; EL ORIGEN DEL SUFRIMIENTO | Evolución consciente

Conciencia Emocional

EL ORIGEN DEL SUFRIMIENTO

By  | 

Si hay una doctrina que ha investigado el origen del sufrimiento es el budismo, en este post os traemos un texto de Jiddu Krishnamuti para entender mejor la diferencia entre dolor y sufrimiento y poder trascenderlo.

¿Por qué sufrimos? Primeramente, observemos el sufrimiento psicológico, el dolor, la soledad, la pena, la ansiedad, el miedo, los pasajeros entusiasmos que engendran sus propias dificultades.

Si podemos comprender esos dolores psicológicos, entonces tal vez podamos tratar el dolor físico, la enfermedad del cuerpo y la vejez, en que hay incapacidad, decaimiento de la energía, falta de impulso, etc.

Investigaremos primero el dolor psicológico y entonces, en el acto mismo de comprender éste, se comprenderá también el problema físico.

¿Que es el dolor? ¿Qué diría usted? Seguramente que usted ha tenido dolor, el dolor que se expresa en lágrimas, en una sensación de aislamiento, una sensación de estar fuera de toda relación humana, el dolor que implica mucha lástima de uno mismo.

Si mira usted en su interior y hace esta pregunta: ¿qué es el dolor?, me gustaría saber cómo respondería.

No estamos preguntando lo que es el dolor físico, sino qué es el sentimiento de aflicción, el sentimiento de extrema desdicha, de impotencia, de estar frente a una pared en blanco.

Yo me pregunto qué significará para usted el dolor. ¿O es que lo elude y nunca se pone en contacto con él de algún modo?

Evitarlo es en sí otra forma de dolor, y eso es lo único que sabemos.

Por ejemplo, consideremos la muerte, el morir. El mismo hecho de eludir esa palabra, de nunca prestarle atención, de nunca encararse con lo inevitable, el hecho mismo de eludirla es – ¿no es cierto? – una forma de dolor, una forma de miedo, que crea el dolor mismo.

¿Qué es, pues, el dolor? Por favor, no espere usted que le dé una explicación.

La mayoría de nosotros hemos sentido dolor de varias maneras. La urgencia de autoexpresión y la incapacidad para lograrla, engendra dolor. Querer ser famoso y no tener la capacidad de lograr fama, eso también trae dolor.

El dolor de la soledad, la de no haber amado y de querer siempre que se nos ame; el dolor de abrigar una esperanza del futuro y de nunca tener la certeza de esa esperanza… ¡Por favor, mírelo usted mismo!

No espere que el que habla le haga la descripción del dolor.

La mayoría de nosotros sabemos lo que es el dolor: una emoción frustrada, soledad, aislamiento, una sensación de estar desgajados de todo, una sensación de vacío, la completa incapacidad para hacer frente a la vida y la lucha incesante: todo eso engendra dolor.

Nos damos cuenta de ello y decimos. «El tiempo lo curará», «lo olvidaremos», «se producirá algún otro incidente que será más importante, una experiencia que será mucho más real».

Y así estamos siempre huyendo del hecho real del dolor a través del tiempo.

Es decir, uno vive recordando los agradables días que ha tenido en el pasado, trayendo a la memoria placenteras experiencias: uno vive con eso, que es vivir en el tiempo.

Y también vivimos en el porvenir; eludimos el dolor que está ahí, en la realidad y vivimos con alguna futura ideología, una futura esperanza, una creencia.

Nunca hemos podido escapar de este ciclo, nunca hemos podido terminarlo y abrirnos camino a través de él; al contrario, todo el mundo occidental rinde culto al dolor.

Entre en cualquier iglesia y verá adorar el dolor.

En Oriente lo explican mediante varias palabras sánscritas que, realmente, no tienen ningún sentido, como la ley de causa y efecto, por la cual uno sufre, y así sucesivamente.

Cuando uno se da cuenta de todo esto, cuando lo ve con mucha claridad, cómo es en efecto, cuando lo palpa y lo prueba, entonces uno mismo se pregunta si es posible trascender todo ello.

Y ¿cómo va usted a trascenderlo?, Esta es en realidad una pregunta muy importante que cada uno de nosotros tiene que contestarse a sí mismo.

Mire, cuando usted ve por primera vez esas montañas, distantes, majestuosas, elevadas por completo sobre toda la fealdad de la vida; la belleza del entorno y la luz de la puesta del sol sobre ellas, entonces su misma magnificencia tiende a silenciar la mente.

El efecto de esto lo deja atónito.

Y el silencio que producen esas colinas, montañas y verdes valles es completamente artificial.

Sucede como en el caso de un niño con un juguete. El juguete absorbe el interés del niño, y cuando ha jugado bastante con él y lo ha roto, pierde interés por el mismo.

Entonces se vuelve vagabundo, travieso.

Del mismo modo somos despertados por algo grande, por algún gran reto, una gran crisis, que nos silencia de repente, pero entonces salimos de ese silencio que puede durar pocos minutos o pocos días – y volvemos otra vez al mismo estado.

He ahí este enorme hecho del dolor que el hombre nunca ha podido trascender; puede escapar por medio de la bebida, por medio de todas las diversas formas de evasión, pero eso no es trascenderlo, eso es eludirlo.

Bueno, ahí está el hecho real como el hecho de la muerte o el del tiempo. ¿Puede usted mirarlo en completo silencio? ¿Puede mirar su propio dolor en completo silencio?

No de manera que la cosa sea tan grande, de tal magnitud, de tal complejidad, que lo aquiete a la fuerza, sino de otra manera: ¿Puede usted mirarlo, aún conociendo su magnitud, sabiendo cuán extraordinariamente complejos son la vida, el vivir, y la muerte? ¿Puede mirar esto con toda objetividad y en silencio?

Creo que ésta es la salida.

Uso la palabra «creo» en forma vacilante, pero en realidad esa es la única salida.

Si la mente no está en silencio, quieta, ¿cómo puede comprender algo? ¿Cómo puede captar, mirar, estar en completa intimidad y familiarizada con la muerte, con el tiempo o con el dolor?

Y, ¿qué es eso que dice: «estoy apenado», «soy desdichado», «he pasado días en conflicto, en sufrimiento, en completa desesperación»?

¿Qué es esa cosa que sigue repitiendo: «no puedo dormir», «no me he sentido bien», «soy esto, soy aquello», «soy infeliz», «usted no me ha mirado», «usted no me ha amado»?

¿Qué es esa cosa que sigue hablándose a sí misma? Seguramente, es el pensamiento.

Las publicaciones son de autores muy interesantes que hemos leído y que compartimos para el beneficio de muchas personas que necesitan ayuda. Si tu eres uno de esos autores y consideras que tu articulo no debe estar en nuestro blog, por favor escríbenos y lo retiraremos sin problemas

6 Comments

  1. MIRTA ELENA ZARLENGA

    03/05/2016 at 22:19

    MUY BUENA.

  2. Yolanda Victoria Valladolid Ramirez

    Yolanda Valladolid Ramirez

  3. Cumi Cruz

    Cumi Cruz

    14/10/2016 at 14:28

    El sufrimiento es una memoria de escasez y carestía ,el dolor purifica y te eleva

    • Noemí Fernandez

      29/10/2016 at 03:06

      El dolor es un deseo reprimido por alguna causa externa, puede ser producido por una acción personal o por la acción de otra persona, que nos limita a continuar con nuestra vida cotidiana.
      Nos quita fuerza y seguridad para hacer lo que nos gusta o queremos, pero una vez que nos damos cuenta que solo siendo fieles a nosotros mismos a nuestros ideales recuperamos la fuerza y el ánimo, renacemos para ser una mejor versión de sí mismo. En mi caso.
      Sin embargo hay personas que se estancan y no pueden lograrlo fácilmente y necesitan ayuda, pero para mí mi mejor consejo es recuperarnos a nosotros mismos, ni el mejor psicólogo te puede resolver la vida.
      La vida es maravillosa y uno mismo debe tener la capacidad de trabajar su dolor y salir de ello lo antes posible, lo que los demás hagan no es responsabilidad de nosotros. Amor asimismo.

      • Ximena Bravo

        03/11/2016 at 16:30

        Hola Noemí, me encantó tu comentario. Un gran aporte y ayuda.
        Gracias.
        Abrazos.
        Ximena Bravo.

  4. Cumi Cruz

    Cumi Cruz

    14/10/2016 at 14:37

    El sufrimiento te convierte en víctima ,el dolor en aprendiz.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.