; ¿QUE PASA SI CRECES EN UNA FAMILIA POLIAMOROSA? | Evolución consciente

Conciencia Emocional

¿QUE PASA SI CRECES EN UNA FAMILIA POLIAMOROSA?

By  | 

Pocos símbolos culturales tienen tanto peso en la sociedad como el núcleo de familia “tradicional”, ya sabes: dos progenitores heterosexuales, dos hijos, un perro y una bonita casa adosada. No me malinterpretéis, no hay nada de malo en ese modelo. Es solo que yo me crié en un entorno distinto.

Mis padres practican el poliamor, un término de origen medio griego, medio latín, con el que se designa a las relaciones sentimentales no monógamas y con el consentimiento de todos los miembros implicados. De pequeño vivía con mi padre, mi madre, el compañero de mi madre y, durante una temporada, la compañera del compañero de mi madre. Mi madre podía a llegar a tener hasta cuatro compañeros a la vez. Papá también tenía sus compañeras, así que me crié en una red interconectada de adultos que mantenían relaciones no excluyentes pero con compromisos que podían prolongarse durante años, incluso décadas.

La primera vez que me lo explicaron tendría unos ocho años. Mi hermano de cuatro años preguntó por qué James, el compañero de mi madre, pasaba tanto tiempo con nosotros.

– “Porque le quiero”, dijo mi madre, con toda naturalidad.

– “Pues eso es bueno”, respondió mi hermano, “porque yo también le quiero”.

La verdad es que era así de sencillo. Visto en retrospectiva, lo que más me maravillaba de nuestra situación era lo abrumadoramente normal que parecía todo. Casi desearía que hubiera sido más emocionante. Haber sorprendido a mis padres en una orgía amenizada con anfetaminas, gente con el culo al aire, monjas y aves de corral. Pero no, la mía era una familia disfuncional como otra cualquiera.

Nunca le he reprochado a mis padres que tuvieran otros compañeros. Solíamos ir todos juntos al cine o a pasar las vacaciones en un barquito. El hecho de que hubiera más adultos de lo normal en casa se traducía en más amor y apoyo y más ojos que velaran por nosotros. Mi padre y James tampoco sentían celos mutuos, no existía esa presencia del macho alfa marcando sus dominios. Eran buenos amigos.

Recuerdo la primera vez que James me regañó. Tenía ocho años y sin darme cuenta me lancé corriendo al tráfico de la calle. James tiró de mí hacia la acera y me gritó por no haber mirado a derecha e izquierda. Recuerdo que pensé, Anda, así que este adulto también me puede disciplinar. No tardé en darme cuenta de que aquello quería decir que tenía un adulto más pendiente de mi seguridad, dispuesto a evitar que acabara aplastado por las ruedas de un coche, y que al fin y al cabo aquello era positivo.

poliamor_int Tuve suerte de vivir en un entorno relativamente agradable en casa, porque la escuela era una verdadera pesadilla. Era tartamudo y sentía especial predilección por las baladas de los ochenta: contarle a alguien cómo era mi familia habría supuesto ganarme una paliza por derecho. Una vez los matones del colegio (con un agudizado sentido del patriarcado) la tomaron con un chaval cuando se enteraron de que su padre era el que cuidaba de la casa.

¿Cómo se me ocurriría anunciar que mi madre tenía cuatro novios? Yo solo tenía un amigo (haber tenido más habría interferido en mi senda espiritual centrada en el estudio de las enciclopedias de Star Wars y en deleitarme con mis primeras incursiones en el onanismo), el único que estaba al corriente de mi peculiar familia, y cuando se lo conté, se limitó a encogerse de hombros.

Nuestra comunidad eclesial, sin embargo, sí que se enteró del acuerdo de mis padres. Vivíamos muy cerca de nuestra parroquia de la iglesia anglocatólica en el este de Londres y, aunque nunca mentimos acerca de la dinámica de mi familia, tampoco íbamos pregonándolo a los cuatro vientos. Nos referíamos a James como “un amigo de la familia”, y durante un tiempo funcionó. Pero al final nos echaron. Alguien había estado investigando la página de LiveJournal de mi madre en internet y se propagó el rumor de que mi familia era poliamorosa.

La mayoría trataba de entenderlo, pero no todos eran capaces. Tal era el rechazo que sintió una familia en concreto que prohibieron a sus hijos jugar con nosotros. El asunto empeoró cuando alguien hizo una llamada a los servicios sociales, vinculando las relaciones poliamorosas con el abuso de menores, lo que provocó un goteo incesante de visitas de asistentes sociales a casa. Recuerdo perfectamente estar sentado en el suelo del salón, con mis muñecos de Robot Wars, Hypno-Disc en una mano, Sir Killalot en la otra, intentando convencerles de que mis padres no me estaban haciendo ningún daño.

Hoy en día, cuando menciono el hecho de que mis padres practican el poliamor, las reacciones oscilan entre la extrañeza y la admiración, aunque la mayoría reacciona positivamente. Otros se sienten amenazados, pero enseguida bajan la guardia cuando les aseguro que no pretendo criticar su relación monógama.

Haciendo balance, creo que mi educación en este entorno me ha hecho ser mejor persona. Tuve la oportunidad de hablar con adultos de procedencias muy dispares, ya fueran los compañeros de mis padres o los compañeros de los compañeros de mis padres. Viví con personas gais, heteros, bi, trans, con escritores, científicos, psicólogos, adoptados, bermudeños, hongkoneses, gente rica y gente que vivía de subsidios. Crecer en ese crisol contribuyó a ampliar mi perspectiva del mundo y a forjar mi personalidad.

Nunca he envidiado a mis amigos con padres monógamos. Había chicos que vivían con dos o un progenitor, o con padrastros, o con los abuelos o sus tías o tíos, así que lo mío no era tan raro. Supongo que no habrá mucha diferencia en el modo en que unos padres monógamos y unos poliamorosos pueden joder la vida a sus hijos. Los buenos padres lo son sin importar el número. Por suerte, los míos eran increíbles.

Tampoco creo que las relaciones poliamorosas sean mejores que las monógamas. Sencillamente, son distintas, pero me gustaría que no estuvieran tan estigmatizadas. Solo el 17 por ciento de las culturas humanas practican la monogamia estricta, mientras que el resto abraza una mezcla de relaciones. No existe la familia tradicional. En su libro Sex at Dawn, el escritor Christopher Ryan explica que la monogamia se remonta solo a la época de la revolución agrícola.

Antes de ese punto, vivíamos en pequeñas comunidades que compartían sus propiedades (alimento, refugio, porras, abrigo, etc.). Tras la llegada de la revolución agrícola se desarrolló la monogamia, fruto de la preocupación por la perpetuación de la especie y la herencia de los bienes materiales. Según Ryan, la conducta romántica que el ser humano tiene en la actualidad tiene un carácter puritano innecesario, “se tienen una visión victoriana y anticuada de la sexualidad humana, en la que se vincula el deseo con los derechos de propiedad”.

El siglo XX presenció el regreso a nuestras raíces poliamorosas, consecuencia de la revolución sexual y el feminismo y, por extensión, de la mayor independencia económica de la mujer, y parece que la tendencia va a seguir creciendo.

Mucha gente me pregunta si el hecho de tener padres poliamorosos ha alterado mi forma de concebir el amor como adulto, y la respuesta no es sencilla. Haber crecido en un entorno poliamoroso me ha hecho percibir la monogamia como algo ajeno y antinatural.

Es posible amar a más de un amigo o familiar a la vez, por lo que la idea de que solo se puede sentir amor por una única pareja resulta chocante. Ahora estoy en la veintena y tengo inclinación por tener varias compañeras (aunque quizá se deba más a la libido que a una convicción filosófica). No me considero poliamoroso, pero estoy abierto a mantener relaciones tanto con varias compañeras como con una sola.

Pasamos gran parte de la vida sufriendo y luchando; el resto es amor y buena pizza. Para un fragmento de tiempo cósmico que pasamos en este diminuto grano de arena que llamamos Tierra, ¿no podemos sencillamente aceptar que el amor es amor, ya sea entre razas, entre personas del mismo sexo o entre más de dos individuos? La discriminación del amor es una enfermedad del corazón, y para contraerla ya tenemos la pizza.

@mrbenedictsmith

15 Comments

  1. Matias Aguero

    10/09/2015 at 13:31

    Me encantó el artículo, gracias por compartir la experiencia y por la mirada tanto subjetiva como la explicación objetiva del fenómeno monógamo que la verdad es muy interesante el dato.

    Saludos. Gracias.

  2. Eva

    11/12/2015 at 19:58

    Yo observo que mas bien es al contrario la mayoria de personas mantienen relaciones con varias personas a la vez la diferencia es que no lo hacen publico muy pocas personas son capaces de estar tan solo con una pareja porque asi se lo dice el corazon

  3. Claudia Andrea Carcamo Gonzalez

    Claudia Andrea Carcamo Gonzalez

    25/01/2016 at 02:04

    Jajaja.no quería publicar nada..pero jaja no lo pude evitar.

  4. Ricardo Mota Varona

    Ricardo Mota Varona

    25/01/2016 at 04:18

    Muy buen artículo

  5. Enric Pont

    Enric Pont

    12/03/2016 at 13:32

    Lo de siempre en nuestra cultura occidentalizada: ¿confundimos el amor con sexo, o excluimos una cosa de la otra? Se necesita una gran comprensión de las emociones y sentimientos para convivir en poliamor… Lo más fácil es que no funcione, por lo que no es que deba evitarse, sino que supone asumir un alto riesgo de fracaso. Y cómo dice el autor del artículo “Para un fragmento de tiempo cósmico que pasamos en este diminuto grano de arena que llamamos Tierra…” como para desperdiciarlo en montar castillos emocionales sin previa preparación”. Y si sale mal, ya es tarde para los hijos surgidos del experimento. Desearía leer un artículo de esta persona cuando lo escriba allá por sus cincuenta.., cuando se de cuenta de la realidad en que viven las sociedades, en la que él ha tenido la suerte de vivir en un oasis de relaciones que, aceptando que no esté justificándose, ha salido bien.

  6. Silvia Gutierrez

    Silvia Gutierrez

    14/03/2016 at 06:56

    Prefiero el modelo original

    • Gatoechado

      27/04/2016 at 23:40

      Hola!
      Pues si vemos el comportamiento de apareamiento y formación de vínculos en los grandes primates a los que pertenecemos como especie pues resultaría que más bien el que menciona este artículo ES el modelo original! :D…

      La monogamia vino muchos siglos y siglos después cuando nos establecimos en ciudades y tuvimos siembras, a nivel evolutivo es un comportamiento sorprendetemente reciente!

      Que lo estés pasando muy bien!!!! 😉

  7. Anónimo

    11/09/2016 at 08:35

    La vida como la evolución parece un laboratorio, aciertos y errores, pero no descartamos todos los riesgos tanto siendo monogámos como polígamos, hijos e hijas tendrán que enfrentarse a su propia encrucijada y como se educa con el ejemplo más que con las palabras, cuestiones aparte los roles y los significados de los roles tendrán su propio peso en la elección de cada vida engendrada en estos laboratorios humanos. Las personas engendradas o adoptadas por cada núcleo familiar tendrán siempre que hacerle frente a los parámetros que pesen más en la sociedad que les rodee. Por ejemplo cuando son hijxs de una pareja gay y la persona sea definitivamente hombre o mujer llegará el momento en que dude de sí por la influencia del ejemplo que le rodee, ese que le educa, igual puede darse a experimentar causándole quizás ciertos complejos, culpas, traumas y al final se dé cuenta que por haber sido adoptadx no tenía que haber vivido o tenido que vivir con estas dudas etc. El ambiente familiar es la base de lo que mueve a tomar decisiones y hacer ciertas elecciones. El ejemplo enseña, es base, por lo tanto predispone a toda persona a una serie de eventos que pueden beneficiarse o perjudicarle. En toda familia suceden casos y cosas tanto buenas y malas. Hoy día nadie y todos tenemos la razón. Que la razón se tenga para alumbrar en este mundo gente comprometida a respetar las vidas, a no dañar ni física, emocional, psicológica o espiritualmente a ningún menor,ya que eso es lo que debe importar. Las personas nos quejamos, nos preocupamos, nos asustarnos de todo lo que se está dando en el mundo. Que no se nos olvide que parimos y que lo que parimos y educamos en cada hogar es lo que le damos al mundo, esos hijxs hoy aquí en la monogamia o poligamia mañana crecen y salen a continuar la cadena de lo que criamos y creamos. Así de simple.

  8. Luis Ogarrio

    Luis Ogarrio

    06/10/2016 at 08:14

    EVOLUCIONAS

  9. Alejandro Rocher

    Alejandro Rocher

    06/10/2016 at 08:51

    Erika Martinez

  10. Edier Muñoz

    Edier Muñoz

    06/10/2016 at 13:31

    Vacanísimo. Muy inspirador e interesante

  11. Anónimo

    06/10/2016 at 15:27

    No entiendo, comentas que creciste en los ochentas y estás en los veintes? Los niños necesitan unidad en la disciplina, supongo que la mayor autoridad la tenía tu madre, yo crecí en un hogar de varios adultos y era confuso obedecer a todos y tenso. Agotador. Mis respetos, viva el matriarcado!!!!!!

  12. Índigo Ajna

    Índigo Ajna

    07/10/2016 at 10:00

    Ay Dios. A donde se está llegando ya!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.