, los que tenían esta variación genética se encontró que tenían una naturaleza más empática.

El Dr. Zak dice que este estudio demuestra que algunas personas, un cinco por ciento de nuestra población, pueden tener una variante genética que los hace menos empáticos.

En otras palabras, dice, algunas personas son más o menos inmunes a la oxitocina.

Así que no hay evidencia científica de que el rasgo de bondad está codificado en nuestros genes. Pero la naturaleza no es el único factor que influye. Podemos nacer con la capacidad de tener empatía, pero nuestra capacidad de aplicarla, para cuidar y entender, es un comportamiento aprendido.

Los psicólogos sociales dicen que el comportamiento empático se construye a partir de la fijación de seguridad que los bebés desarrollan con sus padres o cuidadores primarios, y modelando el comportamiento empático de sus padres hacia ellos y hacia otros.

 

Enseñarles a los niños la empatía

es uno de los

trabajos más importantes

de ser padres.

 

 

Un sincere comportamiento empático se desarrolla en los niños cuyos padres constantemente lo muestran, lo enseñan y lo refuerzan.

 

Es un surgimiento gradual que se produce con la consistencia y el cuidado demostrado durante los años formativos de su desarrollo social y emocional. En muchos casos, pero no todos, los adultos que carecen de empatía han sido víctimas de abuso o negligencia infantil.

 

Aquellos que han tenido infancias muy dolorosas, que han involucrado dolor emocional, sexual, o abuso físico, a menudo pierden el contacto con sus propios sentimientos, encerrándose a sí mismos del dolor.

 

Sus subdesarrolladas habilidades de afrontamiento los dejan cargados de angustia, ya sea la propia o la de otros, y su falta de capacidad de experimentar su propio dolor les impide sentir el dolor de otros.

 

Como adultos, sus mecanismos de defensa elaboradamente construidos bloquean la culpa y la vergüenza a la vez que bloquean su conciencia.

 

Ellos viven la vida a través del miedo, las amenazas, los castigos y el aislamiento en lugar de la empatía y la amabilidad.

 

Los primeros que te ayudan a levantar

son aquellos que saben

cómo se siente al caer.

 

cherokee

 

 

En muchos casos es todo lo contrario – la persona se sobre- identifica con el dolor de otros, se siente abrumado por él, y se vuelve demasiado empática hasta el punto que absorbe los sentimientos de todos a su alrededor.

Su dolor y  sufrimiento interno se activa cuando ve a otros en dolor y  sufrimiento, por lo tanto, llega a preocuparse por el dolor de todos los demás y lo hacen suyo. Yo lo hice durante la mayor parte de mi vida. A menudo era para desviar mi propio dolor, pero, irónicamente, me hacía sufrir más. Tenía habilidades de afrontamiento muy pobres y mis límites estaban fuera de control si es que existían en absoluto.

 

También modelé el comportamiento que observé como un niño.

Yo creo que, en general, mi generación, una generación que se basaba en la interacción humana, una generación donde las familias visitaban a sus parientes y amigos todos los domingos porque no había nada más que hacer, era más empática que las generaciones que han seguido.

De hecho, un esclarecedor  estudio presentado por la Universidad de investigadores de Michigan en una Asociación para la reunión anual de la ciencia psicológica afirma que los estudiantes universitarios que comenzaron la escuela después del año 2000 tienen niveles de empatía que son 40% más bajos que aquellos treinta antes.

 

La mayor caída se produjo en los últimos nueve años. El estudio incluye datos de más de 14,000 estudiantes.

Una de las razones por las esto está sucediendo es porque los estudiantes están cada vez más orientados hacia sí mismos al estarse volviendo su mundo  cada vez más competitivo. Algunos dicen que las redes sociales están creando una generación más narcisista.

 

Te prometo nunca enviarte

un mensaje de texto

para romper contigo.

En todo caso,

este será un mensaje

por Facebook

 

 

De acuerdo con investigadores de vanguardia, es más difícil para el estudiante universitario de hoy empatice con otros, porque gran parte de sus interacciones sociales se hacen a través de una computadora o teléfono celular y no a través de interacción de la vida real.

Con sus amigos en línea ellos pueden escoger y elegir a quién van a responder y con quién se desconectarán. Eso es muy probable que lo acarree a la vida real.

Esta también es una generación que creció jugando juegos de video. Gran parte del desarrollo en sus años de formación ha sido influenciado por el aporte de las imágenes generadas por ordenador y violentas interacciones cibernéticas. Tiene que haber una conexión. Esto puede explicar en parte el embotamiento de esta generación.
Otro punto de vista fue presentado por Christopher Lasch, un conocido historiador estadounidense, moralista y crítico social, en un libro que publicó en 1979 llamado, La cultura del narcisismo – La Vida Estadounidense en una Era de Disminuidas Expectativas / The Culture of Narcissism – American Life in an Age of Diminishing Expectations.

Lasch vincula la prevalencia del narcisismo en nuestra sociedad a la decadencia de la unidad familiar, la pérdida de valores fundamentales, y la desintegración social a largo plazo en el siglo XX.

Él cree que el estilo de vida liberal, utópico de los años 60 dio paso a una búsqueda de crecimiento personal en los años 70.

Pero las personas no tuvieron éxito en sus intentos de encontrar su yo. Así se inició un movimiento para construir una sociedad que celebra la auto-expresión, la autoestima y el amor propio. Eso está todo bien y bueno, o al menos eso parece, pero como resultado del enfoque en el ‘yo’  inadvertidamente fue creado más narcisismo. Todo salió mal – agresión, materialismo, falta de cuidado de otros, y  valores superficiales han sido el resultado.
Ciertamente, hay muchos de nosotros que no nos hemos vuelto de esta manera – los estudios hablan de la sociedad en general

Hoy vivimos con constantes presiones internas y externas de la vida. Diariamente nuestra sociedad se enfrenta al terrorismo, el crimen, las crisis económicas, la precariedad laboral generalizada, la guerra, la corrupción política. Vemos la desintegración de la moral dondequiera que miremos.

Como escritor, autor, e inspirador, me molesté en gran medida por el abrumador éxito de un libro (no voy a promover el nombre, excepto para decir que tiene la palabra “gris” en el título) basado en  pornografía y obscenidad. Me asombra que millones de personas lo hayan leído. Mi editor habría rechazado al instante un manuscrito de tan bajo contenido moral y temas tan ofensivos.

 

¿Hacia dónde se ha ido nuestro aprecio por la literatura de calidad, como sociedad? ¿Y qué ha pasado con nuestro sistema legal?

Ha sido demostrado una y otra vez que los derechos de los inocentes ha pasado a un segundo plano ante los derechos del delincuente. Nuestras leyes hacen muy poco para controlar criminales. De hecho, parece como si los criminales controlasen la ley. Si alguna vez un trastorno de empatía podría estimular un brote de impensable violencia en una persona aparentemente normal, ahora es el momento.

Los científicos han estudiado la empatía desde muchos enfoques y juntos han encontrado raíces tanto fisiológicas como psicológicas para ello. Dado que los humanos están compuestos de cuerpo, mente y alma, esto tiene mucho sentido. Muchas cosas influyen en nuestros comportamientos.

Simon Baron-Cohen, un experto en el desarrollo de psicopatología y autismo, investigó los aspectos genéticos y ambientales de la empatía en los años 60.

Él era curioso en cuanto a por qué algunas personas carecen de empatía en sus relaciones con otros.

Su libro Cero Grados de Empatía – Una Nueva Teoría de la Crueldad Humana (Zero Degrees of Empathy – A New Theory of Human Cruelty) es una exposición de sus opiniones, experiencias personales, y hallazgos.

 

El objeto del libro es presentar una forma de entender por qué las personas hacen cosas malas. A través de su libro, explica el concepto intangible del mal y explora una teoría más explicable – la teoría de que hay niveles de empatía y que éstos se encuentran dentro de un espectro.

Baron-Cohen dice que el nivel de empatía de una persona proviene de un circuito de empatía que se encuentra profundamente arraigado dentro del cerebro. La función de este circuito determina cuando una persona cae dentro del espectro de empatía. Él mide el nivel de empatía de una persona por  grados, seis grados siendo un circuito de empatía de alto funcionamiento y cero grados uno de bajo funcionamiento.

Él clasifica a las personas que tienen trastornos de personalidad psicopáticos y narcisistas, aquellos que carecen de la capacidad de sentir los sentimientos de otros y no puede auto -regular sus tratamientos hacia otros, como cero-negativos.

La mejor y más común manera de evaluar la empatía, con la empatía siendo definida como,

“Las reacciones de un individuo a las experiencias observadas de otro,” es a través de un cuestionario llamado El Índice de Reactividad Interpersonal.

El cuestionario utiliza una escala de 5 puntos (A = no me describe bien a, E = me describe muy bien). Esta escala se utiliza para evaluar la perspectiva de una persona de sí misma.

 

Hay cuatro categorías de evaluación.

 

La primera categoría es la Fantasía, como en la afirmación,

“Cuando leo una historia interesante o novedosa, yo me imagino cómo sentiría si los acontecimientos de la historia me estuvieran sucediendo a mí.

La segunda categoría es la toma de perspectiva, como en la afirmación,

“Antes de criticar a alguien, trato de imaginar cómo me sentiría si yo estuviera en su lugar.”

La tercera categoría es la preocupación empática, como en la afirmación,

“Cuando veo que se están aprovechando de alguien, me siento un poco protector hacia ellos.”

Y la cuarta categoría es la angustia personal, como en la afirmación,

“Cuando veo que alguien necesita desesperadamente ayuda en una emergencia, me voy a pedazos.”

Puesto que la empatía comienza con la conciencia de los sentimientos de otra persona y la receptividad a las señales sutiles que otros emiten, que resultan ser las habilidades en las cuales las mujeres son naturalmente hábiles, las hembras generalmente obtienen mejores resultados en este tipo de pruebas

“No podemos selectivamente

adormecer la emoción.

Si adormecemos la oscuridad

también adormecemos la Luz”

 

Aquellos que han experimentado la más amplia gama de emociones y aquellos que están más en contacto con sus sentimientos también son más capaces de empatizar con lo que otros sienten.

 

Esta gente no es una amenaza típica para la sociedad. Pero también están aquellos que están completamente desprovistos de empatía. Estas son las personas que son un peligro para nuestra sociedad.

 

Son bombas de tiempo que pueden explotar en cualquier momento.

27 Comments

  1. Anónimo

    22/11/2015 at 11:53

    Me los paso por el pico a todoa ustedes jejej3jj3 sapea tranilo perkin

  2. Lilly Mancilla

    Lilly Mancilla

    22/11/2015 at 16:33

    Que interesante

  3. Melanie Rodríguez

    Melanie Rodríguez

    22/11/2015 at 17:28

    Bueno, una cosa es empatizar y otra, simpatizar…la empatía es sentir y entender al otro, en cambio, simpatizat, es sentir, entender, pero llevarte esa sensación a casa, resumiendo, que te llevas los problemas de los demás a casa y te afectan. Es distinto la empatía y la simpatía

    • C Lou Landa

      C Lou Landa

      22/11/2015 at 20:05

      La empatía te da la facilidad de conectar con cualquier ser vivo en donde nos encontremos.
      Es como si estuvieran vibrando en la misma frecuencia. Especialmente con los animales.
      Se me cercan insectos y se posan sobre las palmas de mis manos.
      Es una cosa hermosa observarlos, pero en realidad ellos también te observan.
      Disfruto mucho de la naturaleza. Es cuando mejor conexión tengo.
      Saludos.

  4. Edelmira Gonzalez

    22/11/2015 at 19:35

    Me gustaría imprimir esto para mi uso personal pero lo logro hacerlo. Es que cuando los artículos son muy largos los imprimo ya que estar constantemente mirando la pantalla afecta mis ojo.

  5. C Lou Landa

    C Lou Landa

    22/11/2015 at 19:59

    Todas fueron si! Me alivia leer esto y comprenderme más.
    Gracias!! ???

  6. C Lou Landa

    C Lou Landa

    22/11/2015 at 20:10

    Evolución Consciente, mi pregunta sería.
    Cómo? hace uno para bloquear ciertas energías que inconscientemente recoges, e inconscientemente te lo brindan.
    Gracias de antemano!

  7. Elva Lorena Montemayor

    Elva Lorena Montemayor

    23/11/2015 at 03:05

    Lorena Balli me acordé de tí ❤️

  8. Betty Garcia

    Betty Garcia

    23/11/2015 at 15:05

    Nunca explicaron que hacer para que no nos roben la energía.

    • Betty Garcia

      Betty Garcia

      23/11/2015 at 15:12

      Parece ser que evitando lugares y situaciones, yo x ejemplo no puedo ver noticias y regularmente ya ni prendo la tv. Y temas o escenas en fotos o reales de violencia las evito. Pero cuando voy a sitios concurridos llego agotada sin energía. También muy sensible a bajas energías. Muchas personas abusan de esta tendencia xa tomar ventaja y se hacen ver como necesitados y sufridos para que les ayude y cuando han tomado lo más que pueden se van y a veces con el cinismo de sentirsen afectados o que no recibieron lo q esperaban. Sin abusadores y ese es mi mayor reto. Aprender a no permitir que abusen de mi.

  9. Maria Guadalupe Escobar

    Maria Guadalupe Escobar

    11/01/2016 at 15:42

    Está interesante y encadena varios temas …. haciendo una aclaración en general …..

  10. Paquita Vargas

    Paquita Vargas

    11/01/2016 at 17:11

    Q es empatico. ?????

  11. Claudia Grajeda

    Claudia Grajeda

    10/03/2016 at 18:03

    Miny Guerrero

  12. Leticia Cubilla Gonzalez

    Leticia Cubilla Gonzalez

    11/03/2016 at 01:49

    Así mismo super identificada !

  13. Carolina Acosta Lucchesi

    Carolina Acosta Lucchesi

    31/03/2016 at 07:32

    hahaha entiendo ahora

  14. Habitos De Rockefeller

    Habitos De Rockefeller

    09/05/2016 at 06:30

    Gracias :/

  15. Monica Villa Pelaez

    Monica Villa Pelaez

    09/05/2016 at 07:03

    Diana Patricia Guzman Bedoya

  16. Eva Maria Garcia Vidales

    Eva Maria Garcia Vidales

    09/05/2016 at 07:47

    Si..soy empatica

  17. Daniel Uribe

    11/05/2016 at 05:33

  18. Lluna Plena

    Lluna Plena

    20/07/2016 at 04:27

  19. Nora Serra

    Nora Serra

    25/07/2016 at 04:10

    Excelente artículo, cien por ciento identificada

  20. Alejandro Rocher

    Alejandro Rocher

    25/07/2016 at 04:42

    Erika Martinez

  21. Eva Monrroy Muñoz

    Eva Monrroy Muñoz

    25/07/2016 at 04:49

    Sii muy empatica y lo pasas mal ..sientes las energías de las otras personas

  22. Luchy Bartolomé de Zamudio

    Luchy Bartolomé de Zamudio

    25/07/2016 at 17:46

    Yo igual

  23. Gema Alfa Delta

    Gema Alfa Delta

    02/11/2016 at 18:51

    Si 💗

  24. Celia Baron

    Celia Baron

    02/11/2016 at 21:54

    Ahora entiendo porque

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.