; ¿Ofendido, agraviado?: sinusitis, resfrios. | Evolución consciente

Conciencia Corporal

¿Ofendido, agraviado?: sinusitis, resfrios.

By  | 

Causas emocionales de las enfermedades:

La sinusitis es la inflamación de las membranas que recubren estos senos, y ello provoca obstrucción, producción de mucosidad verdosa, y dolor o sensación de presión facial. Produce también otros hechos importantes como son dolores de cabeza, pérdida del olfato, halitosis –mal aliento-, decaimiento general, tos, dolor de garganta, congestión nasal, en algunos casos fiebre, y dolor de oídos. Recuerdo a ustedes que el sufijo «itis» significa inflamación, y se utiliza en la medicina para la descripción de las enfermedades.

Por ejemplo hepatitis significa inflamación del hígado. Lo inútil de esto es que mucha gente se conforma con el nombre y no se adentra en lo que significa la enfermedad, abocándose a luchar contra ella, sin detenerse en su comprensión.

Los síntomas de la sinusitis son variados y muy decidores.

Llama la atención antes que nada el significado de la obstrucción. Al estar los senos obstruidos no pueden ellos cumplir sus funciones. Y la obstrucción y congestión del paciente es la misma congestión y obstrucción en algún aspecto de su vida, que lo lleva a estar “hasta las narices”, como dicen en España, con algo o en alguna relación con alguien.

La obstrucción no permite que el refrescante aire nuevo llegue a la cabeza, renovando la energía de esa zona tan especial, de comunicación con el sexto sentido, con la intuición, y sumerge al paciente en una irritación emocional permanente, especialmente cuando la sinusitis es crónica. ¿Existe algún conflicto emocional –con mi pareja, con mi desarrollo laboral o profesional, con mi desarrollo personal, con mi familia- que se arrastre y no sea capaz de manifestarlo, de expulsarlo? Los mocos en la sinusitis hay que expulsarlos violentamente, con fuerza, para despejar las vías respiratorias, para que nos dejen respirar.

En la vida la situación es la misma: ¿qué queremos o necesitamos expulsar con fuerza para poder respirar libremente? Puede que el conflicto entre lo aceptable interior y exteriormente sea fuerte, y manifestemos un compromiso ambiguo, es decir, aceptar por fuera lo que no aceptamos por dentro, ya sea por comodidad o por conveniencia, o por ego.

Se suma al síntoma la pérdida del olfato. Esto es también un buen indicio del significado de la sinusitis. Cuando no podemos olfatear el ambiente no podemos darnos cuenta de para dónde van las cosas, cuando no podemos oler lo que puede venir no tenemos capacidad de ver los caminos futuros, cuando no podemos oler la caca en la que estamos sumidos debemos seguir en ella, ya que no identificamos que es caca.

La pérdida del olfato, uno de los sentidos primarios del hombre es perder la capacidad de identificar lo bueno, o, al afectado por la sinusitis todo lo que olía le apestaba, entonces renuncia al olfato, renuncia a la intuición y se convierte en un devoto de la razón, de los juicios y de las consideraciones racionales y científicas.

Por medio del olfato el hombre es capaz de identificar asuntos tanto nauseabundos como placenteros. Dentro de estos últimos tenemos los olores provenientes de las comidas, de la naturaleza y sus productos, y de las señales sexuales del sexo opuesto. Negarse a ellos puede indicar una falta de capacidad de gozar las cosas buenas de la vida, las placenteras, para seguir sumidos en la rabia.

La halitosis, que frecuentemente acompaña a la sinusitis nos habla de la incapacidad de comunicación del paciente, ya que sus pensamientos se pudren en la boca y no llegan a la garganta para ser expresados, aumentando la sensación de agravio, de injusticia. ¿Hay alguna situación que no se puede digerir, y que se pudre en la boca, sin poder hablar de ella?
La sinusitis es también prima hermana del resfrío, que sabemos está relacionada con:
* la pena,
* con la necesidad de caricias,
*de protección y cobijo.

Entonces, cuando estamos ofendidos, especialmente por estos problemas emocionales que no queremos ni oler, cuando nos sentimos agraviados por ellos, y no tenemos el aire suficiente para movernos con energía desde donde estamos prisioneros, cuando perdemos la libertad para ir donde nuestra Alma nos ha dicho que vayamos, previa expresión de lo que nos pasa, aparece entonces la manifestación por medio de la obstrucción, llena de mocos, de la sinusitis, con su secuela de dolor.

Este dolor hace evidente que se necesita echar afuera la rabia, para dejar ver a los otros la necesidad de reafirmarse en el entorno, en el plano de las ideas especialmente, para confrontar a quien o a quienes se les ha dado por mucho tiempo la autoridad o el poder de decisión de asuntos que nos involucran.

Esta situación es la que nos mantiene ofendidos, agraviados, especialmente cuando la sinusitis es crónica.

Debo mencionar que existe una similitud entre el significado de la alergia y la sinusitis, y es que en algunas alergias se percibe el mundo exterior como amenazante, agobiante, inmanejable, o francamente agresivo, y se pretende expulsarlo violentamente de nosotros –por eso los estornudos frecuentes, tratando de expulsar algo, o a alguien-, y en la sinusitis tratamos de sacar también violentamente los mocos que nos tienen “hasta las narices”.

6 Comments

  1. Antonia Jara Yañez

    Antonia Jara Yañez

    16/12/2015 at 13:25

    GRACIAS MUY INTERESANTE,!!!!

  2. Graciela Atencia

    Graciela Atencia

    20/03/2016 at 22:59

    Interesante. Gracias !!

  3. Alicia Marin

    Alicia Marin

    20/03/2016 at 23:38

    Tal cual!!!

  4. Miguel Jimenez

    Miguel Jimenez

    21/04/2016 at 05:58

    Amén

  5. Anónimo

    03/11/2016 at 13:14

    Y el remedio es

  6. Marlene Osorio T

    Marlene Osorio T

    04/11/2016 at 05:05

    Tal vez eso.sea la pena y la.falta de cariño ……por.eso llevo rato con esta sinusitis …del año pasado…..

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.