; RELAJACIÓN CORPORAL PARA NIÑOS | Evolución consciente

Meditación

RELAJACIÓN CORPORAL PARA NIÑOS

By  | 

La relajación corporal es uno de los primeros de los beneficios de la meditación. La tensión física se apodera de los niños sin que se den cuenta y les hace adoptar una postura que es muy frecuente en los chicos que se hallan en la última etapa de la adolescencia: espalda encorvada, hombros hundidos hacia delante y cuello caído.

La tensión física es la causa de la mayoría de los dolores musculares que hemos padecido a medida que hemos ido creciendo, las punzadas que solemos sentir, a partir del inicio de la adultez, cuando hacemos un movimiento brusco, el anquilosamiento e incluso la fatiga física que experimentamos al término de la jornada.
A partir de la infancia se tiende a realizar poquísimo ejercicio físico y la energía se acumula en los nervios y en los músculos en forma de tensión no descargada.

A menudo, los niños de estas edades sufren conflictos internos. Muchas de las actividades las realizan a requerimiento o propuesta de los adultos. Cuando estos requerimientos o propuestas no resultan de su agrado, su mente libra un combate interior entre la necesidad de obedecer a los mayores y el deseo de oponer resistencia. Desde una temprana edad, reaccionan físicamente ante la crítica, algo muy parecido a lo que ocurre cuando están a punto de recibir un golpe, lo que provoca una contracción instintiva de todos los músculos del cuerpo para defenderse o para huir (la denominada respuesta de lucha o de escape) y el bombeo de adrenalina en el torrente sanguíneo elevando el ritmo cardíaco y la presión de la sangre, poniendo en pie de guerra los músculos corporales.

Otra causa de la tensión en los niños reside en la represión de las emociones. En incontables ocasiones, se les riñe por exteriorizar poderosas emociones tales como el miedo o la ira. Y el resultado es que, también con muchísima frecuencia, sobre todo en el caso de niños cooperativos y obedientes, aprenden rápidamente a “contener” sus emociones, en lugar de expresarlas. Y ese “contenerse” provoca niveles muy elevados de tensión física. Muchas veces, estas tensiones se convierten en un hábito, perpetuándose en la postura corporal de los niños y en el modo de vivir su vida.

MEDITACIÓN PARA LA RELAJACIÓN CORPORAL

Una buena forma de contribuir a que los niños eliminen la tensión física consiste en tocar una música tranquilizadora y pedirles que se tumben en la cama o en el suelo y que, poco a poco, vayan relajando todos los grupos musculares, empezando por los pies y subiendo hasta llegar a los ojos y los músculos del cuero cabelludo.

Cuando vuelvan a ponerse en pie, es muy probable que las tensiones entren, de nuevo, en escena. De ahí que sea indispensable que aprendan a estar relajados cuando su cuerpo está activo y realizan las actividades que les depara la jornada. Tanto la postura como el estado corporal de los niños tienen que ser correctos y, al mismo tiempo, deben saber cómo pueden mantenerlos por sí mismos.

EJERCICIO: MOVIÉNDONOS CON CONSCIENCIA

Les pediremos a los niños que deambulen de un lado a otro, caminando y pisando lo más lenta y suavemente que puedan, respectivamente, como si andaran sobre huevos o estuviesen acechando a alguien en el bosque, evitando pisar las ramas caídas para no hacer ruido. Les diremos que estén atentos a cada movimiento que realizan: el músculo del muslo al levantar la pierna retrasada y adelantarla, el pie en el momento de posarse en el suelo, el tronco al avanzar en el espacio, las manos y los brazos, que les ayudan a mantener el equilibrio, etc.

ACTIVIDADES DE EQUILIBRIO

Antes de comenzar con movimientos dinámicos de equilibrio, haremos que los niños intenten mantener el equilibrio en un pie por hasta 20 segundos. Una vez que dominen el equilibrio estático, pasaremos a los ejercicios de equilibrio dinámico. Pegamos un trozo largo de cinta en el piso y haremos que caminen sobre él.
Este ejercicio les enseña a enfocarse en su cuerpo mientras se mueve a través de un espacio y requieren de su atención para poder completar la prueba con éxito.

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Contracción-distensión: Técnica que consiste en contraer un músculo o un grupo de músculos durante unos segundos para luego aflojar la contracción progresivamente. Esta contracción máxima permite sentir la distensión del grupo muscular objeto del ejercicio.

Caída: Consiste en dejar que la fuerza de gravedad actué sobre el cuerpo. Luego de haber levantado una parte del cuerpo, la dejamos caer lentamente, resbalando (sin que golpee). Se deja descansar esa parte durante unos segundos y luego se repite el movimiento dos o tres veces.

 

1 Comment

  1. Sandra Ortiz

    Sandra Ortiz

    01/09/2016 at 13:16

    gracias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.