; ¿PERTENECES A LA POLICÍA DE LO CORRECTO? | Evolución consciente

Nueva Conciencia

¿PERTENECES A LA POLICÍA DE LO CORRECTO?

By  | 

¿Quién decide qué es lo que es apropiado? ¿Y si decidiesen que hay que ponerse un salmón en la cabeza, lo usarías? Alicia en el país de las maravillas.

No sabemos muy bien quién ha redactado las normas de lo apropiado, lo correcto y lo normal…. Sin embargo, a menudo, nos erigimos en guardianes de la norma, en policías de lo correcto y si nos descuidamos en jueces implacables de la conducta propia y ajena.

El otro día escuché una conversación entre una madre y su hijo que me impacto:

– Mamá, ya sé lo que quiero ser de mayor.

-Ah, si? ¿ Y qué quieres ser de mayor?

-Quiero casarme y ser un buen padre, un padre trabajador, lo NORMAL, vamos.

( En este punto mis ojos se abrieron como platos porque el niño debía rondar los 10 años. Me salió la guardia urbana que llevo dentro, y pensé en qué tipo de educación estaba recibiendo el niño para que, con 10 años, no pensara en ser astronauta, médico o diseñador de videojuegos… vamos, lo normal… La respuesta de la madre me encantó y de paso me dio una lección sobre mis propios filtros mentales)

Ah, muy bien….Si eso es lo que a ti te hace feliz…. Aunque debes saber que lo único NORMAL es elegir el camino que a cada uno le haga feliz, no importa lo diferente que sea de otros, si eso va a traerte la felicidad adelante, si son otras cosas las que te hacen feliz, adelante también…. Eso sólo podrás descubrirlo tú.

Lo Normal…. uf qué peligro encierra esa expresión.  Veamos como lo define el diccionario:

Normal: Que se ajusta a cierta norma o a características habituales o corrientes, sin exceder ni adolecer.

Así que nos vemos cumpliendo unas normas, corrientes, que damos por buenas sin plantearnos si son aptas para nosotros o no.

Aceptemos que vivimos en sociedad, que existen leyes que, nos gusten o no, debemos cumplir, contamos con cuerpos de Seguridad que vigilan su cumplimiento y con Magistrados que Juzgan, en caso de saltárnoslas, si somos Inocentes o Culpables y nos imponen la Sanción Adecuada.

Pero una cosa es la Ley y otra la Norma…

Parece que nos quedamos en la fase de chiquillos cuando jugábamos a policías y ladrones, y hacemos de lo habitual la norma, de la norma ley, y corremos detrás de aquel que osa no cumplirla gritando algo así como:

-Al ladrón, al ladrón….

Y no sólo eso, como nos hemos hecho mayores parece que también hemos obtenido la licencia para juzgar y condenar…

Y así nos olvidamos de la única norma que tenemos que cumplir, buscar nuestro propio camino a la felicidad.

Y esto, que la policía de lo correcto, calificará de comportamiento egoísta es justamente lo contrario.

Piensa en un momento en el que hayas sido genuinamente feliz. ¿ Te has dedicado entonces a mirar qué hacía el otro? ¿ Qué ha ocurrido en tu ambiente más cercano? ¿ No es cierto que cuando somos felices hacemos más felices a los que tenemos alrededor?

La felicidad se transmite siempre, ilumina y mejora lo que tiene alrededor.

Desde el estado de felicidad no hay sitio para la crítica, se ES y se permite SER.

Cuando nos convertimos en la policía de lo correcto dejamos de SER, ponemos la mirada en el otro, en la conducta del otro, que no pasa por el filtro de la NORMALIDAD que alguien nos ha colocado sin nuestro permiso…

Y sin conocer sus circunstancias personales, si lo que está haciendo es un acto de valentía o de inconsciencia, sin saber cuál es su camino personal, nos convertimos en el Gran Hermano que todo lo ve, que todo lo cataloga, que todo lo juzga.

Y a la vez nos ponemos el cartel de observables, juzgables y condenables y asumimos una normalidad por el miedo al castigo, que nosotros mismos ejecutamos sobre el prójimo, creando así un círculo vicioso interminable de censura, juicio y condena.

Para presentar nuestra dimisión del “Cuerpo de lo Correcto”  existen dos pasos imprescindibles.

En primer lugar debemos dejar de poner la vista en el otro. No es asunto nuestro cómo cada cuál decida vivir su vida, de la misma forma en que no debemos permitir que nadie nos diga cómo tenemos que vivir la nuestra.

Todo acto tiene una consecuencia, eso es una ley universal, de la que ninguno escapamos… Dejemos que cada persona reciba las consecuencias lógicas de sus actos, y asumamos las que nos traerán los nuestros.

Y ya, con la mirada puesta en nosotros mismos, en nuestro propio SER, cambiemos la NORMALIDAD por la APTITUD  (Habilidad natural para adquirir cierto tipo de conocimientos o para desenvolverse adecuadamente en una materia.)

Que sea nuestra propia naturaleza la que nos diga lo que es adecuado para nosotros… Preocupémonos de como ser personas íntegras, o sea que han integrado su propia esencia y dejemos de parecernos a la chiflada Reina de Corazones gritando sin cesar:

¡Qué les corten la cabeza!

 

 

Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que necesitan ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

5 Comments

  1. Amparo Cortes Nadal

    Amparo Cortes Nadal

    10/04/2016 at 20:48

    Que la corten la cabeza

  2. Ayurveda Atman

    Ayurveda Atman

    10/04/2016 at 20:59

    Wow like it!

  3. MIRTA ELENA ZARLENGA

    13/04/2016 at 21:38

    MUY INTERESANTE

  4. Cumi Cruz

    Cumi Cruz

    26/09/2016 at 15:15

    Lo correcto es respetar el espacio da gra do del otro, gracias

  5. Cumi Cruz

    Cumi Cruz

    26/09/2016 at 15:16

    El espacio sagrado del otro

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.