; No nos castiguemos | Evolución consciente

Inteligencia Emocional

No nos castiguemos

By  | 

Seguramente, alguna vez en tu vida nos ha pasado, “tierra tragame”. Puede que hayas dicho algo inapropiado en cierto momento o que hayas hecho algo mal, etc. Cada persona tiene sus propias razones para decir esta frase. Parece que en esos momentos en los que hemos querido desaparecer, un juez dentro de nosotros nos haya ‘despertado’, es decir, se haya dado cuenta de lo que estábamos haciendo incorrectamente, entonces hemos pensado “que tonto soy”, “porque he dicho esto”. Nos estamos castigando.

El problema de este tipo de situaciones es que las recordamos, a veces durante unos días, en ocasiones durante meses y en algunos casos extremos incluso años. Sin embargo, debemos saber que existe un antídoto a todo esto: la autocompasión o autoaceptación. No confundir esta última con la autoestima.

La autocompasión significa ser amable y comprensivo con nosotros mismos, en especial con referencia a nuestros errores. En vez de machacarnos por lo torpes que somos, aceptar que no somos perfectos y que nos podemos equivocar. Eso no significa ser condescendientes, “pasar de todo” o no desarrollar la empatía para reconocer que podemos hacer daño sin querer. No, la autocompasión está relacionado con la responsabilidad de nuestros actos, pero sin el sufrimiento innecesario como ha demostrado la ciencia.

Investigadores de las universidades de Texas y Kentucky analizaron el grado de autocompasión de los estudiantes. Midieron cuál era su nivel de optimismo y de felicidad. Pues bien, los jóvenes que encajaban mejor sus errores mostraban más niveles de felicidad y de optimismo.

Pero no solo eso, estaban además más capacitados para ver las cosas en su justa medida (es decir, no abrir dramas innecesarios), sentir compasión por otras personas y ser extravertidos. También se comprobó que los estudiantes más autocompasivos tenían la capacidad de aprender mejor de sus errores. Esto es una gran noticia: a veces sentimos que necesitamos machacarnos para no relajarnos y dar el “do de pecho” en todo cuanto hacemos. Sin embargo, las investigaciones demuestran que cuanto más autocompasivos seamos, más capacidad de mejora tenemos.

Por ello, desmontemos un mito innecesario. Mark Leary y sus colegas analizaron casos de personas que estaban atravesando una mala racha y llegaron a una conclusión interesante:

“en momentos complicados la autocompasión es más efectiva que la autoestima”.

“Si una persona aprende a sentirse mejor consigo misma pero sigue castigándose cada vez que fracasa o comete un error, será incapaz de superar sus dificultades sin ponerse a la defensiva”, Mark Leary.

Según otro estudio llevado a cabo, la autocompasión tiene la capacidad de hacernos prever sentimientos positivos de un modo más estable que la autoestima. La capacidad de saber perdonarnos nos ayuda a dejar de compararnos tanto con otros y a reducir nuestra rumia interna o nuestro enfado. Así pues, si queremos ser felices, puede ser más eficaz entrenar la autocompasión que la autoestima.

¿Cómo podemos entrenar nuestra autocompasión?
-Amabilidad con nosotros mismos. Si una persona que apreciamos, hubiera cometido el error por el que nos estamos castigando, ¿le trataríamos del mismo modo? Seguramente, no. Y no creo que necesitemos hacernos tanto daño para prestar más atención en el futuro. Por lo tanto, añade un poco de amabilidad en lo que te dices.

-Reconocer “la humanidad compartida”, todos nos equivocamos. Es maravilloso darse cuenta de que no eres el único que puede mandar un whatsapp desafortunado o el que dice una bobada en un grupo de amigos. En la medida que uno sea capaz de perdonarse a sí mismo, es capaz de mirar con más dulzura los errores del resto, en especial, aquellos que afectan a uno mismo.

-Relativizar. Si revisamos los errores de nuestro pasado que parecían auténticas hecatombes como suspender un examen o que nos dijera que no un chico o una chica, podemos darnos cuenta que algo muy sano es equilibrar el error. Ante nuestros errores, si además sabemos ponerlos en su justa medida, aprenderemos a sufrir menos.

5 Comments

  1. Adriana

    10/07/2015 at 12:39

    Qué lindo.

  2. Laura Cornejo

    29/08/2015 at 17:08

    Información bastante adecuada.

  3. Ayurveda Atman

    Ayurveda Atman

    19/01/2016 at 11:29

    Muy Buen Artículo

  4. Alicia Gibbs

    Alicia Gibbs

    05/02/2016 at 11:59

    Gracias ♥

  5. Santiago Oscar Cerrutti

    Santiago Oscar Cerrutti

    19/07/2016 at 03:11

    Yo me castigo constantemente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.